Los Comunes aprueban una enmienda que obliga a pedir una prórroga del Brexit

El Parlamento británico fuerza a Johnson a solicitar un retraso más allá del 31 de octubre y el primer ministro replica que no negociará un aplazamiento con la UE

Vista general de la Cámara de los Comunes después de anunciarse el resultado de la votación sobre el retraso del acuerdo. El Parlamento sesionó un sábado por primera vez desde la Guerra de las Malvinas de 1982.
Vista general de la Cámara de los Comunes después de anunciarse el resultado de la votación sobre el retraso del acuerdo. El Parlamento sesionó un sábado por primera vez desde la Guerra de las Malvinas de 1982. Reuters

La Cámara de los Comunes, reunida hoy sábado en sesión extraordinaria, aprobó una enmienda que obliga al Gobierno del primer ministro Boris Johnson a solicitar una prórroga del Brexit más allá del 31 de octubre, la fecha para la ruptura británica de la UE.

La iniciativa, introducida por el diputado independiente Oliver Letwin (exconservador), fue aprobada por 322 votos a favor y 306 en contra, según Efe.

La propuesta de Letwin pide posponer la ratificación definitiva del acuerdo del Brexit hasta que la legislación que debe implementarlo sea aprobada, lo que obliga a Johnson a solicitar un retraso más allá de finales de este octubre.

Sin embargo, el primer ministro británico, el conservador Boris Johnson, aseguró hoy que no tiene intención de negociar con Bruselas una prórroga del Brexit más allá del 31 de octubre.

"No negociaré un retraso con la Unión Europea, ni la ley me obliga a hacerlo", declaró Johnson en el Parlamento, a pesar de que los diputados han aprobado una enmienda que le emplaza a solicitar una extensión.

Johnson tiene ahora plazo hasta las 22.00 GMT para solicitar formalmente a Bruselas una prórroga del "divorcio" británico en virtud de la llamada Ley Benn, que establece esa exigencia si el Gobierno no tenía aprobado para esa hora un acuerdo del Brexit.

Continuaré haciendo todo lo posible para que el Brexit se produzca el 31 de octubre

Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido

Visiblemente molesto, el líder conservador dejó claro que no está dispuesto a negociar otro retraso porque "sería malo para este país, malo para la Unión Europea y malo para la democracia". El líder conservador expresó el deseo de que los "colegas y amigos" europeos no se sientan "atraídos" por la idea de un aplazamiento.

La ley obliga al primer ministro a enviar una carta a Bruselas para pedir una prórroga del Brexit hasta el 31 de enero, al no haber podido ratificar hoy un acuerdo de salida en el Parlamento.

La Unión Europea, por su parte, debe aceptar esa propuesta, rechazarla, o bien proponer una periodo de tiempo alternativo.

Boris Johnson
El primer ministro británico, Boris Johnson, defiende su propuesta durante el debate parlamentario de este sábado en la Cámara de los Comunes. Reuters


Johnson ha avanzado que presentará esta semana en el Parlamento la legislación que le permitiría ratificar el acuerdo al que ha llegado con Bruselas.

Esa norma debe pasar diversos trámites, tanto en los Comunes como en la Cámara de los Lores, por lo que su aprobación será compleja y puede demorarse.

"Desde que asumí el cargo de primer ministro he sostenido que debemos materializar el Brexit el 31 de octubre para que el país pueda seguir adelante. La intención de que no haya retrasos sigue intacta. Continuaré haciendo todo lo posible para que el Brexit se produzca el 31 de octubre",
indicó Johnson.

El Gobierno británico decidió este sábado no someter a la votación parlamentaria el acuerdo del Brexit, tras la aprobación de la enmienda que fuerza a Johnson a pedir una prórroga más allá del 31 de octubre.

La Cámara de los Comunes se reunió este sábado en sesión extraordinaria, la primera vez en más de 37 años, para decidir si apoyaba el pacto, votación que ahora no se producirá.

Los unionistas irlandeses propondrán cambios a propuesta de Johnson

Brexit
El portavoz del Parlamento, John Bercow, anuncia el resultado de la votación sobre el retraso del acuerdo en la Cámara de los Comunes. Reuters

Después de que el Gobierno decidiera retrasar su votación parlamentaria, el Partido Democrático Unionista de Irlanda del Norte (DUP) afirmó que llevará a cabo "una consideración detallada" del acuerdo del Brexit para presentar "cambios" y "enmiendas".

El líder de los unionistas en el Parlamento de Westminster, Nigel Dodds, afirmó que este retraso "dará más tiempo para una consideración detallada del proyecto de ley y también dará la oportunidad de considerar en detalle cualquier enmienda que se presente".

El DUP es el socio que permite al primer ministro británico, Boris Johnson, gobernar en minoría, pero ha rechazado dar su respaldo al tratado negociado con la Unión Europea (UE) por considerar que infringe la unidad del Reino Unido al mantener a Irlanda del Norte dentro del territorio aduanero británico, pero alineada con ciertas normas del mercado comunitario.

La formación, que cuenta con 10 diputados en la Cámara de los Comunes, votó hoy a favor de la enmienda introducida por el diputado independiente Oliver Letwin, que obliga a Johnson a solicitar la extensión del Brexit más allá del 31 de octubre, la fecha prevista para la ruptura.

Para el diputado unionista Samuel Wilson, el pacto tal y como lo ha presentado el Ejecutivo "dañará la economía" de la provincia británica, al poner "una frontera entre Irlanda del Norte y el resto del país".

"Hemos estado fuertemente a favor de honrar el resultado del referéndum que votó la gente del Reino Unido, pero sería irónico que siendo unos defensores del Brexit, sea Irlanda del Norte la que quede dentro de la Unión Europea", afirmó en declaraciones a la BBC.

El objetivo de que la provincia británica de Irlanda del Norte mantenga ciertas regulaciones del mercado único responde a la necesidad de evitar que se forma una frontera física entre su territorio y el de la República de Irlanda, como fijaron los acuerdos de paz del Viernes Santo que terminaron con 30 años de conflicto armando.

Normas