El grito de la sociedad a favor del clima llega a las empresas y los Gobiernos

El movimiento juvenil se amplía a muchos sectores y niveles

Protestas estudiantiles por el clima
Manifestación contra el cambio climático en Madrid.

A estas alturas, la voz de Greta Thunberg no deja indiferente a nadie. Desde que la joven sueca de 16 años organizara su primera manifestación por la inactividad frente al cambio climático, su popularidad y relevancia no ha parado de aumentar. Ella no fue, ni mucho menos, la primera. Pero ver a una niña protestar cada viernes frente al Parlamento de su país con un cartel que decía: skolstrejk for klimatet –en sueco, huelga escolar por el clima–, llamó la atención. El hartazgo generalizado de la sociedad hizo el resto.

Muchos jóvenes de su país se unieron cada viernes a ella, pero pronto lo hicieron muchos otros desde otros lados del mundo. El movimiento Fridays for Future –viernes por el clima, en inglés– llegó a España a principios de este año a través de Juventud por el Clima. Pero su actividad no se circunscribe únicamente a las manifestaciones que continúan realizando todas las semanas y a las grandes huelgas organizadas a nivel mundial (la última celebrada a finales de septiembre, y la próxima planificada para el próximo 6 de diciembre).

Se reclama un consumo moderado y respetuoso

Actualmente recogen firmas en todos los países para llevar al Parlamento “las medidas que consideramos que son necesarias, y que los políticos no están llevando a cabo”, subraya Alejandro Martínez, miembro de la organización en España.

Sus peticiones se centran en cuatro objetivos. El primero, reducir las emisiones de carbono al 80% para 2030, alcanzando las netas en 2035. El segundo, implementar un impuesto en los productos importados a la Unión Europea en función de los gases producidos en su fabricación y transporte. El tercero, no tener tratados de libre comercio con los países que no cumplan el Acuerdo de París.

El hartazgo ciudadano por la inacción llena las calles en cada manifestación

Y por último, que la educación ambiental esté presente en todos los niveles educativos. “Queremos que esté desde los primeros años de escuela, pero que siga en la secundaria y en la universidad, no solo por concienciar, sino también para preparar a la gente de todos los sectores para hacer frente al cambio climático”, explica Martínez.

El director del Instituto Universitario de Ciencias Ambientales de la Universidad Complutense de Madrid, José Antonio Sotelo Navalpotro, considera que todos los cambios referentes al medio ambiente son imprescindibles. Sobre todo, el de la consolidación de la educación ambiental y su introducción en todos los niveles de enseñanza, algo que demanda personalmente desde los años noventa.

Para los europeos, preservar el planeta es prioritario, según el Eurobarómetro

Pero se considera realista al creer que estas medidas, que llevan sin consolidarse en nuestro país desde hace décadas, podrían tardar en realizarse 20, 30 o más años. “No existe una varita mágica que pueda cambiar todo al instante. Para que los padres puedan educar en lo referente al medio ambiente a sus hijos e hijas han de haberlo interiorizado previamente”, insiste. De lo que está totalmente seguro es de que no se puede perder más tiempo.

Influencia

A raíz de la iniciativa de Fridays for Future comenzaron a surgir movimientos organizativos desde otros niveles y sectores para apoyar a la juventud y trasladar la corriente de opinión donde “nosotros no tenemos cabida”, afirma Martínez. Teachers for Future involucra a los maestros, Science for Future, a la comunidad científica, de manera global. En España destacan Madres por el Clima o Feministas por el Clima, entre otros.

La voz de los jóvenes ha llegado a la sociedad. Para los ciudadanos europeos la principal prioridad del Parlamento debe ser la de “combatir el cambio climático y preservar nuestro medio ambiente, nuestros océanos y la biodiversidad”, según el último Eurobarómetro realizado por el Parlamento Europeo, y llevado a cabo en octubre. El mismo estudio refleja que seis de cada diez europeos se muestran convencidos de que las manifestaciones juveniles tienen un impacto directo sobre la política tanto a nivel europeo como en cada uno de los Estados miembros.

Un impacto que se traslada al mundo empresarial. En España, un estudio de Toluna avanza que el 47% de los ciudadanos cambiaría radicalmente de marca si se enterase de que su producción no es respetuosa con el planeta, y un 35,5% pensaría en cambiarla. Otro informe de ING refleja que el 75% cree que España está excesivamente centrada en el consumo. Datos que denotan la importancia que se otorga al consumo moderado, selectivo y respetuoso con el medio ambiente.

Iniciativas en España

Juntos por el Clima. Se trata de la delegación española de la iniciativa surgida a raíz de las protestas de Greta Thunberg. Comenzó frente a la Universidad de Girona pero pronto se extendió a Barcelona y desde ahí, al resto del país. Sus miembros tienen entre 13 y 30 años, aproximadamente.

Madres por el Clima. Surgido para apoyar las acciones de Juntos por el Clima, estas mujeres, casi todas con niños menores de 10 años, buscan dar voz a sus pequeños. Sus líneas de actuación se basan en visibilizar la crisis climática en sus entornos familiares, sociales y escolares; y en facilitar información y recursos a gente que no está tan implicada o concienciada.

EA26. Este grupo de educación ambiental, surgido en 2014, busca tener voz en las redes sociales, sobre todo en Twitter. En ella se reúnen todos los 26 de cada mes para debatir. Han llegado a tener a 4.000 personas compartiendo opiniones y han logrado siete millones de impactos. Suelen invitar a personalidades relacionadas con el medio ambiente. Entre ellas, a la ministra en funciones para la Transición Ecológica, Teresa Ribera.

Abrir Brecha. Movimiento juvenil surgido en marzo de 2018 para unir fuerzas frente al feminismo, el anticapitalismo, antifascismo y el ecologismo. Uno de sus mantras es defender la tierra y a quienes la habitan frente aquellos que pretenden hacer de ella su negocio.

Normas
Entra en El País para participar