WeWork, firma de 'coworking', ya es la segunda mayor inmobiliaria mundial

Con un valor de 41.000 millones, se sitúa solo detrás de Simon Property

Recepción de una de las oficinas de WeWork.
Recepción de una de las oficinas de WeWork.

¿Una empresa de espacios de coworking puede ser la mayor inmobiliaria del mundo? Hasta hace unos meses se podría considerar algo imposible, pero la firma estadounidense WeWork está rompiendo los estándares, igual que antes hicieron compañías tecnológicas como Google, Apple o Amazon. La disrupción en el real estate ha llegado, pero ¿cómo de sólida es?

Este martes la compañía anunció que ha recibido 2.000 millones de dólares (1.735 millones) de su accionista SoftBank, el gigante japonés en tecnología y telecomunicaciones. Tras esa nueva inyección de capital, la empresa con base en Nueva York alcanza un valor de 47.000 millones de dólares (40.800 millones de euros), según la valoración comunicada por la propia compañía en esta operación.

Esa cifra supone situarse por detrás únicamente de Simon Property, la mayor inmobiliaria del mundo, con una capitalización bursátil de 48.500 millones de euros para una empresa especializada en la propiedad de centros comerciales. WeWork supera ya a otros grandes como Prologis, especializada en logística y con un valor de 33.500 millones, y Public Storage, de almacenaje, con 30.000 millones, según recogen los datos de Thomson Reuters sobre los grandes Reits (o socimis) en el mundo. En Europa, la mayor empresa es Unibail-Rodamco-Westfield, operador de centros comerciales, con un valor de 19.590 millones.

WeWork fue creada en Nueva York por el israelí Adam Neumann y por Miguel McKelvey en 2010. Es el casero de 400.000 empresas y emprendedores en 425 localizaciones en 100 ciudades de 27 países, entre ellos España.

El éxito de la compañía llegó con un modelo disruptivo de oficinas, de espacios dedicados al coworking o zonas compartidas de trabajo, alquileres de corta duración y puestos de trabajo enfocados fundamentalmente a las nuevas empresas tecnológicas, emprendedores o pequeñas compañías de consultoría. Aunque ha contado con otra novedad: no hace falta ser propietario de los inmuebles, ya que se pueden realquilar, a semejanza de lo que hace un gran operador hotelero que no es dueño de los edificios. A esos aspectos suma un diseño rompedor (la actualización de lo que fue Google en las oficinas hace dos décadas) y un fuerte componente tecnológico para la gestión de los espacios.

Precisamente la entrada de SoftBank en el capital de la inmobiliaria llegó por ese componente tecnológico. El grupo japonés ya ha destinado 8.700 millones en esta compañía. En principio, la empresa nipona había anunciado que invertiría 13.900 millones, lo que le hubiese dado el control accionarial de WeWork, pero las incertidumbres en el Nikkei, como en el resto de Bolsas del mundo, rebajó la cifra final a 1.735 millones. El resto de accionistas, no detallados por la empresa, corresponden principalmente a firmas de capital riesgo.

La inmobiliaria ha sido categorizada dentro de los llamados unicornios, esas empresas frecuentemente vinculadas al mundo tecnológico que tienen un crecimiento exponencial. Su dimensión se puede apreciar al convertirse ya en el mayor inquilino de oficinas en Manhattan. Está por ver si ese valor actual de WeWork se confirma en una potencial y esperada salida a Bolsa, convenciendo a los posibles inversores de un modelo de negocio inmobiliario poco convencional. No hay que olvidar que la empresa todavía no da beneficios: hasta el tercer trimestre de 2018 perdió 1.040 millones.

Oficinas de 'coworking' de WeWork en Shanghai.
Oficinas de 'coworking' de WeWork en Shanghai.

Con el desarrollo de la compañía, ha ido diversificando su negocio, entrando a comprar algunas propiedades y yendo más allá de las oficinas. De hecho, junto a la inversión anunciada el martes, la empresa comunicó la creación del grupo The We Company, el paraguas bajo el que estará WeWork, WeLive (dedicado al residencial de alquiler con especios comunes siguiendo la misma filosofía) y WeGrow (a escuelas).

Presencia en España y nuevos negocios

Oficinas. España es uno de los 27 países en los que tiene presencia WeWork, concretamente en Madrid y Barcelona. En la Madrid es inquilino en tres edificios que a su vez realquila como coworking, todos en el área financiera de la capital: en la calle Eloy Gonzalo y dos en el paseo de la Castellana. En Barcelona cuenta con otras tres ofertas: dos en el entorno del distrito 22@ y otra cerca del Eixample.

Grandes empresas. Uno de los nuevos negocios de WeWork es dar espacios a grandes empresas, más allá de emprendedores. Microsoft, Facebook, BlackRock, Citi o Standard Chartered ya son clientes de la inmobiliaria. Según este operador, más del 30% de las compañías de Global Fortune 500 ya trabajan con la sociedad neoyorquina.

Normas