La igualdad de género renta a inversores y empresas

Las gestoras comienzan a apostar por fondos que defienden la presencia de la mujer en las empresas, una estrategia que además de rentabilidad busca concienciar a la sociedad

Igualdad de género Pulsar para ampliar el gráfico

El 8 de marzo de 2018 marcó un punto y aparte en la reivindicación feminista, al menos en países como España. Al otro del Atlántico ya había ido tomando forma con el movimiento #Metoo, iniciado por las actrices de Hollywood que sacaron a la luz los abusos sexuales que habían sufrido por productores y directores de cine.

Esta reivindicación por la igualdad entre ambos géneros ha sido incorporada a las estrategias de inversión de algunos fondos, como parte de la inversión socialmente responsable. Al igual que algunos fondos toman como referencia las emisiones de las empresas para decidir si las incorporan en sus carteras, otros tienen en cuenta la diversidad de género de la plantilla, el número de mujeres en puestos directivos o la implementación de medidas para acelerar su ascenso a cargos hasta ahora ocupados solo por varones.

Hace un año, Santander Asset Management lanzó el Santander Equality Acciones, el primer producto español que invierte en empresas que promueven la igualdad de género. No obstante, a la hora de componer su cartera, realizan un doble análisis. Por un lado, las compañías deben respetar una serie de criterios medioambientales, sociales y de gobierno corporativo. Por otro, cumplir con los compromisos de la gestora en materia de igualdad de género, con factores como el número de mujeres en el consejo o la inexistencia de una brecha salarial.No obstante, su gestora, Lola Solana, explica que la cartera puede tener hasta un 15% de firmas que no cumplan estos requisitos.

El fondo tiene una voluntad social y busca "premiar" a las empresas que lo hacen bien, explica Solana. No obstante, subraya que al componer la cartera –integrada solo por compañías de la zona euro y Reino Unido, entre las que destacan sus posiciones en Grifols, TUI o Aedas Homes, según los últimos datos de Morningstar de julio – no se puede obviar el criterio de la rentabilidad: "Las empresas no deben tener deuda, han de tener una generación de caja de al menos el 6%, registrar un crecimiento en ventas y tener una valoración atractiva", explica.

En los últimos cuatro meses, son varias las gestoras que también han querido aprovechar el potencial de este campo. Y es que el Bloomberg Gender-Equality Index, que reúne las principales compañías que destacan por sus políticas de igualdad, acumula una revalorización del 19,5% en 2019, en línea con las subidas de los parqués internacionales.

En este índice predominan las compañías estadounidenses al igual que en las carteras de los fondos de género lanzados por AXA Investment Managers (AXA IM), Nordea o Mirova (filial de Natixis). De hecho, los tres tienen en común sus elevadas posiciones en grandes firmas americanas como Microsoft, de acuerdo con los datos de Morningstar. No obstante, Almudena Mendaza, directora de ventas para Iberia de Natixis IM, que en abril puso en marcha el Mirova Women Leaders Equity Fund, afirma que "existe un poco más de igualdad en las firmas europeas que en las estadounidenses". Las cifras lo corroboran: las mujeres integran el 29,7% de los puestos en los consejos de administración en las empresas europeas, frente al 24,7% en las estadounidenses y la media mundial del 20,6%, según el informe GS Gender 3000 publicado por Credit Suisse la semana pasada. En los puestos directivos gana EE UU, con un 21% de los cargos ocupados por mujeres frente al 17% de Europa.

España, no obstante, se queda a la zaga, según explica Anne Tolmunen, gestora del fondo AXA WF Framlington Women Empowerment, con solo un 23,8% de mujeres en los consejos. De hecho, el fondo de Mirova carece de posiciones en compañías españolas, aunque Mendaza destaca que hay varias con potencial para entrar teniendo en cuenta los criterios del fondo para componer su cartera: las firmas deben tener al menos una presencia femenina del 30% en el middle management o del 5% en el top management; tienen que haber demostrado tener una rentabilidad superior a la de la media de su sector y no estar inmersas en conflictos reputacionales.

Desde AXA IM indican que, además de tener en cuenta las cifras –fijan una presencia femenina del 20% en los altos cargos ejecutivos y en el consejo– "intentan no elegir las compañía en función de si atraen a mujeres, sino de si realizan una buena labor en la retención y promoción de estas".

Aunque estos fondos no buscan invertir en sectores concretos, la realidad es que la presencia de la mujer no es igual en todos ellos y por tanto, hay una preferencia por algunos. Julie Bech, gestora del Nordea 1 – Global Gender Diversity Fund, explica que hay una mayor diversidad de género en el financiero o sanitario, mientras que el industrial sigue estando gestionado principalmente por hombres.

Por el momento, es pronto para conocer la aceptación que estos fondos están teniendo entre los inversores. "Estamos realizando una labor de educación inversora porque esta es una nueva manera de mirar a la inversión, mezclando los criterios financieros con los sociales", explica Tolmunen.

Normas
Entra en El País para participar