Mark Denham (Carmignac): “Solo tenemos un banco europeo en nuestra cartera, Bankinter”

El responsable de Bolsa europea de la gestora apuesta por empresas europeas líderes en renovables, salud o software.

Mark Denham, responsable de renta variable europea de Carmignac
Mark Denham, responsable de renta variable europea de Carmignac

A pesar de los pesares, el responsable de renta variable europea de Carmignac insiste en las oportunidades que ofrece este activo. Mark Denham asume el reto de convencer a los inversores de que la Bolsa europea puede ser un buen destino para el medio plazo, pese a la desaceleración económica –que va a imponer tipos mínimos por largo tiempo–, el Brexit, las habituales tensiones geopolíticas en países como Italia o la ausencia de gigantes tecnológicos en comparación con Wall Street. Y defiende el balance de su fondo Carmignac Portfolio Grande Europe que, con un patrimonio que ronda los 250 millones de euros y centrado en grandes compañías europeas, renta cerca del 8% anual en los últimos tres años y casi el 20% en lo que va de 2019.

¿Por qué invertir en Bolsa europea en un momento de clara desaceleración?

El mercado europeo afronta numerosos desafíos, como es bien sabido. Tiene un crecimiento económico modesto, mucho más bajo en la zona euro que en los mercados emergentes y en EE. UU. Además, no tiene gigantes tecnológicos como Alibaba o Facebook, no hay ese tipo de compañías disruptivas. Y alrededor del 50% de las empresas europeas obtiene su beneficio de fuera, lo que las hace más sensibles a la guerra comercial. A pesar de todo, en los últimos tres años el retorno medio del mercado europeo es de entre el 5% y el 6% anual. Y con gestión activa, es posible obtener entre el 7% y el 8% anual. Por eso, a pesar de cuestiones geopolíticas propias de Europa como el Brexit o la situación política en Italia, ese retorno es real.

¿Dónde encontrar rentabilidad entonces?

Hay que poner el foco en el tipo de negocio; las energías renovables, la salud, el software… No seguimos índices porque los índices europeos de referencia están llenos de bancos, eléctricas, telecomunicaciones, que pensamos no son opciones interesantes de inversión en el largo plazo. Las principales posiciones del fondo están en salud, tecnología y algunos sectores de consumo. En el sector salud, por ejemplo, tenemos grandes farmacéuticas como Novo Nordisk y Sanofi, compañías de tecnología médica como Fresenius y empresas de biotecnología especializadas en innovación como Galapagos o MorphoSys.

¿Y cómo gestionar la escasez de compañías tecnológicas?

Nos gusta el software, pero muchas compañías de ese segmento están bastante caras. Hace tres o cuatro años teníamos Amadeus y Dassault Systèmes, pero ya no. Ahora la que ofrece el mejor valor es SAP. Amadeus es un gran negocio, pero desde el punto de vista del crecimiento, SAP está creciendo más rápido y muestra una valoración ajustada al crecimiento más atractiva. Es cierto que no tenemos un Amazon en Europa, pero tenemos firmas de bienes de lujo, líderes globales como LVMH o Hermès, así como líderes del deporte como Adidas o Puma. Además, está el sector de las renovables, no solo para los próximos años, sino para las próximas décadas. Y ahí Europa es líder. Tenemos la oportunidad de estar invertidos en las megatendencias del futuro en Europa.

"La comunidad inversora es pesimista sobre Europa, pero hay innovación que no está siendo valorada”

¿Tienen a Siemens Gamesa en cartera?

Preferimos Vestas. Es líder del mercado, con una cuota del 20% y creciendo. Creemos que solo las compañías más grandes y eficientes podrán sobrevivir en este negocio de las turbinas eólicas. Siemens Gamesa también se beneficiará de ello, pero preferimos a Vestas.

¿Les gusta algún valor español?

Solo tenemos un banco europeo en cartera y es Bankinter. Vemos que es el único banco con una rentabilidad sostenida, no estuvo afectado por la burbuja inmobiliaria en España, tiene el foco puesto en nichos de negocio atractivos como banca privada y gestión de activos. Por lo general, no invertimos en bancos ni aseguradoras. También tenemos Solaria, nos han impresionado sus planes de crecimiento y su estrategia. No es solo la energía eólica la que tiene un horizonte de décadas de crecimiento. Y es cierto que Grifols podría encajar en nuestro estilo de gestión. Nos gusta, es una gran compañía, la tuvimos en el pasado. Pero nos gustan más otras compañías relacionadas con el sector de salud, más innovadoras, como Galapagos, MorphoSys y Argenx.

La mayoría de gestores está concentrado posiciones en el mismo tipo de valores europeos de calidad, ¿no cree que puede generarse un problema de escasez?

Es cierto que hace cinco años había una selección más amplia de negocios de calidad; ahora, con las valoraciones actuales, ese número de valores es menor, pero suficiente aún para nuestra cartera. Solo tenemos de 35 a 40 valores en cartera de alta convicción, dentro de un universo de búsqueda de alrededor de 200 valores.

¿Prevé que la visión del inversor internacional hacia Europa mejore?

Es probable que el sentimiento de los inversores hacia Europa siga negativo. La comunidad inversora es negativa, pesimista sobre Europa. Pero hay innovación que no está siendo valorada por los inversores, hay líderes mundiales en energías renovables, consumo, hay grandes oportunidades ahí.

Normas