España, muy expuesta al riesgo climático, según Afi y Germanwatch

Andalucía, la costa y Extremadura, las zonas más vulnerables

Mar Menor. Ampliar foto
Mar Menor.

La economía española está registrando progresos en términos de reducción de los gases de efecto invernadero y aumento de la generación de fuentes renovables, señalan en Analistas Financieros Internacionales (Afi). No obstante, nuestro país tiene varias características que lo colocan “entre los de mayor exposición al impacto del cambio climático en Europa”. “Son necesarios, por tanto, progresos más rápidos, en línea con las acciones que viene planteando la Unión Europea para que se acelere la transformación en curso hacia una economía baja en carbono”, añaden.

En la UE, el Parlamento acaba de declarar simbólicamente la emergencia climática. El último informe que elabora Joint Research Center para la Comisión Europea sobre el impacto climático advierte de que “el sur de Europa es el área que sufrirá un impacto más acusado”.

España tiene mayor riesgo al aumento de las temperaturas y a las alteraciones asociadas. La Agencia Española de Meteorología ya ha documentado que, desde el inicio del siglo, se ha acelerado la tendencia hacia el alza de las temperaturas, con un aumento de las anomalías cálidas respecto al periodo 1971-2000. El informe de la Comisión avanza que “el impacto sobre algunas regiones como Andalucía o Extremadura podría ser particularmente intenso”.

Afectará a la producción agrícola e hidroeléctrica

En ello coincide también el Índice de Riesgo Climático Global Germanwatch (IRC 2020) en un informe presentado en la COP25. “En Europa, las probabilidades de que se produzcan olas de calor extremas es entre 10 y 100 veces mayor que hace un siglo”, avisan.

Japón, Alemania e India sufrieron en 2018 un prolongado periodo de calor y el grupo de científicos del panel del IPPC pronostican que 2019 será el año más cálido de la historia, desde que hay mediciones fiables, que arrancan de 1850. La temperatura media del planeta subirá este año 1,1 grados por encima de los niveles preindustriales.

El principal causante de la elevación de la temperatura es el dióxido de carbono y las mayores fuentes son los hidrocarburos. El estudio anual Global Carbon Budget de Global Carbon Project adelanta que este año terminará con una subida de la emisiones del 0,6%.

En el caso español, es destacable que, pese al escaso peso relativo de su manufactura (apenas un 12,1%, comparado con el 23,1% de Alemania o el 14,8% de Suecia), esta es responsable de un porcentaje mayor de las emisiones de gases contaminantes que en estos países. También, resalta negativamente la alta contribución del transporte privado. Sin embargo, las elevadas temperaturas del país hacen que la contaminación producida para la climatización de los hogares no sea alta.

En la costa española, con particular atención en el Mediterráneo, Afi explica que los efectos del aumento del nivel del mar y la perturbación en la biodiversidad se espera que sean más elevados. Sobre la sequía, indica que el coste económico en términos de impacto sobre la producción agrícola y la generación hidroeléctrica será considerable y más elevado que los registrados en episodios anteriores de sequía severa (una o dos décimas de PIB). Alerta de que si las sequías llegaran a ser catastróficas, los costes podrían subir de manera no lineal, afectando a sectores como el turismo.

La mayor ventaja de España son sus recursos renovables (radiación solar), que deberían explotarse para facilitar la adaptación.

Dos millones de empleos verdes en Europa

24 millones de puestos. El último informe de la OIT predice que la transformación del modelo económico bajo en carbono generará 24 millones de puestos. En el camino se destruirán 6 millones. Por lo que el empleo neto rondará los 18 millones, de los cuales 2 millones se producirán en Europa.

Trabajo decente. El proceso de transición energética tendrá impactos con la aparición de nichos de competencias profesionales. La Agenda 2030 exige planes que pongan la diana en los colectivos más desfavorecidos. Gerardo Gutiérrez, director general del Servicio Público de Empleo Estatal (SEPE), ha comentado que se han invertido 2.000 millones en el Plan de Choque para el Empleo Juvenil.

Normas