Mahou reparte un dividendo récord de 50 millones con su beneficio más bajo desde 2013

La cervecera tuvo una ganancia neta de 124 millones en el último ejercicio

Mahou pulsa en la foto

Mahou San Miguel,el principal fabricante español de cerveza por volumen de producción e ingresos, tuvo un año 2018 de récord, no solo a nivel de facturación, sino también por la retribución que sus accionistas aprobaron con cargo a ese ejercicio.

El capital de la compañía está dividido, casi al 50%, por las familias Mahou y Gervás. La primera articula su participación, de exactamente el 50% de las acciones, a través de la sociedad Las Tejoneras. Por su parte, la familia Gervás posee el 49,84% del accionariado a través de dos firmas: Sociedad Gala de Inversiones (22,69%) e I. P. L. Gala Internacional (27,15). El 0,16% restante está en manos de otros accionistas.

Los propietarios aprobaron un reparto de dividendo de 50 millones de euros con cargo a los beneficios del ejercicio 2018, como consta en las cuentas consolidadas del grupo depositadas en el Registro Mercantil. Se trata de una cifra récord, que supera en un 25% los 40 millones que los accionistas se repartieron en los tres ejercicios anteriores. Y lo hace tras haber registrado en 2018 un beneficio inferior al que tuvo en esos años. De hecho, el resultado consolidado del último ejercicio es el más bajo desde 2013.

Mahou San Miguel tuvo un beneficio neto de 124,4 millones en 2018, un 2,6% menos, como figura en sus cuentas. Es el cuarto ejercicio seguido en el que el grupo disminuye su resultado neto, una tendencia inversa a la que han seguido sus ingresos, que como anunció Mahou en abril, alcanzaron los 1.298 millones, encadenando cinco ejercicios consecutivos, al alza. La merma en la ganancia neta tiene su origen, en parte, en el incremento en el volumen de inversiones que la compañía acometió durante el año, 120 millones, un 31,5% más, destinados “a la actualización y mejora de nuestros centros de producción, a la innovación de productos y a la premiumización del sector”, dice la empresa.

En la presentación de resultados de abril, en la que no publicó el resultado neto, la empresa reveló un beneficio antes de impuestos de 170 millones, un 1% más. Una mejora que no se produjo gracias a su negocio en India, donde se apuntó una pérdida bruta de casi cinco millones de euros, como consta en su memoria anual. La cervecera abrió es filial en 2014, y un año después comenzó a fabricar en el país, en el que trabajan 122 personas.

En 2018, Mahou invirtió 10,1 millones a través de una ampliación de capital en esta filial, de la que ostenta el 98,9% del capital de forma directa, y el resto a través de otra de sus filiales, Cervecera Independiente. Mahou Andina, su filial chilena, también tuvo pérdidas antes de impuestos de 400.000 euros. Por contra, su negocio en EE UU, donde posee participaciones en las cerveceras Founders y Avery Brewing, tuvo un beneficio bruto de tres millones.

En total, el negocio internacional de Mahou San Miguel generó el 4% de sus ingresos, unos 52 millones de euros.

Hacienda le reintegra 12 millones

Actas. La Agencia Tributaria reembolsó a Mahou en 2018 casi 12 millones, después de que la Audiencia Nacional le diera la razón en 2017 en su recurso ante unas actas por el pago del IVA de entre 2009 y 2012. Mahou indica en sus cuentas que el Abogado del Estado presentó recurso ante el Supremo, pero no se personó. Por contra, la Audiencia Nacional desestimó el pasado enero un recurso por unas actas relativas al IRPF de entre 2009 y 2012, por 1,2 millones. Mahou recurrió ante este órgano otra acta de 17 millones por Sociedades de 2008 a 2011, de la que aún no hay resolución. Además, la Agencia Tributaria le ha abierto nuevas actas por IVA y Sociedades de 2013 a 2015, firmadas en disconformidad, aunque no especifica importes.

Normas