_
_
_
_
_

WeWork busca salvar su salida a Bolsa limitando el poder de su fundador

Rebaja los derechos de voto de algunas de las acciones y veta la entrada de otros miembros de la familia de Adam Neumann al consejo de administración

WeWork intenta salvar su salida a Bolsa rebajando el poder de su fundador. La compañía inmobiliaria de coworking hizo público este viernes un documento dirigido a los inversores en el que limitan los derechos de voto del consejero delegado Adam Neumann y en el que informan que en el consejo no se sentará ningún miembro de su familia.

La compañía rebajará de 20 a 10 los derechos de votos de las acciones de clase A y B, informa Bloomberg. La empresa tiene el objetivo de vender participaciones por alrededor de 3.500 millones de dólares, la que sería la segunda mayor salida al Nasdaq en el año tras la de Uber (por 8.100 millones).

El nuevo documento también revela que Neumann traspasará a la compañía cualquier beneficio que reciba de transacciones inmobiliarias en las que haya participado junto a la empresa y que, en el futuro, el primer ejecutivo será seleccionado por el consejo de administración.

En las últimas semanas se ha desinflado el interés de los inversores en la salida a Bolsa de esta compañía por las dudas sobre el modelo de negocio, debido a las altas inversiones y pérdidas crecientes, y la valoración de la empresa. La compañía ha levantado capital por 12.000 millones desde su fundación hace nueve años. En la última ampliación de capital, la tecnológica japonesa Softbank, su segundo mayor accionista, valoró la empresa en 47.000 millones, lo que la convertiría en una de las mayores inmobiliarias del mundo. En la actualidad se espera que tras la OPV (oferta pública de venta) ronde una capitalización de 15.000 millones.

El modelo que WeWork ha explotado es una novedad en el negocio de oficinas. A semejanza de lo que hace los operadores hoteleros, no es dueño de los edificios, ya que alquila los inmuebles para luego, a su vez, arrendarlos a las nuevas empresas tecnológicas, emprendedores o pequeñas compañías de consultoría. A esos aspectos suma un diseño rompedor y un fuerte componente tecnológico para la gestión de los espacios.

Es ya el casero de más de 400.000 empresas. La compañía desveló que ya opera 528 oficinas en 111 ciudades en 29 países, entre ellos España.

En la documentación presentada en agosto, la matriz We Co anunció en su información a la SEC (el supervisor bursátil estadounidense) una pérdida de 904 millones de dólares (810 millones de euros) hasta junio, un 25% más en un año, debido a un modelo de negocio de altas inversiones. Sin embargo, a la vez, los ingresos se duplicaron, hasta los 1.380 millones de euros. La compañía no aportó un plazo para ser rentable.

Una de las rarezas del estreno bursátil es que la empresa pondrá en circulación tres tipos de títulos, de clase A con un derecho de voto por acción y las de B y C, con 20 derechos por participación según anunciaron en agosto.

El inusual anuncio de que no habrá miembros adicionales de la familia, limita el papel de Rebekah Neuman, esposa del fundador y prima de la actriz Gwyneth Paltrow, a pesar de ser considerada cofundadora e impulsara de la filial WeGrow, de colegios privados.

Más información
El gigante del ‘coworking’ WeWork prepara su salto a Bolsa aun con pérdidas crecientes
WeWork, firma de 'coworking', ya es la segunda mayor inmobiliaria mundial

La agenda de Cinco Días

Las citas económicas más importantes del día, con las claves y el contexto para entender su alcance
Recíbela

Sobre la firma

Alfonso Simón Ruiz
Graduado en Economía y máster de Periodismo UAM / EL País. En Cinco Días desde 2007. Redactor especializado en información empresarial, especialmente sobre el mercado inmobiliario, operaciones urbanísticas y, también, sobre la industria farmacéutica y compañías sanitarias.

Archivado En

_
_