Sector financiero

Euronext se reunió con Calviño para evaluar una contraopa por BME

La Bolsa gala presentó su plan a la secretaria de Estado. El Ejecutivo iniciará el proceso de autorización en unas semanas

Euronext se reunió con Calviño para evaluar una contraopa por BME

El nuevo Gobierno juega un papel clave en la guerra abierta por controlar la Bolsa española. Por ello, los representantes de Euronext ya se reunieron antes de fin de año tanto con la flamante nueva vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, como con su número dos –la secretaria de Estado de Economía, Ana de la Cueva–, según indican fuentes financieras a CincoDías.

Calviño ya cuenta sobre su mesa con dos propuestas diferentes con respecto al futuro de BME. No obstante, sobre el papel, solo Six –el gestor de la Bolsa suiza– ha registrado ya una opa, a 33,4 euros por acción, una vez descontado el dividendo. Euronext llegó a negociar con el consejo pilotado por Javier Hernani, pero esas conversaciones no se han materializado aún en una oferta concreta.

Fue en el fin de semana del 16 y 17 de noviembre cuando la Bolsa francesa y la española aceleraron unas conversaciones que llevaban años preparándose. Pero el lunes 18 de noviembre Six sorprendió con una oferta con una elevada prima. Esto puso en suspenso el intento de Euronext.

Una vez Six enseñó sus cartas, Euronext comenzó a sondear la disposición del Gobierno. Y fue entonces cuando tuvo lugar la cumbre con Calviño y con De la Cueva.

La música de Euronext suena bien en el ministerio. Es el dueño de los mercados de Francia, Holanda, Portugal, Irlanda, Bélgica y Noruega y su plan pasa por apuntalar la unión europea de los mercados de capitales a través de más adquisiciones. Tanto Calviño como el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, han defendido en sus intervenciones en Bruselas una mayor unión entre los mercados comuniarios.

Y es que el papel del Gobierno en este proceso es esencial. Una vez que Six registró la opa ante la CNMV se abre un periodo en el que el Ejecutivo debe evaluar la oferta, poner condiciones o vetarla directamente. Debe pedir a la CNMV un informe en que dé su visión. Al tiempo, el regulador debe evaluar la documentación remitida y validar el folleto en el proceso habitual de una opa.

Hasta ahora, la autorización del Gobierno se ha postergado por razones de índole político. Six lanzó su opa una semana después de las elecciones y ha aguardado durante el largo proceso de negociación del PSOE para obtener el sí del Congreso. En este momento, el equipo que pilota Calviño se encuentra terminando de revisar la documentación que le envió Six en diciembre. Fuentes del ministerio indican que iniciarán el proceso de autorización en las próximas semanas.

No solo Euronext, los principales Ejecutivos de la Bolsa suiza también han querido testar de primera mano al departamento de Calviño. Según publicó CincoDías, el consejero delegado de la compañía suiza, Jos Dijsselhof, y otros miembros de su equipo se reunieron en diciembre con la propia vicepresidenta para presentarle su proyecto. Las comunidades autónomas también deberán dar su visto bueno al proyecto.

El alto precio ofertado por Six –y sus intenciones de mejorarlo– han complicado los planes de Euronext. Ha desplegado una intensa campaña de adquisiciones en los últimos años y acaba de comprar la Bolsa de Oslo. Ha agotado buena parte de su músculo financiero y tiene complicado entrar en una guerra con los poderosos bancos suizos.

No obstante, a Euronext aún le queda un as bajo la manga: la baza política. El plazo para lanzar una opa competidora es amplio y aún puede aguardar a que el Gobierno inicie el proceso de autorización y vislumbrar entonces cuál es la disposición del Ejecutivo a la propuesta de Six. Si finalmente la consideración del mercado suizo como uno no equivalente para la UE es un problema para Economía, Euronext hará valer entonces su europeidad. Y tratará de beneficiarse de su proyecto de integración de los mercados sin rascarse demasiado el bolsillo.

Normas
Entra en El País para participar