Construcción

Cemex hipoteca terrenos y edificios para aplazar la multa de Hacienda

La Audiencia Nacional permite parar la sanción hasta que dirima el recurso. La compañía aporta un seguro de 300 millones y otros avales

Cemex hipoteca terrenos y edificios para aplazar la multa de Hacienda

La historia de la controvertida multa que le impuso la Agencia Tributaria a Cemex tiene un nuevo capitulo. La Audiencia Nacional admitió a trámite en 2018 el recurso del gigante mexicano, así como las medidas cautelares que reclamaban la suspensión de la sanción. Pero para ello Cemex España ha tenido que presentar ante el tribunal avales de que iba a cumplir con ella, un seguro de caución por 300 millones además de diversas hipotecas sobre terrenos y construcciones, según las cuentas anuales de la filial Cemex España Operaciones.

Esta era una condición sine qua non que había impuesto la Audiencia para que Cemex no tuviese que pagar los 456 millones que le reclama el fisco desde 2013 hasta que el tribunal decidiese si anular o no la multa. La Agencia Tributaria debía dar el visto bueno a estos avales y garantías para suspender la multa, como así ha ocurrido en noviembre pasado, según las cuentas de la filial.

La Agencia Tributaria decidió en 2011 multar a Cemex España con 456 millones por los ejercicios entre 2006 y 2009. Acusaba a la filial española de la corporación mexicana de simular pérdidas en esos ejercicios para incrementar sus créditos fiscales. Hacienda consideró que 3.000 millones en bases imponibles negativas eran fraudulentas. Es decir, el fisco acusaba a la cementera de simular pérdidas mayores a las reales para pagar menos impuestos precisamente en los años del boom inmobiliario.

Pese a que la compañía firmó actas de disconformidad, presentó una declaración complementaria de los ejercicios de 2010 a 2013 para ajustar la forma de computar sus créditos fiscales y evitar así nuevas multas, aunque se reserva la opción de anular esas declaraciones si al final los tribunales le dan la razón. La compañía cerró 2018 con bases imponibles negativas por 40,08 millones, mientras que los créditos fiscales ascienden a los 51,9 millones.

El auto de la Audiencia Nacional en el que estima la suspensión cautelar de la multa tributaria revela su desglose en cada año inspeccionado. La mayor sanción pesa sobre las cuentas de 2009, de 339,48 millones, mientras que las de 2006, 2007 y 2008 son de 17,8 millones, 25,63 millones y 73,4 millones, respectivamente.

La sanción provocó un terremoto en el seno de la Agencia Tributaria. Le costó el puesto a una inspectora, que rechazó el recurso presentado por Cemex, aunque el Ministerio de Hacienda siempre negó una relación causa-efecto entre el expediente sobre Cemex y este despido. Y derivó en una cascada de dimisiones.

El fabricante de materiales de construcción recurrió a la Audiencia Nacional en noviembre de 2017, después de que el Tribunal Económico-Administrativo Central (TEAC) rechazase un recurso previo en septiembre de ese año.

La Audiencia justifica en el auto la suspensión de la multa por su alta cuantía y apunta a que cuenta con el visto bueno de la Abogacía del Estado. Ya cuando se conoció la multa la compañía anunció que agotaría los cauces legales para su recurso, que después de la Audiencia Nacional pueden llevar hasta el Tribunal Supremo. Sobre la compañía pesa otra multa, también paralizada por la Audiencia Nacional, pero de naturaleza bien distinta. La CNMC multó a Cemex con 5,9 millones de euros por prácticas contra la competencia en los sectores cementeros y de hormigón entre los años 2012 y 2014, en un expediente que afecta a otras nueve empresas del sector.

Cemex España Operaciones cerró el ejercicio de 2018 con unas pérdidas de 39,69 millones frente a los números rojos de 72,96 millones que registró en 2017. Esta aminoración de las pérdidas vino remolcada por una mejora en los ingresos, que fueron de 335,73 millones, frente a los 322,7 millones que registró un año antes. Las divisiones de cemento y hormigón son las responsables de esta alza de ventas.

Además consiguió zafarse de su deuda financiera en 2018. Según aparece en las cuentas, la compañía contaba con un préstamo sindicado por 5 millones que pidió en 2015 para la compra de la sociedad Cementos Blancos de Aragón y que venció el 3 de febrero de 2018.

Venta de activos

En los últimos años, Cemex ha puesto en marcha una intensa campaña de venta de activos. Según las cuentas de 2018 de su filial Cemex España Operaciones, en ese ejercicio se desprendió de cinco activos inmobiliarios. Se trata de tres fincas en Toledo, Castilla y León y Cataluña, además de una línea de producción en Azuara (Zaragoza). Solo la última ha generado plusvalías, por 462.000 euros, mientras que las otras tres operaciones han generado pérdidas por 283.000, 410.000 y 216.000 euros, respectivamente. La empresa obtuvo una ganancia por ventas del inmovilizado por 17.000 euros. Además, en el primer trimestre de 2019 cerró la venta de su división de cemento blanco a Çimsa por 180 millones.

Normas