Inversión

Janus Henderson ve valoraciones atractivas en las grandes tecnológicas

La responsable del fondo tecnológico de la gestora celebra la irrupción de las criptomonedas estables como libra

La gestora de Janus Henderson, Alison Porter.
La gestora de Janus Henderson, Alison Porter.

“Lo mejor de la tecnología es que en los últimos 10 años ha rendido mejor que la media del mercado en una variedad de ecosistemas económicos”, afirma convencida Alison Porter.

La gestora del fondo tecnológico de Janus Henderson apunta a las grandes firmas estadounidenses del sector, que concentran el 80% de su cartera: “La mayor parte de las oportunidades se encuentra allí”. Por eso no extraña que asomen Microsoft, Alphabet, Apple o Facebook en el top 10 de sus inversiones. Pero entre ellas se cuelan algunas compañías asiáticas. “Alibaba, Tencent o Samsung lo están haciendo bien”, confirma Porter, quien añade que el fondo acaba de incluir a la japonesa Sony.

Porter no duda en identificar aquello que une a todos estos valores tecnológicos: “Tenemos en cuenta la demografía y la generación milenial”. La forma en la que se acercan los jóvenes a la tecnología es la clave para Janus Henderson. “La manera en la que actúan los mileniales penetra en todos los rincones de la sociedad” y esto, confirma la gestora, acelera la innovación. Una innovación que no para de abaratar el coste de los productos, “más baratos, más rápidos y mejores”. Porter ejemplifica el ritmo vertiginoso de los cambios: “En los años 70 un iPhone costaría 164 millones de dólares”.

Pero invertir en valores tecnológicos no está exento de riesgos, y Porter lo sabe. “En tecnología hablamos de navegar el ciclo alcista. A veces los inversores sobreestiman el corto plazo y subestiman el largo plazo”, señala. Así, reconoce que en Wall Street no se había producido un estreno de tantas empresas tecnológicas a Bolsa desde 1999, en los años de la burbuja de las puntocom. Los estrenos de Uber, Lyft o Slack se han producido con un elevado ruido y altas valoraciones que no se han mantenido en el tiempo y cotizan por debajo del precio fijado para su estreno tras las dudas reflejadas en el mercado y protagonizadas por la frustrada salida a Bolsa de WeWork.

“En inversiones fintech [tecnología financiera] entraron el pasado año 35.000 millones de dólares, el doble que el ejercicio anterior. A medida que entra más competencia, empuja los márgenes de beneficio a la baja y resulta más difícil obtener beneficio”, destaca Porter, quien marca distancia con lo que sucedió a comienzos de siglo. “La valoración [de las tecnológicas] ahora es mucho más razonable que en la burbuja de las puntocom”, y aunque no niega el riesgo de este modelo, considera que “la valoración en general resulta muy atractiva”.

Porter tampoco esquiva otro de los temas del momento: libra, la criptomoneda de Facebook. La define como “inteligente” porque, frente a otras, es “más estable”, y le da la bienvenida: “El sistema financiero necesita una actualización, innovar, y libra ha conseguido la atención de los bancos centrales”.

Así es el producto

El 80% del fondo está compuesto por valores de EE UU. Destacan Microsoft, Alphabet, Apple o Facebook. Solo Samsung y Tencent evitan un pleno estadounidense en el top 10 de inversiones. Por sectores, destacan los servicios interactivos y el software. Les siguen los semiconductores.

Enfoque sostenible. Janus Henderson colabora con grandes tecnológicas. Alison Porter destaca que han conseguido que Amazon “subiese el sueldo mínimo el año pasado”. Con Facebook colaboran en salud digital y privacidad.

Normas