BBVA nombra a un hombre de la casa como presidente de DCN tras el caso Villarejo

Álvaro Aresti, con 33 años de experiencia en el banco, se pone al frente de la empresa tras la Operación Chamartín

Alvaro Aresti, nuevo presidente de DCN.
Alvaro Aresti, nuevo presidente de DCN.

BBVA ya ha elegido un sustituto para Antonio Béjar en Distrito Castellana Norte (DCN), dimitido tras el caso BBVA-Villarejo. El banco ha elegido a un hombre de la casa, Álvaro Aresti, para enfrentarse al arranque de la Operación Chamartín en Madrid, aprobada la pasada semana.

Aresti cuenta con una trayectoria profesional de más de 33 años en BBVA, donde hasta mayo de 2019 era responsable de Global Client Coverage & Corporate Finance, en el área de banca mayorista, Corporate & Investment Banking (CIB), según el comunicado de ayer de la empresa. Es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y tiene el título Certified European Financial Analyst por IEAF (European Federation of Financial Analysts).

En su curriculum, Aresti no cuenta con experiencia directa en el mercado inmobiliario. Su carrera en el banco está centrada en el mercado de capitales y la banca corporativa, un hecho que podría reforzar la idea que corre por el sector inmobiliario de que BBVA se desprenderá de su participación o buscará socios inversores para arrancar las obras, ya que las entidades financieras están muy controladas por el Banco de España y el Banco Central Europeo respecto a las necesidades de capital. DCN siempre asumió que el proyecto podría superar los 6.000 millones de euros de inversión en 20 años.

DCN es la empresa que tiene una opción de compra sobre los terrenos Adif, en la mayor parte del suelo de la operación, por el que deberá pagar más de 1.200 millones de euros al administrador ferroviario. Está controlada en un 75% por BBVA y el resto por la constructora Grupo San José.

La Operación Chamartín, conocida ahora como Madrid Nuevo Norte, fue aprobada el pasado 29 de julio por unanimidad de los grupos políticos, tras 26 años de planes frustrados. La exalcaldesa Manuela Carmena negoció con DCN y Fomento el nuevo proyecto en el norte de la capital, en el que se levantarán 10.500 viviendas y un nuevo centro financiero, con multitud de edificios de oficinas, junto a la Estación de Chamartín. El nuevo regidor, José Luis Martínez Almeida (PP), decidió llevar a aprobación el plan impulsado por Carmena al primer pleno de la legislatura y recibió el visto bueno de PP, Más Madrid, PSOE, Ciudadanos y Vox.

El nuevo presidente llega para sustituir a Béjar, un veterano del sector inmobiliario y también directivo de amplia experiencia en BBVA, donde era hombre de confianza del expresidente Francisco González. Béjar fue jefe del área de riesgos y recuperaciones inmobiliarias de la entidad financiera, y figura como investigado en el conocido caso Villarejo. El magistrado titular del Juzgado Número 6 de Instrucción de la Audiencia Nacional, Manuel García Castellón, citó como investigado a Béjar por el caso de las contrataciones encargadas al excomisario por la entidad financiera en época de la presidencia de Gónzález.

A cargo de un megaproyecto

En el nuevo barrio de Madrid Nuevo Norte serán construidas 10.485 viviendas, además de alrededor de 1,5 millones de metros cuadrados de oficinas y otros 103.119 metros cuadrados de uso comercial, con una inversión en desarrollos de alrededor de 6.000 millones de euros en los 20 años en los que se alargará el proyecto. Al plan le falta la ratificación de la Comunidad de Madrid y podría comenzar las obras el año que viene.

Generará un enorme negocio para los promotores inmobiliarios, tal como lo recoge la documentación municipal de este proyecto, donde se indica que el precio total de venta de viviendas y terciario (oficinas y superficies comerciales) alcanzará los 13.198 millones.

Normas