Ma cede la jefatura de Alibaba en un mal momento para el sector en China

Daniel Zhang heredará la presidencia, pero no el auge económico del país de los últimos años

Jack Ma, presidente saliente de Alibaba.
Jack Ma, presidente saliente de Alibaba.

La salida de Jack Ma abre una nueva era de nerviosismo para las tecnológicas chinas. El carismático cofundador de Alibaba, dejará su presidencia hoy, cuando cumpla 55 años. Su salida se produce mientras Pekín refuerza su control sobre otros jefes como Pony Ma, de Tencent, que también debe lidiar con la desaceleración de la economía china.

El traspaso de poderes será en gran medida simbólico. Ma permanecerá en el consejo de administración hasta que expire su mandato, en 2020. Lleva años preparando a la próxima generación de líderes de Alibaba, como su sucesor, Daniel Zhang, y la directora financiera, Maggie Wu, que desde junio supervisa la importante división de inversiones estratégicas de la empresa.

Ma se irá en un buen momento en comparación con el de sus contemporáneos. Robin Li, de Baidu, ha visto cómo la capitalización bursátil del buscador se reducía a la mitad en el último año debido a errores estratégicos. Tencent no parece poder quedarse al margen de la presión de las autoridades. Su rama de streaming de música se enfrenta a escrutinio antimonopolio después de una contundente restricción de su actividad principal el año pasado.

A pesar de gozar del estatus casi mesiánico de ser el capitalista más famoso de China, Ma ha permanecido relativamente indemne. Lo mismo puede decirse de su empresa. Se prevé que los ingresos anuales de Alibaba crezcan un 36%, hasta los 72.000 millones de dólares, en el presente ejercicio fiscal, a medida que las apuestas de diversificación en cloud computing, comercio minorista offline y otras áreas den sus frutos. Además, ha tomado medidas para mejorar la gobernanza y la transparencia. La planificación de la sucesión de Ma también lo distingue de muchos, como Richard Liu, de su rival JD, que no tienen un segundo al mando.

Zhang heredará la presidencia, pero no el auge económico que ha disfrutado Alibaba durante años. El éxito en el extranjero, difícil de alcanzar hasta ahora, será crucial, incluso con el aumento de las tensiones comerciales. El movimiento más inteligente de Ma puede haber sido dejarlo mientras aún iba por delante.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas