Wayne Griffiths (Cupra): “Crecemos un 70% y queremos seguir así el resto del año”

La firma, propiedad de Seat, se está expandiendo por México, Colombia, Chile y prevé llegar a Perú y Ecuador

Wayne Griffiths, consejero delegado de Cupra.
Wayne Griffiths, consejero delegado de Cupra.

La marca Seat siempre ha estado vinculada a coches de precios accesibles para todo el público. Pero desde el año pasado, la firma española, propiedad del grupo Volkswagen, decidió lanzar al mercado una nueva marca para clientes con más poder adquisitivo: Cupra.

Esta nueva enseña, que recientemente ha firmado un contrato publicitario con el F. C. Barcelona, es dirigida por Wayne Griffiths, que además de consejero delegado de Cupra es también vicepresidente ejecutivo comercial de Seat. El directivo, que lleva vinculado al grupo VW desde 1989, recibió a CincoDías en el pasado Salón del Automóvil de Frankfurt, donde Cupra presentó su concept eléctrico Tavascan.

¿Hay posibilidades de que el Tavascan sea un modelo de producción?

Cupra es todavía una marca bastante nueva. La lanzamos a principios del año pasado con el Cupra Ateca y el año que viene tendremos el Cupra Formentor y el Cupra León. El Tavascán es nuestra interpretación de lo que se podía hacer en un mundo eléctrico. Hasta ahora ha sido muy bien recibido. Ya tomaremos la decisión de fabricarlo o no en su momento. Siempre hay posibilidades.

¿Cupra también apostará por el gas como combustible o dirigirá sus esfuerzos hacia el vehículo eléctrico?

Se concentrará más en coches eléctricos e híbridos enchufables, de estos ya presentamos el primero, el Cupra Formentor.

Los híbridos enchufables están creciendo en ventas pero no tanto como lo hacen los eléctricos, ¿A qué cree que se debe?

Depende mucho de los incentivos de los Gobiernos. En Noruega el 50% de los vehículos son eléctricos e híbridos enchufables. En esta transición tenemos coches eléctricos con una autonomía de más de 400 kms, pero aun hay gente, especialmente en el sur de Europa, que debe recorrer grandes distancias. En países pequeños, densos, se pasará rápidamente al coche eléctrico. Pero hay otros que tienen distancias de 500 kms entre ciudades. Ahí el híbrido enchufable es una mejor solución.

Pero en España, con las cifras de Anfac, se ve que los híbridos enchufables crecen un 25% mientras que los eléctricos los duplican en ventas.

Porque no hay planes del Gobierno que apoyen.

¿Qué previsiones de ventas tienen para este año?

Hasta agosto hemos vendido 17.000 vehículos, que es más que todo el ejercicio anterior. Crecemos un 70%, con una buena demanda especialmente del Cupra Ateca. Queremos seguir a este ritmo el resto del año.

¿Cuánto se está gastando Cupra en marketing y publicidad?

No estamos gastando, estamos invirtiendo en nuestro futuro. Tenemos que dar a conocer a la firma. Hemos tomado algunas decisiones importantes, como la asociación con el F.C. Barcelona. Hemos firmado un partnership con ellos para los próximos cinco años, como socio global de automoción. Es muy importante para nosotros, nos da una visibilidad grande. El otro punto donde nos estamos enfocando mucho es el tema de la competición eléctrica, con el E-Racer, donde hemos acordado una cooperación con Mattias Ekstrom [ganador del mundial de Rallycross 2016]. Mattias está ayudándonos a definir nuestra estrategia de Motors World en el mundo de los coches eléctricos.

¿Todavía faltan unos años para que la marca sea conocida por el gran público?

Sí. No es de un día al otro. Y faltan coches. Al final lo más importante es qué vehículos sacas al mercado. Lo más relevante para nosotros en el futuro próximo es el Cupra Formentor, que llega a finales de 2020.

¿Hay espacio para Cupra en un mercado en el que ya hay muchas marcas premium?

No queremos ser una marca premium como BMW, Mercedes o Jaguar. Ya están establecidas y no es nuestra ambición.

Pero Cupra no deja de ser una marca cara.

Estará posicionado entre el segmento premium y el de masas. Creemos que hay un hueco ahí donde se puede posicionar Cupra, para gente que quiere un vehículo con un diseño especial, deportivo. Nosotros ahora, en la disrupción del cambio al coche eléctrico, vemos una gran oportunidad para Cupra.

¿Qué mercados fuera de España ve Cupra con interés?

Alemania es el más importante. Estamos creciendo allí muy fuerte, casi un tercio de todos los Ateca que comercializamos en Alemania son Cupra. Luego está Suiza, un mercado muy potente para la marca. También están Francia, Inglaterra, el resto de Europa. El sur del continente es complicado, porque no hay un segmento de 300 caballos. Yo creo que con el Formentor, que nos dará más gama de producto, con un híbrido enchufable, tendremos más oferta y más opotunidades de venderlo en estos mercados.

¿Y el mercado latinoamericano?

Estamos en ello. Este año en México vamos a lanzar el Cupra Ateca. Ya tenemos el León Cupra en México. Del total de modelos León que se venden allí, el 30% son Cupra. También cabo de venir de Colombia, estamos lanzando la marca allí. En Chile la lanzamos hace unas semanas y estamos mirando reforzar nuestra presencia en Perú y en Ecuador.

¿Y Argentina y Brasil?

Son dos temas que aún están pendientes, son mercados muy complicados. No es el momento para nosotros allí, debido al entorno económico.

Habría que producir allí, además.

Exacto. Hay mucha producción local, volatilidad del mercado. Tenemos que enfocarnos en lo que estamos haciendo ahora.

El sector cae en toda Europa ¿Cree que la tendencia se revertirá en el corto plazo?

Me gustaría, pero no sé, porque el entorno político no es muy estable con el Brexit, la economía con vistas a una posible recesión. Es un entorno complicado, pero lo bueno en Seat es que hasta ahora no nos ha tocado, seguimos creciendo a un 7% este año, que está bien en un mercado que no sube. Seguimos siendo optimistas. En España, el hecho de que no haya Gobierno lo hace más complicado, pero algún día se arreglará. Nosotros somos líderes en España, queremos seguir siéndolo, quedan un par de vehículos importantes. Hay un gran potencial en España, hay que tener paciencia hasta que se arregle el tema político.

Hay que pasar la tormenta.

La tormenta me gusta. Todo el mundo habla de tormentas y es verdad. Pero creo que siempre hay oportunidades. Hay marcas como nosotros, que en España seremos líderes, pero fuera del país aun somos pequeños y estamos creciendo. Para nosotros puede ser una gran oportunidad.

Normas
Entra en El País para participar