Airbnb, Booking y Vrbo ya superan el millón de pisos para turistas en España

Airbnb entra en las reservas hoteleras para competir con Booking y Vrbo se especializa en familias y calidad para diferenciarse

Turistas en el barrio de la Barceloneta (Barcelona)
Turistas en el barrio de la Barceloneta (Barcelona)

El negocio de las casas para turistas no para de crecer. Los últimos datos recopilados por Cinco Días constatan que el volumen de inmuebles en alquiler para atender el incontenible flujo de viajeros por el mundo no para de crecer.

Las últimas previsiones de la Organización Mundial de Turismo constatan que de los 1.400 millones de viajeros internacionales en 2018 se pasará a 1.800 millones en 2030 y eso está siendo aprovechado por las tres grandes multinacionales que controlan el mercado (Airbnb, Booking y Vrbo) para seguir creciendo. Al cierre del primer semestre, las casas en alquiler de esas tres compañías en todo el mundo sumaban 14 millones, un nuevo máximo histórico. Una tendencia de la que no escapa España, el segundo país más visitado del mundo tras Francia, con 82,8 millones en 2018 y una previsión cercana a los 85 millones para este año.

Los datos recopilados por Cinco Días a través de las compañías muestran que por primera vez en la historia, el número de pisos turísticos en España habría superado el listón del millón (en concreto 1,05 millones), con una cuota de mercado mundial del 7%. Si se compara con el parque de viviendas en España (25,7 millones), el peso se limita al 4,1%. Airbnb controla medio millón de pisos, seguida por Booking, con 410.000 anuncios. En último lugar figura Vrbo, la nueva marca bajo la que Expedia unificó todas sus marcas de alojamiento (entre las que destacan Home Away, comprada en 2015), con 141.000 anuncios, muy concentrados en destinos vacacionales como Málaga o Palma de Mallorca.

De los cerca de 14 millones de anuncios en todo el mundo, 6 millones corresponden a Airbnb, 5,7 millones a Booking y 2 a Vrbo.

En cualquier caso, ambas clasificaciones van a sufrir variaciones en los próximos meses como consecuencia del cambio de estrategia emprendido por las tres grandes compañías. El más llamativo es el de Airbnb, que ante los obstáculos legislativos que ha encontrado en numerosas ciudades del mundo para integrar su modelo, ha optado por diversificar su negocio por áreas geográficas y sectores. En el primer caso, la prioridad pasa por crecer en Latinoamérica, Asia-Pacífico, Oriente Próximo y África, donde el peso de los anuncios apenas llegaba al 15% sobre el total y cuatro años después se ha duplicado hasta el 30%. De la exclusividad del alojamiento compartido ha pasado a un modelo en el que tiene cabida las reservas hoteleras, como muestra la adquisición de la compañía Hotels Tonight, especializada en reservas hoteleras de último minuto, culminado el pasado mes de marzo por un montante cercano a los 400 millones de euros.

Booking aspira a superar en el corto plazo a Airbnb ya que cree que el 40% de sus clientes en hoteles se alojará en pisos turísticos

Por su parte, Booking, muy centrada hasta ahora en las reservas hoteleras, ha optado por crecer también en los pisos para turistas. Al cierre del pasado ejercicio contaba con 28 millones de anuncios en su web, de los que 5,7 correspondían a lo que denomina alojamientos alternativos (casas y apartamentos), con una facturación generada de 2.490 millones de euros, un 20% del total de la cifra de negocio.

Desde la agencia online se muestran convencidos de que podrán superar a Airbnb en el corto plazo, gracias a la fidelidad de su base de clientes, ya que consideran que al menos el 40% de los que contrataban tradicionalmente una habitación de hotel optaron u optarán por lo que denominan un alojamiento alternativo (casas o apartamentos).

La última en la lista es Vrbo, que quiere distinguirse de la competencia con otro tipo de oferta. El catálogo de casas está más enfocado a familias y grupos de amigos y no incluye propiedades con alquiler de habitaciones. “Queremos huéspedes que busquen propiedades de calidad donde los viajeros tengan la seguridad de alquilar una casa completa que cumple con las necesidades que buscan”, remarcan desde la firma. De los dos millones de anuncios en todo el mundo, una parte muy importante está centrada en pisos, aunque también incluye bungalows, cabañas, resorts vacacionales, hoteles, caravanas o casas rurales.

Las hoteleras se interesan también por el negocio

Accor y Marriott. Las grandes cadenas hoteleras también han apostado por entrar en este segmento. La pionera fue la francesa Accor, que compró varias compañías de alquiler de apartamentos turísticos en 2016 para integrarlas en su estructura. La segunda fue la estadounidense Marriott (la mayor del mundo con 5.952 hoteles y 1,16 millones de habitaciones) que en mayo de 2018 puso en marcha un proyecto piloto en Londres de alquiler de casas compartidas. Solo cinco meses después, la cadena anunció que ampliaría esa iniciativa a otras tres ciudades europeas (París, Roma y Lisboa), con lo que contará con una cartera de 340 inmuebles.

España. Las dos únicas excepciones son Room Mate, la cadena dirigida por Kike Sarasola, y el Grupo Piñero, la octava hotelera española, con 13.000 habitaciones. La primera creó en 2014 la división de apartamentos turísticos Be Mate, que gestiona en torno a 600 apartamentos y ofrece 10.000 anuncios en su plataforma. Por su parte, el grupo Piñero, a través de su división Bahía Príncipe, tiene una línea de alquiler de apartamentos en México y República Dominicana, que suman 950 residencias.

 

Normas