Banca de inversión

Bankinter niega que las inversiones se hayan parado en España por la política

El brazo de banca de inversión de la entidad espera disparar su invervesión actual un 167% en tres años hasta 8.000 millones

Bankinter niega que las inversiones se hayan parado en España por la política

La política no está teniendo efecto en las inversiones que llegan a España. Al menos, en las que canaliza Bankinter, que está en plena captación de su fondo de infraestructuras Titan, registrado la semana pasada en la CNMV. Así lo ha asegurado en rueda de prensa Íñigo Guerra, director general de Bankinter y responsable de Bankinter Invetment, la nueva marca del área de banca de inversión de la entidad, antes denominada Bankinter Inversión.

El Apocalipsis que se anuncia desde algunos ámbitos debido a la incertidumbre política –existe un preacuerdo para formar Gobierno entre el PSOE y Unidas Podemos– no se nota en los datos que maneja Guerra. "No hablo de política, solo tengo cifras", ha asegurado, para indicar después que el dinero está llegando con fuerza al nuevo fondo de capital riesgo de infraestructuras. También ha afirmado que no han tenido ningún feedback de eventuales temores por las socimis, vehículos para invertir en el mercado inmobiliario con una serie de ventajas fiscales, ante la posibilidad de que unfuturo Ejecutivo tome medidas contra ellas.

El directivo de Bankinter ha asegurado que están "un 0% preocupados por las socimis", tras aclarar que las suyas son "de verdad"; esto es, que canalizan el ahorro de varios inversores y  que no son instrumentos creados ad hoc para optimizar la factura fiscal de unos pocos inversores.

Bankinter Investment, que ha logrado captar más de 1.800 millones de euros en capital desde su creación hace cinco años, y cuya inversión, gracias al apalancamiento con deuda, se dispara a más de 3.000 millones de euros, se impone unos ambiciosos planes para crecer. Su misión es llegar a los 8.000 millones de euros de inversión en los próximos tres años.

Bankinter ya es un referente en la inversión alternativa, con dos socimis de activos hoteleros y otros inmuebles, tres fondos de energías renovables, dos enfocados en residencias de estudiantes y de infraestructuras y un fondo de fondos que invierte en compañías tecnológicas, con el ojo puesto en Silicon Valley. "Queremos liderar el mercado de la inversión alternativa", ha asegurado el directivo. Bankinter Investment ya cuenta más de 2.600 clientes, entre los que destacan las familias y las aseguradoras.

Uno de los elemenos diferenciales de Bankinter en estos productos es que ellos no los gestionan para evitar conflictos de interés. Así, el banco escoge el gestor y se reserva el papel de socio financiero, con una aportación de entre el 7% y el 10% de la inversión total de cada uno de los vehículos. También promueve una inversión equilibrada y razonable; es decir, fija límites al porcentaje del patrimonio que cada inversor puede destinar, en función de sus activos, perfil y necesidades de liquidez para el futuro.

Este brazo de Bankinter participó en la búsqueda de coninversores para Carlyle en su toma del 37% de Cepsa, como publicó CincoDías el pasado 29 de julio. Su máximo directivo ha comentado que su papel fue exitoso en la búsqueda de acompañantes españoles para el gigante estadounidense del capital riesgo, si bien declinó especificar qué porcentaje del finalmente comprado pertenece a inversores nacionales. En principio, el máximo era un 5%.

Bankinter Investment sabe para quién trabaja: los clientes de banca privada y las pequeñas y medianas empresas. Se centra en estos inversores, con asesorameinto en fusiones y adquisiciones  (M&A), el mercado de capitales y la financiación estructurada. Con todo, no descarta participar en grandes operaciones como salidas a Bolsa o en financiaciones de ofertas públicas de adquisición (opas). Si bien, Íñigo Guerra aclara que su papel siempre sería secundario en las grandes operaciones.

El próximo martes 26 de diciembre Bankinter Investment celebrará su primer Investor Day en el hotel Riu Plaza de España en Madrid, al que asistirán alrededor de 500 inversores. En él explicará con detalle su estrategia, que consiste en canalizar el ahorro doméstico hacia inversiones sostenibles, como las energías renovables y productivas. También tiene como misión promover una suerte de economía circular en las inversiones, en el sentido de que estas y las plusvalías que generen se queden de forma mayoritaria en el mercado español.

Normas