El temor a un Brexit duro pese al plan de Johnson sigue ahí

La UE y el Gobierno británico tendrán un año para acordar la futura relación comercial

El primer ministro y candidato del Partido Conservador, Boris Johnson.
El primer ministro y candidato del Partido Conservador, Boris Johnson.

Una nueva prórroga. Una salida el 31 de enero. Un nuevo referéndum. Incluso otro referéndum, pero para la independencia de Escocia. El Brexit vuelve a dividir las aguas en Reino Unido a pocos días de las elecciones generales del próximo jueves 12 de diciembre y los interrogantes se repiten, como desde hace tres años y medio cuando los británicos decidieron en un referéndum abandonar la Unión Europea (UE).

Boris Johnson aspira con la convocatoria electoral a lograr la mayoría parlamentaria con la que sacar adelante el acuerdo de Brexit que pactó en octubre con Bruselas. Pero “el resultado, sea cual sea, no va a resolver en absoluto la incertidumbre”, apunta Enrique Feás, investigador del Real Instituto Elcano. El experto recuerda que el Brexit tiene dos etapas. Por un lado, la salida formal, que tras dos prórrogas tiene fecha para que se concrete el 31 de enero de 2020. Por otro lado, “el acuerdo más importante, que es de la relación definitiva entre Reino Unido y la UE, que establece la relación económica futura”.

En el calendario del Brexit, el período de transición hasta que se alcance un acuerdo vence en diciembre de 2020. La exprimera ministra británica Theresa May había acordado que Reino Unido iba a permanecer en la unión aduanera con la UE si no se llegaba a un acuerdo definitivo antes de diciembre del próximo año. Sin embargo, en el pacto del actual premier, Boris Johnson, con los Veintisiete países europeos esa propuesta fue retirada, lo que plantearía un complejo escenario si el líder conservador y la UE no resuelven las diferencias.

La salida de la UE en enero u otro referéndum son las dos principales posibilidades

El Partido Conservador destaca que la salida definitiva de la UE les permitirá establecer sus propios aranceles y acuerdos comerciales, además de no verse obligado a cumplir las sentencias de los tribunales europeos.

En el pacto entre el primer ministro y la UE se estableció que Irlanda del Norte sí quedará dentro del marco regulatorio europeo, aunque no haya acuerdo, uno de los puntos que más tensión despertó en estos últimos años. Es por eso que, a pesar de valorar de manera positiva este punto, Feás dice que “se ha sustituido la incertidumbre de un Brexit sin acuerdo de Reino Unido por la incertidumbre de un Brexit sin acuerdo de Gran Bretaña, es decir, sin Irlanda del Norte”.
AXA Investment Managers, en la misma línea, pronostica que la negociación sobre la futura relación comercial “durará varios años”. El economista jefe de la gestora, David Page, valora incluso como una posibilidad concreta que se realice una desconexión abrupta a finales de 2020, un Brexit duro, que debería seguir las reglas internacionales de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

El Banco de Inglaterra podría subir tipos a partir de 2020, según los analistas

En ese caso, el PIB británico caería un 1,8% en 2020 y un 3,3% en 2021, en lo que sería su primer descenso desde 2009, según AXA. Por el contrario, si finalmente se llegase a un pacto antes de diciembre del próximo año, la previsión de crecimiento para 2020 se situaría en el 1,2% y en el 1% el año siguiente.

David del Val, analista de AFI (Analistas Financieros Internacionales), sostiene que es probable que el Banco de Inglaterra suba tipos entre 25 y 50 puntos básicos, mientras la posibilidad de un Brexit duro se encuentre fuera de la mesa. El estímulo fiscal que prevé inyectar Johnson a la economía, sumado a un escenario internacional “sin recesión inminente” son algunas de las razones que esgrime el analista. AXA, por su parte, cree que la política monetaria de Reino Unido no tendrá grandes cambios, pero abre la puerta a una subida de tipos del banco central británico para finales de 2020.

Todo volvería al inicio si el líder laborista, Jeremy Corbyn, es investido. El candidato de izquierdas propone realizar un nuevo referéndum para que los ciudadanos vuelvan a votar si quieren permanecer en la UE, pero el riesgo de que vuelva a triunfar el Brexit persiste. A pesar de que las posibilidades de que Corbyn se convierta en premier son bajas, según los sondeos, necesitaría, además, del apoyo de otros partidos, como el Partido Nacional Escocés, que dijo que apoyará su investidura, pero a cambio de que el líder laborista habilite un nuevo referéndum de independencia de Escocia.

Normas