El BCE critica la política de precios hipotecaria por su escasa rentabilidad

Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Resolución (MUS), reconoce la dificultad para logar fusiones transfronterizas

bce hipotecas
José Manuel Cmapa (presidente de la EBA), Andrea ENria (presidente del Mecanismo Único de Supervisión), Jean Pierre Mustier ((presidente de la Federación Bancaria Europea) y Margarita Delgado (subgobernadora del Banco de España).

El presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), Andrea Enria, criticó este miércoles la política de precios hipotecaria, dada su escasa rentabilidad. En una mesa redonda celebrada en Madrid, en la que también participaron José Manuel Campa (presidente de la Autoridad Bancaria Europea), Margarita Delgado (subgobernadora del banco de España) y Jean Pierre Mustier (presidente de la Federación Bancaria Europea), Enria consideró que las hipotecas fijas, en conreto a 20 años, no serán rentables para la entidad.

Precisamente, ante las dificultades que está encontrando la banca para lograr la rentabilidad de su negocio tradicional, lastrado por los bajos tipos de interés, algunas entidades están diversificando sus mercados en busca de mayores márgenes, a veces con operaciones arriesgadas de las que el supervisor europeo ha mostrado su preocupación.

"Si un banco no es rentable y como resultado tiene una baja valoración no genera capital de forma orgánica y no llega a los mercados de capital. Efectivamente el entorno de tipos bajos puede llevar a una búsqueda de intereses más altos que dan lugar a actividades arriesgadas. Se ha calentado la exposición al inmobiliario comercial y residencial, es una preocupación sistémica. También ha incrementado el mercado de préstamos muy apalancados y hemos publicado recomendaciones animando a limitar la exposición a operaciones de alto apalancamiento", ha explicado Enria.

No obstante, el alto directivo italiano ha indicado que "en el caso de los bancos de la zona euro no veo que ninguna entidad se esté excediendo".

Sobre los bajos tipos de interés, que se mantienen en mínimos históricos, Enria ha detallado que a pesar de la presión que ejercen sobre las entidades, ha servido para mejorar el balance y animó a buscar nuevos modelos de negocio. "Los tipos presionan la rentabilidad de los bancos pero han animado a un mejor entorno macro de forma que los préstamos se van a devolver mejor, por lo que es una ventana para limpiar los balances. Como supervisores, nos  corresponde hacer lo que podamos en la coyuntura de de eficiencia de costes, modelo de negocio y usar la nuevas herramientas", ha concluido.

Fusiones entre entidades transforterizas

En los últimos tiempos, dada la citada complejidad de las entidades para lograr resultados, los supervisores nacionales y europeos han sugerido la fusión entre empresas para sumar cuota de mercado, reducir costes y beneficiarse de las sinergias, aunque, de momento, no se han cristalizado integraciones entre bancos de distintos países de la UE.

En ese sentido, Margarita Delgado, consideró que la falta de fusiones transfronterizas entre bancos evidencia que aún queda un largo camino por recorrer en términos de integración y diversificación del mercado. "Hasta el momento, el mayor grado de integración institucional de la Unión Bancaria no ha venido acompañado de una mayor actividad transfronteriza en el sector bancario. La ausencia de fusiones entre entidades de distintos países es vista por muchos como una evidencia de que aún tenemos un largo camino por delante en términos de integración y diversificación. Las barreras regulatorias que en cada país son distintas suponen un obstáculo par ala integración de la unión bancaria y la integración de mercados de capital.", ha señalado.

Por su parte, José Manuel Campa, ha abierto la posibilidad de que la integración entre bancos de distintos países de la UE no pase necesariamente por una fusión. "La integración no tiene que pasar por fusiones transfronterizas. Ya ha ocurrido otras veces antes de la crisis que se podrían refinanciar empresas a través de las fronteras, pero a medida que avanzó la crisis se conviertieron en flujos de mercados domésticos. Hay productos, como las hipotecas, que son muy distintos en unos países y otros, y que tienen que ver con la legislación nacional. Es lo que tenemos que arreglar", ha indicado.

 

Normas
Entra en El País para participar