La revolución que preparan los 'millennials'

Las organizaciones deberán tener más en cuenta la repercusión social

La revolución que preparan los 'millennials'
Getty Images

Los millennials son una voz importante para las empresas. Así lo creen ellos, que consideran que las empresas deberían tener más en cuenta su repercusión social en vez de centrarse únicamente en su propia rentabilidad. Según los expertos en recursos humanos, además de los cambios que se prevén para el futuro del mercado laboral, es importante poner especial atención en ¿qué esperan las nuevas generaciones de un trabajo?

Este nueva generación es el nuevo cliente interno que toda organización debe tener en cuenta a la hora de planificar sus estrategias de personal. Según el estudio realizado por la consultora de marketing experiencia, innovación y transformación digital Findasense, José Ramón López Grañeda, la generación millennial (aquellos que tienen entre 20 y 38 años) representa una parte significativa del mercado laboral, sobre todo en los sectores vinculados a la tecnología y el universo digital. “A diferencia de generaciones anteriores, este grupo es pesimista en cuanto a las perspectivas de crecimiento económico y de cambios políticos”, explica este experto, que matiza algunas de las prioridades que tiene este grupo a nivel global. “Se centran en viajar, conocer el mundo, acceder a una vivienda, generar un impacto positivo en la sociedad y tener hijos”.

El estudio expone que estos profesionales están dispuestos a revolucionar la forma de entender la empresa y el trabajo, y señala que están acelerando el cambio de las estrategias de los recursos humanos. “Estamos ante un cambio de paradigma que supone un cambio cultural y se centra más en vivir la cultura organizacional como experiencia”, comenta Laura di Prisco, responsable de cultura global en Findasense Global.

¿Qué características deben tener las organizaciones para potenciar el vínculo con las nuevas generaciones de trabajadores? “Los jóvenes profesionales, exigentes con las marcas, con los líderes políticos, con su expectativa para el tiempo libre, buscan también en su trabajo un lugar con el cual identificarse y que transforme ese viaje en una experiencia”, señala Grañeda. A modo de conclusión, el informe señala que para cambiar la cultura organizacional y brindar experiencias al cliente interno, una empresa debe tener en cuenta una serie de claves.

En primer lugar, la autogestión: otorgar un balance entre la libertad y la responsabilidad para obtener agilidad y brindar confianza a los equipos e individuos de la organización.
Otro punto a destacar es la dimensión humana, esto es, ofrecer el tiempo y el lugar para compartir momentos de plenitud y de felicidad, es fundamental a la hora de identificarse con un espacio de trabajo.

En tercer lugar, la maestría, pensar el aprendizaje como parte de las tareas habituales ayuda al desarrollo de nuevas habilidades y a la experimentación, dando lugar a la mejora continua de cada instancia de producción. También es importante el reconocimiento, o lo que es lo mismo, instituir el feedback como práctica cotidiana en el trabajo. Esto acaba siendo un estímulo durante el desarrollo de proyectos, pero también para plantear nuevos desafíos que mantengan la motivación como una tensión positiva dentro del trabajo.

La previsión y la planificación ayuda a sostener los factores de motivación desde un comienzo, sin esperar el proceso de desgaste propio de las dinámicas actuales de trabajo.
Otro factor que conviene tener en cuenta es la individualidad: tener presente que cada idiosincrasia tiene sus especificidades. Saber reconocerlas y establecer prioridades a partir de ellas, redunda en la comodidad que tendrán los miembros de las organizaciones.

Por tanto, aseguran los autores del informe, en el que participaron profesionales de 25 y 40 años, dentro de los entornos de volatilidad e incertidumbre en los que vivimos, las organizaciones deben adaptarse a diversos cambios, entre ellos, el de ofrecer un espacio con características que permitan un vínculo sólido y que potencien la mejor versión de cada integrante, más allá de su tiempo de permanencia. “Poner el foco en brindar experiencias de excelencia, permite aprovechar las oportunidades del mercado y diferenciarse de los competidores”, concluye López Grañeda.

Normas
Entra en El País para participar