Riesgo de recesión en EE UU y renta variable plana

Habrá nubes tormentosas para la economía y mercados de renta variable

La rentabilidad a vencimiento de la deuda del Tesoro de EE UU a diez años ha caído por debajo de la de la deuda a dos años por primera vez desde 2008, es decir, a largo plazo paga menos que a corto plazo. Se trata de una nueva inversión de la curva de rentabilidades a vencimiento, como a principios de año, y también se observa en la deuda de Reino Unido y Suiza, mientras la de Japón está a poca distancia.

Según nuestro análisis, esto significa nubes tormentosas para la economía y mercados de renta variable. Hay que tener en cuenta que una curva de rentabilidades invertida (o aplanada) ha demostrado históricamente ser predictor de recesiones y mercados bajistas de acciones. En EE UU, los últimos siete desplomes en renta variable han venido precedidos por una inversión de la curva. Además, cada mercado alcista ha comenzado con una recuperación y terminado con una recesión en EE UU desde 1950, y ha habido diez recesiones desde entonces.

¿Qué significa para los inversores? Es probable que asistamos a un máximo del mercado en los próximos doce meses, lo que tácticamente puede ofrecer un punto de entrada final de este ciclo, pero la ventaja será limitada en tiempo y tamaño. Sin embargo, estratégicamente es momento adecuado para reducir la asignación a renta variable.

En concreto, se suele producir una recesión en EE UU un año después de que se invierta la curva de rentabilidades de su deuda, pues está correlacionada con la diferencia entre la tasa de crecimiento de la economía y su potencial a largo plazo. Así que el crecimiento promedio del PIB real de EE UU se puede desa­celerar significativamente y ser alrededor del 1% en los próximos cinco años, con un período de contracción económica.

Aunque la curva de rentabilidades a vencimientos sea una de las variables en nuestra previsión de rentabilidades de activos, el que esté invertida indica que la renta variable de EE UU puede proporcionar solo una rentabilidad nominal anual del 2% durante los próximos cinco años, marginalmente por debajo de nuestras previsiones a largo plazo y muy por debajo de la rentabilidad anualizada de alrededor del 10% de los cinco años anteriores.

La rentabilidad real, descontando la inflación, puede ser alrededor de cero: la curva invertida en EEUU indica que el S&P puede situarse alrededor de los 3.000 puntos dentro de cinco años, casi sin cambio respecto a los niveles actuales. Además, esto no significa que el mercado esté plano sino que probablemente muestre considerable volatilidad, otra consecuencia típica de la inversión de la curva, de manera que volatilidad esperada en la renta variable de EE UU por el índice VIX de opciones puede aumentar hasta alrededor del 30% en los próximos dos años (la media de los últimos cinco años ha sido del 18,6%).

Luca Paolini es estratega jefe de Pictet AM

Normas