Entrevista al expresidente del Banco Central Argentino

Alejandro Vanoli: “Es necesario un giro de 180 grados en la política económica de Argentina”

El referente económico del peronismo asegura que se debe renegociar el rescate del FMI y vincular los pagos al crecimiento económico

Alejandro Vanoli
Alejandro Vanoli

Alejandro Vanoli (Buenos Aires, 1961) es uno de los principales economistas del equipo de Alberto Fernández, el candidato peronista que quedó a un paso de gobernar Argentina tras triunfar en las elecciones primarias del pasado domingo con el 47% de los votos frente al actual presidente y candidato a la reelección, Mauricio Macri, que obtuvo el 32%. Vanoli, que aclara que habla a título personal, asegura que un hipotético gobierno de Fernández renegociará los términos del rescate del Fondo Monetario Internacional (FMI) a Argentina por 57.000 millones de dólares, aunque remarca que “hay una absoluta voluntad de pago” de Fernández. El economista, que fue presidente del Banco Central argentino entre 2014 y 2015 y presidente de la Comisión Nacional de Valores entre 2009 y 2014, también sostiene que un futuro Gobierno de Fernández tiene que revisar el acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur y convocar a un acuerdo económico y social para bajar la inflación al tiempo que crezca la economía y los salarios.

Argentina vivió días convulsos tras las elecciones con la devaluación del peso (superior al 20%) y la caída de la Bolsa (del 30% el día posterior a los comicios). ¿Cuál es el mensaje de la candidatura de Fernández para los mercados?

Alberto Fernández solo puede avanzar en dar definiciones, como que se generará un plan de crecimiento consistente y que Argentina va a cumplir los compromisos que adquirió. No puede avanzar más allá porque todavía no es presidente. Creo que cuando un Gobierno, como el de Macri, solo trata de satisfacer los intereses de los mercados financieros termina generando políticas inconsistentes. A los mercados les satisfacía la política de no emisión monetaria y de déficit cero de Macri, pero esa política no solo no bajó la inflación sino que generó una recesión que puso al país al borde de la insolvencia. Hace falta un giro de 180 grados en las políticas económicas para que vuelva a crecer la economía.

¿Cuáles serán los principales ejes de ese giro de 180 grados de la economía?

En primer lugar, se va a convocar a un gran acuerdo económico y social entre empresarios y sindicatos en el que todos los sectores se comprometan a ser parte de un proceso de crecimiento y estabilidad donde el Estado establezca un marco para tarifas razonables, tasas de interés y tipo de cambio que estabilicen la economía e impulsen el crecimiento, además de la recuperación del salario real. El nuevo Gobierno tendrá que desindexar al dólar las tarifas de los servicios públicos, una decisión que produjo un aumento brutal del precio de los servicios públicos. Se deberá limitar la apertura descontrolada de las importaciones en un mundo proteccionista. Se tienen que establecer límites a los capitales especulativos que generan estos grandes desequilibrios de la economía. Otro de los ejes centrales del plan económico de Alberto Fernández consiste en renegociar el acuerdo con el FMI.

¿De qué manera renegociarán el rescate del FMI?

En primer lugar, Alberto Fernández manifestó claramente que su Gobierno tiene una absoluta voluntad de pago. Hay que renegociar el acuerdo, que técnicamente ya está caído por los incumplimientos de la gestión Macri, para pasar de un programa de ajuste a un programa de crecimiento. La forma de poder resolver el desequilibrio fiscal, que aumentó la gestión del actual Gobierno, no es el ajuste, sino generar políticas de crecimiento que van a permitir, entre otras cosas, recuperar la recaudación de impuestos y, de esa manera, poder volver a tener superávit fiscal y superávit externo con un tipo de cambio competitivo y estable. Es necesario extender el plazo de los pagos con el FMI y vincularlos al crecimiento del PIB. Está el precedente que la Argentina tuvo a partir de 2003 cuando Alberto Fernández era jefe de ministros del presidente Néstor Kirchner y la renegociación de la deuda con el FMI fue dura, pero exitosa. En 2006 se canceló totalmente la deuda con el FMI en el contexto de un país que se desendeudaba y acumulaba reservas.

¿Qué pasaría si el FMI tiene una postura muy dura y no quiere ceder?

Si no hay una postura razonable del otro lado, Argentina puede interrumpir las negociaciones y recuperar la capacidad soberana para fijar sus propias políticas. De alguna manera, el Fondo Monetario Internacional ha hecho un megadesembolso y tiene todos los incentivos de llegar a un acuerdo que no lo exponga a un fracaso muy grande como el que está teniendo. La experiencia pasada demuestra que la forma de generar sostenibilidad fiscal y de la deuda es a través del crecimiento económico. El nuevo gobierno tendría el margen suficiente y el derecho de fijar esa política. 

También proponen una renegociación del acuerdo de libre comercio entre la UE y el Mercosur. ¿Por qué?

Es deseable profundizar el comercio entre el Mercosur y la UE, y llegar a un acuerdo, pero hay que revisar ciertas cuestiones que no generan condiciones favorables para Argentina. Es necesario un proceso de negociación para llegar a un acuerdo que sea armónico.

¿Qué lugar ocupan las inversiones extranjeras en el plan de Gobierno? ¿Prevén algún tipo de nacionalización?

Alberto no planteó ninguna nacionalización. No está previsto. La estrategia es crecer sobre la base de tres motores: las exportaciones, las inversiones, incluyendo las extranjeras, y el consumo interno. Las inversiones extranjeras que estén en el marco de un proceso de inversión genuina, de desarrollo de la economía, van a ser bienvenidas para poder ser partes y socias de un proceso de crecimiento y desarrollo. No hay ninguna actitud de hostilidad y, por el contrario, sí el deseo de que estén presentes en los sectores donde puedan contribuir.

Normas