Los jóvenes, más expuestos a las enfermedades de transmisión sexual

Aumentan los casos de gonorrea, sífilis y clamidia en menores de 35 años

ETS

Es normal que te entren ganas de hacerlo en la [cama] de tus padres; uy, si no están tus padres, claro; de darte un festival cuando vas de festival; ganas de meter primera, segunda y tercera... Lo que no es normal es que te entren ganas de complicarte la vida. Prevenir las enfermedades de transmisión sexual está en tu mano, no te compliques y usa siempre el preservativo”.

Así reza la campaña de prevención lanzada a mediados de junio por el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social, con la intención de, por un lado, reducir el incremento de los casos de las enfermedades de transmisión sexual (ETS), principalmente en los jóvenes menores de 35 años, y por el otro, de concienciar a la población sobre su responsabilidad en la mejora de la salud sexual y de las personas con las que se relacionan, arguyen en un comunicado.

Sanidad lanza una campaña ante el menor uso del preservativo

La incidencia de infecciones por gonorrea, sífilis y clamidia, las más frecuentes en ese orden, ha aumentado de forma progresiva en los últimos años, señala el doctor Javier de la Fuente, coordinador del grupo de enfermedades infecciosas de la Sociedad Española de Medicina Interna (SEMI). La gonocócica registra una tasa de 18,74 casos por cada 100.000 habitantes (8.722 afectados en 2017 frente a los 805 en 2001 cuando comenzó la tendencia alcista), según el último informe de Vigilancia epidemiológica de las infecciones de transmisión sexual en España que recoge anualmente el Instituto de Salud Carlos III.

Lo mismo sucede con la sífilis, aunque la subida es menos acusada: 10,61 por cada 100.000 (4.941 contagiados respecto a los 700 de hace 18 años). Y la clamidia, con 9.865 notificaciones en las 15 comunidades que disponen de este sistema de supervisión, lo que supone una tasa de 24,55 casos por cada 100.000 habitantes.

Si bien la primera afecta a los hombres (20-24 años) y la segunda perjudica a ambos sexos al 50% (25-34 años), la tercera recae en mujeres de entre 20 y 24 años, indica el reporte. “Suelen acontecer en gente joven, por debajo de los 35 años, con un claro predominio, menos en las de clamidia, del sexo masculino, entre hombres que tienen sexo con hombres”, precisa De la Fuente.

¿A qué se debe este repunte? “Ha habido cierto relajamiento en las medidas de protección. Influye también la mezcla de sexo y drogas [mefedrona, metanfetaminas, ketamina, éxtasis] en fiestas [para desinhibirse], lo que se conoce como chemsex. Y la facilidad que dan las aplicaciones al permitir contactos rápidos y fáciles de tipo sexual”, explica.

¿Dónde acudir?

Centros de atención. En Barcelona y Sevilla hay puntos de atención continuada (checkpoint) y en Madrid está el Centro Sandoval. Visite a su médico de cabecera.

Otras en auge. El virus del herpes tipo 2 y el del papiloma humano. Este último puede ser oncogénico, o sea, los genotipos 16 y 18 pueden ocasionar cáncer de recto o de cuello de útero, avisan los epidemiólogos.

Jorge del Romero, portavoz del grupo de estudios de ETS de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC), añade “la pérdida del miedo al sida”. Es decir, el optimismo que ha generado la efectividad de la terapia antirretroviral, que tras las evidencias científicas no solo mantiene la carga viral indetectable –los pacientes no mueren ya por este motivo–, sino que impide también su transmisión.

“Es un cóctel, el uso de drogas, de apps para buscar parejas sexuales por internet y la eficacia del tratamiento del VIH, que afecta sobre todo al colectivo de homosexuales, pero que comienza a extenderse en la población heterosexual y en las mujeres”, insiste Del Romero, también director del Centro Sanitario Sandoval en Madrid, especializado en esta área.

Las erupciones pueden aparecer en el área genital, la región anal, perianal o en la cavidad oral (faringe). Y puede acarrear otras complicaciones. Por ejemplo, las infecciones por gonorrea –cuyo tratamiento presenta en la actualidad multirresistencia a los derivados de la penicilina y a los macrólidos (antibióticos), lo que dificulta su abordaje– y clamidia pueden ocasionar infertilidad o endometriosis en las féminas, advierte De la Fuente.

Por eso la alerta y la campaña de Sanidad porque, además, el uso del preservativo se ha reducido en los últimos años entre los jóvenes de 15 a 18, apuntan desde el Gobierno. Desde la SEMI y la SEIMC creen que es fundamental promover la educación sexual en las escuelas: “No es bueno que sea directamente a través de la pornografía como sucede hoy”, opina De la Fuente. Y adaptar el mensaje a la edad y que sea más rotundo, sugiere Del Romero.

Normas