Un traductor para elevar las exportaciones de Cervantes

El sector editorial depende mucho de los mercados hispanos

Las subvenciones a la traducción son claves para llegar a más países

Javier Marías
Ediciones en inglés y francés de Así empieza lo malo, de Javier Marías, en la librería madrileña Desperate Literature. Una editora de Bucarest, Grup Media Litera, ha obtenido una ayuda del Ministerio de Cultura de España para traducir la novela al rumano. Cinco Días

En el negocio de las letras, el idioma es el principal freno a la internacionalización de las pequeñas empresas más allá de América Latina.

Para hacerse una idea de la influencia que el castellano tiene en el comercio exterior de las editoriales españolas, basta con fijarse en las exportaciones de literatura: 13 de sus 28 mercados más grandes son hispanos, con Argentina y México a la cabeza, y representan el 71% del volumen exportado en 2017 (3,2 millones de 4,5 millones de ejemplares) y el 63% del valor de los envíos (15,7 millones de 24,6), según las últimas estadísticas publicadas por la Federación Española de Cámaras del Libro.

Eso sin considerar los 336.923 ejemplares exportados a Estados Unidos por 1,9 millones de euros, los cuales son ediciones para los lectores hispanos residentes en el país americano (las Cámaras solo tienen datos de exportaciones de volúmenes en español).

De ahí que las ayudas a la traducción sean clave para facilitar la entrada de las pequeñas editoriales en países de lengua extranjera.

Antonio María Ávila, director ejecutivo de la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), expone que el coste de este servicio varía de acuerdo con la complejidad de la obra, tanto por el idioma como por la materia de la que verse: “No es lo mismo una novela que un informe científico-técnico que requiere una traducción muy especializada. Tampoco es lo mismo un libro de 100 páginas que otro de 600 o más”.

A manera de referencia, Julia Osuna, autora de más de un centenar de traducciones del inglés y francés al español, incluyendo novelas policiacas, cómics y ensayos, indica que una novela contemporánea de 600 páginas puede salir por 7.000 euros, a razón de 14 euros por cada 2.100 caracteres, medida heredada de los tiempos en que se usaba la máquina de escribir (una cuartilla solía tener 30 líneas de 70 caracteres cada una).

Sin embargo, aclara que en Francia y Reino Unido se paga mejor y el precio puede llegar a 22 euros por esa misma extensión o incluso más, lo que deja los honorarios en torno a los 12.000 euros. “Al haber menos oferta de traductores, para otras literaturas como la china y la árabe la tarifa de partida es bastante más alta y puede alcanzar los 20 euros por página”, señala.

Pasar al inglés o francés una novela de 600 páginas puede costar más de 10.000 euros, a razón de 22 euros por cuartilla

Añade que la creciente concentración del mercado editorial, donde grupos españoles pasan a pertenecer a multinacionales europeas, “no ha hecho que nos paguen lo mismo que a nuestros compañeros de otros países”. “Y no tiene nada que ver con el nivel de vida, sino con el valor que se le da a la traducción. Aquí se ve como un gasto que fastidia las cuentas de cada libro y en otras partes como un valor sin el cual no hay libro”, enfatiza.

La compraventa de los derechos de autor es la forma más habitual que tienen los sellos editoriales de exportar su catálogo de publicaciones o ampliarlo con la inclusión de obras extranjeras.

Los importes de estos contratos también varían mucho dependiendo del autor, del título o del género, pero en total, en 2018, la venta de licencias en España aumentó un 3,3%, a 24,2 millones de euros, de los cuales 11,4 millones correspondieron a derechos gestionados por la editorial en calidad de representante (en este caso actúa como agencia literaria) y 12,8 millones a la venta de derechos propios, según la FGEE.

Las cifras

En España hay cerca de 600 editoriales pequeñas (592  agremiadas), entendiendo como tales a las que facturan menos de 2,4 millones al año, según la FGEE. Estas empresas representan el 30% del empleo directo del sector, casi 4.000 empleos. Cada editora tiene una media de 7 empleados. Además, estas compañías representan el 20% de las exportaciones del sector editorial español.

Normalmente, la editorial extranjera que compra el copyright asume los costes de traducción. En ese sentido, Claudia Bernaldo de Quirós, directora de la agencia literaria CBQ, explica que los subsidios que ciertos Estados conceden para el fomento de sus autores no son determinantes para el éxito de la negociación, pero sí ayudan.

“A la editora española le da igual quién paga este gasto, pero si la contraparte cuenta con una subvención, es más fácil llegar a un acuerdo”, precisa.

Antonio María Ávila, de la FGEE, confirma que la mayoría de países ofrece algún tipo de ayuda para la traducción de obras de sus autores a otros idiomas. “Generalmente, cubren una parte, entre el 60% y 90%, es raro que paguen el total”, afirma.

En España, el Ministerio de Cultura lanza convocatorias anuales, normalmente entre los meses de marzo y abril. La de este año estuvo dotada con un presupuesto de 400.000 euros y se cerró recientemente con la publicación del listado de solicitudes admitidas.

A la espera del resultado definitivo (hay un plazo para la subsanación de observaciones), en esta ronda se han concedido 53 ayudas a 35 editoriales extranjeras (cada una puede recibir hasta un máximo de tres). Entre ellas, por ejemplo, destaca el interés de la japonesa Suisei-Sha por La forma de las ruinas del colombiano Juan Gabriel Vásquez, que en España publicó Alfaguara, y la de la holandesa De Wilde Tomaat por poemas de Antonio Machado.

El importe de la subvención varía en función de la puntuación obtenida en los criterios de valoración, pero puede superar los 3.000 euros.

Para solicitarla, la obra original debe haber sido escrita en castellano (o en alguna lengua oficial del Estado español) y cumplir uno de estos dos requisitos: haber sido publicada por editorial nacional y distribuida en el territorio o haber sido publicada por editorial extranjera, pero que su autor tenga la nacionalidad española.

El ministerio también subvenciona a casas editoras nacionales, pero solo para la traducción de fragmentos de obras. Esta línea está dotada con 30.000 euros y su objetivo es facilitar la venta de derechos a sellos extranjeros.

Aldus, la red de ferias europeas del libro –llamada así en honor al impresor italiano de los siglos XV y XVI Aldo Manucio–, recoge en su base de datos, que puede consultarse por internet, contribuciones de hasta 42 países.

Ayudas traducción Pulsar para ampliar el gráfico

Francia, por ejemplo, financia entre el 30% y 60% con un mínimo de 500 euros, sujeto a variaciones en casos particulares propuestos por el comité decisor, pero que no pueden exceder del 5%. El programa cubre solo la traducción, excepto para obras en las que las autoridades francesas consideran que este coste no es decisivo, como los cómics, cuentos infantiles y poemarios.

En Alemania, el Instituto Goethe asume parte del coste, pero desembolsa el dinero solo después de publicado el trabajo, mientras que en el Reino Unido la asociación de escritores English PEN, con el apoyo del Arts Council England, financia hasta el 75% de los gastos de proyectos seleccionados, aunque si la facturación anual del editor es inferior a las 500.000 libras (570.000 euros), el respaldo puede llegar al 100%. Al premio solo pueden aspirar editores británicos. El programa acepta candidaturas hasta el 30 de noviembre y los ganadores serán anunciados en la primavera de 2020.

Escocia, por su parte, financia únicamente títulos inéditos y Gales puede sufragar el total con el compromiso de que la obra se publique dentro de los 30 meses posteriores a la concesión del subsidio.

Entre los países europeos más generosos está Polonia, que no solo puede llegar a financiar el íntegro de los gastos de traducción, sino también la adquisición de los derechos, además del 50% del coste de la impresión en el caso de libros ilustrados para niños y novelas gráficas.

Francia financia entre el 30% y el 60%, Alemania paga solo después de publicada la obra y Escocia exige que el título sea inédito

Pese a estas facilidades, Ávila reconoce que para las cerca de 600 editoriales pequeñas que operan en España (aquellas que facturan hasta 2,4 millones al año), es mucho más fácil exportar a mercados de habla hispana. No obstante, puntualiza que “existe un interés creciente en aprender nuestro idioma en otros países y eso abre oportunidades”.

En Estados Unidos, por ejemplo, han aumentado los programas bilingües que impulsan la enseñanza de español en las escuelas. Entre estos, Illinois es un mercado particularmente interesante para el sector, según un informe de Icex, porque allí los hogares hispanos mantienen ingresos superiores a la media nacional y los distritos no están obligados a adoptar libros previamente autorizados por el Gobierno estatal, por lo que tienen libertad presupuestaria para elegir sus materiales de enseñanza.

Oportunidades en Sharjah y Fráncfort

Feria del libro de Sharjah
Espacio infantil en la feria del libro de Sharjah. SIBF

Emiratos. El próximo año, España será país invitado de honor de la Feria Internacional del Libro de Sharjah (Sharjah International Book Fair, SIBF), la más importante de Oriente Medio. El emirato árabe devuelve así la deferencia que Ifema y la Federación de Gremios de Editores de España tuvieron al dedicarle la última edición de Liber, la feria madrileña celebrada la semana pasada. Durante su estancia en Madrid, las autoridades de Sharjah dieron a conocer ayudas de 4.000 dólares (3.600 euros) para la traducción de cualquier idioma al árabe y viceversa, y de 1.500 en el caso de libros infantiles (1.360 euros). “Nuestro Estado patrocina también la importación de papel y la impresión”, aseguró Ahmed Al Ameri, presidente de la Autoridad del Libro de Sharjah.

Alemania. España será también el país invitado de la Feria del Libro de Fráncfort, la más importante de Europa, en 2021. Para facilitar la participación de las empresas nacionales en el salón, Acción Cultural Española ha lanzado ayudas para la traducción de fragmentos de obras al alemán, inglés, francés, neerlandés e italiano. La cuantía máxima es de 600 euros por fragmento, hasta un tope de 6.000 euros por solicitante. A las compañías extranjeras ofrece subvenciones para la traducción completa de obras españolas a los mismos idiomas, siempre que estas se publiquen antes de junio de 2021. En este caso, la ayuda puede cubrir hasta el 100% del importe solicitado y un apoyo de hasta 1.500 euros para ilustraciones. La convocatoria se abrió el 7 de octubre y recibirá solicitudes hasta el 10 de diciembre próximo.

"Los editores de Emiratos siempre están buscando buenos libros para traducir al árabe"

Ahmed Al Ameri
Ahmed Al Ameri, presidente de la Autoridad del Libro de Sharjah.

El presidente de la Autoridad del Libro de Sharjah, Ahmed Al Ameri, valora la participación del emirato en la última edición de la Feria Internacional del Libro de Madrid, Liber, y explica las oportunidades que su país ofrece a las editoriales españolas. "Sharjah es la única zona de libre comercio de publicación e impresión del mundo", destaca en respuestas por escrito a un cuestionario enviado por Cinco Días.

¿Hay interés por parte de editoriales de Emiratos Árabes Unidos en comprar derechos de autor en España para publicar libros de autores hispanos traducidos al árabe?

Ciertamente, hay algo más que un interés casual en traducir literatura en idiomas extranjeros, así como libros sobre otros temas al árabe. Hay más de 100 editoriales en el sector privado, miembros de la Asociación de Editores de Emiratos que han formado parte de la delegación de Sharjah en Liber, que siempre están buscando buenos libros en todos los idiomas para traducir al árabe. Esperamos comenzar a poner en contacto a los lectores árabes con grandes obras de literatura y academia española y comenzar a llenar los vacíos en la biblioteca árabe.

¿En qué autores o géneros hay más interés? ¿Clásico? ¿Contemporáneo? ¿Novelas? ¿Infantil?

Existe un gran interés entre los editores de los EAU en la traducción de libros para niños y adultos jóvenes. Dicho esto, también hay un gran mercado para novelas y libros sobre temas históricos. Nuestro objetivo es lograr un equilibrio entre diferentes géneros, yuxtaponiendo las obras de autores clásicos con escritores contemporáneos. También se está traduciendo material académico, comercial y educativo.

¿Hay títulos que ya se han traducido y están teniendo mucho éxito en ventas?

El español es uno de los principales idiomas en los que se traducen las obras árabes, y la participación de Sharjah como invitado de honor en Liber 2019 ha ofrecido un nuevo impulso para llenar España de literatura árabe. El emirato ha exhibido 70 títulos en español, que son obras de prosa, poesía, ficción, no ficción…, de los principales escritores emiratíes, además de cuatro obras traducidas por su alteza Sheikh Sultan Al Qasimi, miembro del Consejo Supremo y Gobernante de Sharjah. Continuamente estamos incrementando nuestros esfuerzos en toda la industria para asegurar que más publicaciones traducidas al árabe lleguen a nuestros lectores en español, y permitir que más literatura en español llegue a nuestro mercado. Sharjah es la única zona de libre comercio de publicación e impresión en el mundo, Sharjah Publishing City. Nuestra infraestructura comercial y operativa es quizás la más sólida del mundo. Esto es algo de lo que seguramente se beneficiarán nuestros homólogos españoles.

¿Qué ayudas ofrece Sharjah para la traducción de libros?

La Feria Internacional del Libro de Sharjah ha estado ofreciendo plataformas intelectuales innovadoras que apoyan a las empresas editoriales regionales y mundiales, especialmente en el campo de las traducciones y la compra y venta de derechos. Nuestra exitosa Conferencia de Editores ha dado la bienvenida a profesionales de publicaciones de todo el mundo para que se reúnan en Sharjah durante los últimos siete años. Este año, asistirán más de 540 editoriales y agencias, incluidas Cambridge University Press, DK, Kalem Agency, Livres Canada Books, Pan Macmillan, Penguin Random House Canada y Sonia Draga Ltd. Publishing House. Todo lo que los editores españoles deben hacer para acceder a nuestras becas de traducción es participar en esta conferencia. Al hacerlo, podrán solicitar la subvención de traducción SIBF, que se lanzó en 2011 con un fondo de 300.000 dólares.

¿Qué resultados han obtenido?

Hasta la fecha, ha facilitado la traducción de cientos de títulos y continúa creciendo. El año pasado, se presentaron un récord de 1.700 solicitudes de subvención. En mayo de este año, su alteza, el jeque Muhammad Al Qasimi, anunció un premio de 353.918 dólares -Premio Turjuman- para fomentar la traducción de importantes obras árabes a idiomas internacionales. El 70% del valor del premio va a la editorial internacional que posee los derechos de traducción del libro ganador y el 30% restante va a la editorial árabe que posee los derechos de la primera edición del título ganador. El año pasado, la española Editorial Verbum SL ganó la primera edición del premio por traducir One thousand and one nights.

Normas