Telecos y tecnológicas presionan a la GSMA para la cancelación del Mobile

Quieren evitar incertidumbres y reducir los mayores costes posibles

Las ausencias de Ericsson, LG o Sony devalúan ya la actual edición

Tienda en Tokio del gigante japonés NTT DoCoMo, una de las últimas empresas en anunciar su renuncia a estar en el Mobile de Barcelona de este año.
Tienda en Tokio del gigante japonés NTT DoCoMo, una de las últimas empresas en anunciar su renuncia a estar en el Mobile de Barcelona de este año. Reuters

Operadoras y compañías tecnológicas están presionando a la GSMA, organizadora del Mobile World Congress (MWC), para que decida finalmente la cancelación de la edición de este año, prevista para la última semana de febrero, que está viendo como las cancelaciones van en aumento por los temores al coronavirus. Ayer, Sony y NTT DoCoMo, integrante del consejo de la GSMA, se unieron a Amazon, Nvidia y Ericsson, entre otras, a la lista de empresas que han declinado participar en el evento este año.

Fuentes de las operadoras coinciden en que la GSMA debería tomar una decisión lo antes posible, antes de que sean las empresas participantes las que tomen la decisión por la propia organización. Quieren evitar incertidumbres y no incurrir en más costes, si es que la posible decisión se retrasa.

En su opinión, lo más sensato sería que la GSMA cancele el evento lo antes posible y mantenga su compromiso con la propia ciudad de Barcelona y con el conjunto del sector, anunciando una posible nueva fecha o un aplazamiento hasta el año que viene.

Desde las operadoras no se quieren hacer comentarios. No obstante, fuentes del sector señalan que estas compañías están a la expectativa de la evolución de los acontecimientos. De hecho, no descartan que el efecto bola de nieve vaya en aumento en las próximas horas.

En medio de esta incertidumbre, las telecos y otras empresas que todavía no han tomado una decisión definitiva van a afrontar numerosos costes en los próximos días con cargo al Mobile, en partidas como el montaje de stands o los viajes de directivos y profesionales desde otros países. Si hay una cancelación anticipada, sin esperar al último día, podrían ahorrarse esos gastos.

De igual forma, las compañías se están planteando escenarios para los días de celebración del congreso y los posteriores. Si hubiera algún afectado por el virus entre los miles de visitantes se correrían varios riesgos. El primero, el posible colapso de las urgencias, ante una hipotética psicosis. El segundo, estos trabajadores no acudirían a sus puestos de trabajo en las dos semanas siguientes, con el consiguiente coste para sus respectivas empresas. Históricamente, los grandes grupos participantes han acudido con amplios grupos de profesionales, ante la relevancia de los productos y servicios que presentaban.

En cualquier caso, de mantenerse, con el listado de bajas que ya se ha producido, el MWC no se celebrará con normalidad, y la edición de este año será de inferior calidad puesto que no se presentarán muchos productos y servicios previstos. “Ya está devaluada”, dicen fuentes del sector.

Quizá el ejemplo más claro es Ericsson. Y es que su ausencia repercute en gran parte de las operadoras que trabajan con el grupo sueco, y con el que tenían previstas presentaciones en esta edición del Mobile. “La ausencia de Ericsson nos ha perjudicado”, dicen fuentes de las operadoras. De momento, las bajas anunciadas ocupaban cerca de un 10% de la superficie de exposición.

Ahora, las miradas se centran en la decisión que puedan tomar grandes grupos como Huawei, Samsung y Nokia. Según fuentes del sector, una de las claves es Huawei, y se lo está pensando, puesto que los directivos y profesionales que vengan de China deberán estar 15 días de cuarentena, con lo cual ya deberían de haber empezado este proceso. Eso sí, de momento, las empresas menos propensas a cancelar la presencia en el congreso parecen ser las chinas, precisamente el país de origen del virus.

Nokia

En el caso de Nokia, la decisión de Ericsson del pasado viernes de cancelar la presencia en el Mobile de Barcelona ha elevado la presión el grupo finlandés. Según señalan fuentes del sector, vienen de países vecinos, tienen una posición similar en la industria e incluso sus accionistas comparten visiones similares. La ausencia de Nokia sería un zarpazo. La compañía emitió ayer un comunicado en el que asegura que está observando de cerca los últimos acontecimientos, y decidirá sus planes a medida que la situación se desarrolle. "A día de hoy planeamos asistir al congreso, pero la situación es incierta. Tomaremos las decisiones teniendo los intereses para la salud de nuestros empleados y clientes", señaló.

Samsung, por su parte, presenta hoy su nuevo smartphone insignia, y en el sector han corrido las especulaciones sobre la posibilidad de que aproveche el evento para anunciar también la cancelación de su presencia. Samsung, en cualquier caso, hasta ayer mantenía sus planes de seguir en el evento.

El Mobile se lleva celebrando en la Ciudad Condal desde el año 2006 y tiene previsto seguir allí hasta, al menos, 2023. De mantenerse este año, parece complicado que se alcancen los récords de ediciones anteriores. En 2019, el congreso superó los 100.000 participantes.

Por otra parte, los hoteles de Barcelona están registrando cancelaciones de reservas para los días del congreso, aunque todavía es pronto para cuantificar la afectación global, según explicó el Gremio de Hoteles de Barcelona. También el sector de la restauración ha mostrado su preocupación por las primeras cancelaciones.

El mayor escaparate anual para las operadoras

El Mobile World Congress (MWC) es el mayor escaparate anual para las telecos de todo el mundo. El congreso está organizado por la GSMA, asociación que agrupa a más de 700 operadoras. A lo largo de los últimos años, las telecos han aprovechado el escenario del evento para plantear ante las autoridades regulatorias (en el caso de las europeas ante la CE) los problemas a los que se enfrenta el sector y presentar sus reclamaciones para buscar cambios en las legislaciones.

En los últimos años, han destacado las exigencias de que las empresas de internet como Google o Facebook tuviesen las mismas obligaciones regulatorias que las propias telecos, la introducción de una regulación que facilitase la inversión o un marco legal que permitiese un proceso de consolidación.

La edición de 2018 tuvo una amplia relevancia más allá del sector. Y es que los máximos responsables de telecos como Telefónica y Vodafone salieron en defensa de la celebración del evento en Barcelona, pocos meses después de las tensiones políticas generadas por la crisis independentista, y en medio de los rumores sobre una posible salida del evento de la Ciudad Condal. El compromiso para mantener a Barcelona como la capital mundial del móvil fue unánime.

La GSMA cuenta con un consejo de administración que, en la actualidad, está presidido por Stephane Richard, consejero delegado de Orange. El resto de los integrantes son directivos de las grandes telecos mundiales: AT&T, Verizon, América Móvil, Vodafone, Deutsche Telekom, SoftBank, Bharti Airtel, Axiata, China Mobile, China Unicom, Telenor, Telstra, MTN, Etisalat, o Telefónica, entre otros. En el caso del grupo español, el representante en la actualidad es Julio Linares, ex consejero delegado y directivo histórico de la compañía, según indica la GSMA en su web corporativa.

Normas
Entra en El País para participar