La banca acelera en la construcción del colchón anticrisis europeo

Los nuevos ratios de capital comenzarán a entrar en vigor a partir de enero de 2020

Capital anticrisis banca Pulsar para ampliar el gráfico

La banca española avanza en la construcción del colchón anticrisis europeo. A falta de poco más de dos meses para que comience a hacerse efectivo el requerimiento MREL (mínimo requerido de pasivos elegibles) para las primeras entidades (Santander, BBVA y Sabadell), los principales bancos españoles se encuentran en disposición de alcanzar el requisito.

De hecho, Santander se encuentra en una posición de holgura. El Mecanismo Único de Resolución (MUR) pide a la entidad presidida por Ana Botín un nivel MREL en términos de activos ponderados por riesgo (APR) del 24,35% y actualmente el banco se sitúa en el 29,4%. Por su parte, a BBVA le reclama una ratio del 28,04% y, aunque la entidad presidida por Carlos Torres no ha proporcionado el dato concreto, fuentes del segundo banco español aseguran que “de acuerdo a nuestras estimaciones lo cumplimos”.

Más rezagada en la construcción de ese colchón se encuentra Sabadell, que debería alcanzar el 22,7% de activos ponderados por riesgo y según los últimos datos (que se remontan a julio de 2019) se sitúa en el 21,4%. Fuentes de la entidad precisaron que “vamos camino de conseguirlo”.

La Directiva de Recuperación y Resolución Bancaria (BRRD, por sus siglas en inglés) creó el requisito MREL para asegurarse de que las entidades financieras dispongan de los fondos propios y pasivos admisibles suficientes para hacer frente a posibles pérdidas y que puedan recapitalizarse por sí solas sin necesidad de recurrir a fondos públicos, tal como sucedió en la última gran recesión económica. De esta forma, el objetivo final es evitar que los contribuyentes carguen con rescates bancarios. El requisito MREL se determina entidad a entidad, y es por ello que los tanto las exigencias de capital como las fechas a partir de las cuales entran en vigor varían entre bancos.

En julio de 2020 Bankinter será la siguiente entidad para la que se aplique el requerimiento MREL. El banco no ofrece los datos sobre su situación actual, pero es la entidad española con el menor requerimiento (18,85% de APR). Por su parte, CaixaBank todavía tiene más de un año (hasta enero de 2021) para alcanzar un nivel del 22,5% de APR, aunque ya se sitúa en el 21,2%. Igualmente, la entidad presidida por Jordi Gual realizó el pasado mes de septiembre una emisión del bono social de 1.000 millones, que según explicaron fuentes de la empresa "computará y ayudará mejorar la ratio".

La última entidad cotizada del Ibex, Bankia, debe alcanzar el 23,66% antes del 1 de julio de 2021 (todavía se encuentra en el 20,7%). No obstante el banco presidido por José Ignacio Goirigolzarri anunció el pasado mes de mayo que prevé emitir 5.000 millones de euros para cumplir con los futuros requerimientos de capital.

En cuanto a los bancos medianos, destaca Kutxabank. La entidad vasca es la que cuenta con uno de los menores niveles de exigencia de toda la banca (19,5% de activos ponderados por riesgo) y ya se encuentra en el 18,5%. Además, Kutxabank indica que en septiembre de este año emitió deuda senior no preferente por un importe de 500 millones de euros (con un plazo de amortización de 5 años), que computa a efectos de MREL. Cuando recibió la notificación del requerimienot de capital, el  grupo Kutxabank calculó que debería emitir aproximadamente 1.100 millones de euros de emisiones elegibles a efectos de cumplimiento de la normativa, un volumen de emisión "muy asumible" para la entidad.

Abanca cuenta actualmente con un nivel del 17,92% de APR frente al 20,06% que se le exige para enero de 2022. Igualmente, con una ratio del 14,88%, Cajamar se encuentra lejos del objetivo del 21,66% de APR pero tiene más de tres años de margen para lograrlo, hasta enero de 2023. Unicaja deberá alcanzar el 20,59% de activos ponderados antes de enero de 2023; e Ibercaja el 20,5% (también en enero de 2023).

Normas
Entra en El País para participar