Un acuerdo entre la UE y Reino Unido es un logro en sí mismo

Una sensación abrumadora de fatiga del Brexit puede llevar a algunos a aceptar la certeza relativa que ofrece este acuerdo

Boris Johnson y Jean-Claude Juncker, ayer tras cerrar el acuerdo.
Boris Johnson y Jean-Claude Juncker, ayer tras cerrar el acuerdo.

La UE y Reino Unido han concluido un nuevo acuerdo para Brexit. El primer ministro Boris Johnson ha descrito el acuerdo como "un gran acuerdo nuevo que retomará el control". El presidente de la UE, Juncker, ha declarado que se trata de un acuerdo "justo y equilibrado". El acuerdo llega tras intensas negociaciones, después de la reunión del primer ministro Johnson y Taoiseach Varadkar el jueves pasado, en la que se discutió un "camino hacia un acuerdo". Las negociaciones se han llevado a cabo con una filtración inusualmente pequeña sobre el contenido del acuerdo, que probablemente incluya una alineación regulatoria en Irlanda, sujeto al consentimiento del público de Irlanda del Norte, con la propia Irlanda del Norte permaneciendo técnicamente dentro de la unión aduanera del Reino Unido, pero imponiendo en la práctica aranceles distintos respecto al resto de Reino Unido, lo que podría requerir una frontera de facto entre Irlanda del Norte y el resto de Gran Bretaña, y algún acuerdo complicado sobre procedimientos del IVA. Esto se presentará en la Cumbre de la UE de hoy.

El hecho de que Reino Unido y la UE hayan logrado volver a redactar un acuerdo después de que el Gobierno del Reino Unido no aprobara el Acuerdo de Retirada anterior a través del Parlamento es un logro en sí mismo. Que esto resuelva la primera etapa del proceso Brexit depende principalmente de la ratificación a través del Parlamento del Reino Unido. Dado que la Ley Benn requiere que el primer ministro busque una extensión del Artículo 50 si no se ha aprobado un acuerdo antes de las 11 de la noche del 19 de octubre (sábado), ahora hay una carrera contra el reloj para que el Gobierno de Reino Unido apruebe este acuerdo y el Parlamento se reúna el sábado, que es solo la cuarta vez que ocurre desde 1939. El 30 de marzo, la anterior primera ministra, Theresa May, perdió una votación parlamentaria para aprobar su propio Acuerdo de Retirada por 58 votos, con 286 votos a favor.

Un acuerdo muy diferente de los anteriores

Si bien la mayoría no cambiará su voto, este acuerdo podría ser muy diferente y parece incluir una división entre Irlanda del Norte y el resto de Gran Bretaña que May había declarado que "ningún primer ministro británico podría aceptar". Esto puede poner a prueba a algunos de los que apoyaron un Acuerdo de Retiro en ese momento. De hecho, el DUP ya ha anunciado que no puede apoyar el acuerdo, tal y "como están las cosas", aunque esto sugiere que todavía hay margen de maniobra, lo que puede implicar nuevas negociaciones con el DUP en paralelo al acuerdo de la UE.

Aunque es probable que Johnson requiera apoyo de todos los partidos para llegar a un acuerdo, la reacción inmediata del líder laborista opositor, Jeremy Corbyn, de que el acuerdo de Johnson es "incluso peor que el de Theresa May" sugiere que esto no será precisamente inmediato. Los votos para el acuerdo de Theresa May fueron apoyados por solo un puñado de parlamentarios laboristas. Este acuerdo también está más lejos de la posición acordada por los laboristas sobre un acuerdo de unión aduanera con la UE. Además, ante la perspectiva de un respaldo legislativo que impida una salida "sin acuerdo" el 31 de octubre y la posibilidad de una elección general, puede haber incluso menos incentivos para respaldar este acuerdo. Dicho esto, con más de 100 parlamentarios laboristas procedentes de zonas de fuerte apoyo al Brexit, puede haber un creciente apetito por parte de algunos para aceptar este acuerdo y resolver el Brexit antes de una elección que obligue al Partido Laborista a adoptar una posición aún más escorada. También una sensación abrumadora de fatiga del Brexit puede llevar a algunos a aceptar la certeza relativa que ofrece este acuerdo, incluso aunque no se reconozca como óptimo. Estas incertidumbres significan que una votación parlamentaria sobre el acuerdo, requerida antes de las 11 de la noche del sábado para satisfacer el acuerdo de Benn, probablemente será muy estrecha.

Todo el foco, en el Parlamento Británico

Con un gran obstáculo despejado para asegurar el Brexit el 31 de octubre a un periodo de transición, el foco ahora se trasladará al Parlamento del Reino Unido, con una votación prevista para el sábado (aunque con alguna posibilidad de que esto pueda retrasarse hasta la próxima semana si el Parlamento requiere más tiempo de escrutinio). Si el Parlamento acepta el nuevo acuerdo negociado, el Reino Unido abandonaría la UE el 31 de octubre y entraría en un periodo de transición, donde se negociaría una futura relación comercial con la UE. Aunque todavía es incierto, el rango de posibles resultados se reduciría considerablemente durante este período y la confianza en las perspectivas para el Reino Unido y la UE probablemente comenzaría a recuperarse. Si el Parlamento rechaza este acuerdo, es probable que la Ley de Benn requiera una extensión del Artículo 50, que una UE desconcertada probablemente aún se vería obligada a aceptar, particularmente si esto desencadena unas elecciones generales en Reino Unido, lo que podría hacer que este acuerdo regrese a dentro de tres meses (o más tarde), pero igualmente podría llevar al Reino Unido por un camino diferente, incluido un segundo referéndum. Por ahora, observamos los desarrollos en los próximos días para ver qué resultado prevalece.

David Page es economista senior de AXA Investment Managers

Normas