¿Las elecciones clave de esta generación? No, mucho más

Boris Jonhson ha obtenido mayoría absoluta en Reino Unido porque la política de Jeremy Corbyn sobre el Brexit ha sido un fracaso completo

¿Las elecciones clave de esta generación? No, mucho más

Viernes 13. Estas elecciones de pesadilla marcan un hito en la historia política británica. Porque estas elecciones estaban podridas. Podridas hasta la médula. En todos los procesos electorales se presentan exageraciones e, incluso a veces, mentiras descaradas. Concedido. Pero estas elecciones estuvieron más basadas en mentir como una estrategia principal; manipulación de la verdad a escala industrial por parte de una camarilla profundamente cínica de reaccionarios conservadores de extrema derecha: esto es lo que destaca sobre cualquier otra cosa.

Tanto es así, que incluso un anterior primer ministro conservador, John Major, instó al público a no votar por su partido. Un ex ministro del gabinete de Thatcher, Michael Heseltine, hizo lo mismo. Muchos parlamentarios que renunciaron al juego de Johnson se opusieron también. Y el primer ministro en funciones esquivó entrevistas difíciles, incluso se escondió de un periodista de noticias matinales el último día de campaña.

Entonces, ¿por qué ganó con mayoría absoluta? ¿Por qué no perdió en estos comicios por cuestiones de confianza? Pues porque el trabajo está en manos de un tal Jeremy Corbyn. Del mismo modo que los conservadores moderados abandonaron su partido, o fueron expulsados, los diputados laboristas de centro se quedaron fuera de las listas o frustrados. Incluso su vicepresidente renunció. Y lo más importante: la política Corbyn relativa al Brexit fue un desastre total. Confuso y difícil de explicar. Corbyn afirmó que volvería y negociaría un nuevo acuerdo de retirada con Europa en cuestión de semanas, pero luego se lo presentaría a los votantes en un segundo referéndum… ¡y no lo respaldaría personalmente! Su propio acuerdo...

Corbyn se ha enfrentado a Cameron, May y ahora Johnson desde su escaño en el Parlamento durante años y años y nunca ha sido más popular que su oposición. Uno de sus propios ministros del gabinete fue sorprendido fuera de cámara quejándose de que Corbyn era una “responsabilidad electoral”. No ha sido lo suficientemente proactivo para eliminar el antisemitismo de su partido y ha permitido que este sea tomado por un grupo de radicales de extrema izquierda llamado Momentum. El resultado electoral de Jeremy Corbyn es el peor de un líder laborista en más de 40 años, desde 1935. En resumen, ha arruinado a los laboristas como una alternativa elegible.

Los liberal demócratas de centro fueron la última esperanza de los remainers (aquellos que desean permanecer en la UE), pero su nueva joven líder, Jo Swinson, también ha sido un desastre: simplemente, no ha conectado con el público.

La polarización total de la política del Reino Unido ha comenzado.

Al cierre de los escrutinios, y solo contando con las formaciones que han obtenido más de un 10% de los votos, los conservadores obtienen 365 de 650 escaños, los laboristas 203, el partido nacional escocés 48 y los liberal demócratas 11. Le corresponde pues a Johnson cumplir con sus promesas… y su retórica. Como el argumento de Get Brexit Done, que fue el cántico entonado a menudo. O como el cierre el acuerdo comercial para fines de 2020. O como mover al Reino Unido a un nuevo mundo fantástico de comercio mundial. Las propias cifras del Tesoro Público muestran que después del Brexit el Reino Unido sufrirá dificultades económicas durante años; pero no permita que los hechos se interpongan en el camino de un buen eslogan.

Una mayoría tan grande significa también que el partido más terco y retrospectivo de Irlanda del Norte, el Partido Unionista Democrático pro-Brexit, volverá a ser irrelevante. El plan actual de Johnson para el Brexit ahora pasará por el Parlamento a mediados de enero y el Reino Unido dejará la UE en torno al 31 de enero de 2020 o, al menos, comenzará la transición. Luego, habrá una frontera de facto en el mar de Irlanda (lo predije hace años y lo mantengo) y esta nueva circunstancia se incrementará a las demandas de un referendum en toda la isla de Irlanda para formalizar una unión dentro de la UE. También es previsible que una nueva coalición de demócratas laboristas y liberales de centroizquierda, incluido el SNP de Escocia, se unifique para formar finalmente una remainer alliance. Muy simple; demasiado tarde, sin embargo.

En cuanto a The Brexit Party, ya ha pasado su fecha de caducidad y pasará a llamarse The Reform Party y es probable que no esté presente en las próximas elecciones dentro de cinco años como una fuerza a tener en cuenta. Es poco probable que Farage respalde este acuerdo actual de Brexit en enero y, sin parlamentarios electos, esto no importará. Son de agradecer las pequeñas misericordias.

El último punto positivo puede ser que el odioso Jeremy Corbyn captará la indirecta, después de dos elecciones fallidas, y se retirará a su huerto.

El Reino Unido no ha estado tan dividido en cientos de años. Y la división se profundizará. Escocia buscará irse nuevamente. Johnson probablemente bloqueará esta solicitud y se producirá una división más profunda entre Inglaterra y Escocia. Más irlandeses del norte presionarán por su propio referendum fronterizo. Los británicos, finalmente, comprenderán que es difícil mantener una frontera ordenada y bien controlada cuando esa frontera se encuentra en el país de otro. Incluso la propia Inglaterra, una mezcla histórica de anglos de Holanda y sajones de Alemania, no se ha dividido internamente desde que los vikingos atacaron Wessex y Northumbria a fines del siglo IX y establecieron un reino separado, Danelaw, bajo control vikingo.

Sin embargo, la libra aumentará considerablemente y el mercado reaccionará positivamente a las noticias que sucederán al Brexit. ¿Por qué si las predicciones del Tesoro son tan graves? Buen: porque los ricos del Reino Unido pueden mantener su dinero fuera en paraísos fiscales y las nuevas reglas de la UE, que entrarán en vigor en 2020 exigiendo más transparencia, no se aplicarán al Reino Unido de Johnson. Y de eso se trata siempre.