ASESORAMIENTO FINACIERO

¿Cómo preparamos nuestras inversiones para el verano?

En verano suele caer el volumen y subir la volatilidad; es buen momento para revisar las carteras

¿Cómo preparamos nuestras inversiones para el verano?

A escasos días para comenzar julio decimos adiós al primer semestre del año y miramos hacia una de las épocas favoritas de casi todos los españoles: las vacaciones de verano. Con la subida de las temperaturas -especialmente este año -, evitar pensar en esos días de descanso que están a la vuelta de la esquina se hace casi imposible. Para despreocuparnos en vacaciones es importante hacer balance: ¿tengo el perfil de riesgo adecuado?

Las vacaciones suelen ser un periodo para desconectar del trabajo, descansar, disfrutar y recargar pilas para la ‘vuelta al cole’, pero, a veces, esa calma veraniega se puede truncar cuando llega a nuestros oídos que los mercados están cayendo. Es entonces cuando nos preocupamos por nuestras inversiones y nos hacemos la clásica pregunta: ¿debería haber vendido antes de irme de vacaciones?

Enfrentarse a jornadas de incertidumbre bursátil nunca es una tarea fácil y mucho menos si estamos de vacaciones. Por ello, para evitar inquietarnos por nuestras finanzas entre baño y baño, es importante proteger nuestra cartera, hacer balance de nuestra situación financiera para ver si tenemos los productos que mejor se adaptan a nuestras circunstancias y objetivos y contar con un asesor financiero que nos acompañe siempre y, especialmente, cuando llegan las turbulencias.

Los mercados en verano: ¿una oportunidad para comprar?

Por lo general, julio y agosto suelen ser los meses con menos actividad de cada año. El volumen de negociación cae, lo que hace que cada noticia impacte con mayor intensidad en los mercados. Y es que, aunque parece que en verano el mundo se para -sobre todo en agosto-, la realidad, a veces, es bien distinta.

Basta con echar la vista atrás y recordar episodios como el de la crisis del euro, con el presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, pronunciando en julio de 2012 su famoso “whatever it takes”, o la crisis de china que dio lugar al “el lunes negro de las bolsas” de agosto de 2015, que se saldó con importantes caídas en todos los índices bursátiles.

Este año, las vacaciones se acercan mientras continúa la guerra comercial entre China y Estados Unidos, el Brexit sigue a la espera -con un nuevo primer ministro británico en camino-, se celebran elecciones en Grecia el próximo 7 de julio y en nuestro país seguimos a la espera de que se forme el nuevo Gobierno. Todo ello, en un clima de desaceleración, que no de recesión, económica mundial.

¿Cómo nos enfrentamos a la incertidumbre? A la espera de lo que pueda dar de sí e impactar la actualidad en los mercados, debemos contar con que, en verano, la volatilidad tiende a subir. Desde Bloomberg explican que, en los últimos veinte años, de media agosto ha sido el mes en el que más se ha incrementado la volatilidad, algo que no nos debería asustar.

Como inversores tenemos que entender que las caídas son parte del ciclo normal de la inversión y que la volatilidad es una oportunidad para entrar en el mercado y comprar a mejores precios. Si vemos las cifras de Inverco de suscripciones a fondos de inversión de los últimos años, vemos que mientras que julio ha sido uno de los meses en los que más dinero ha entrado, agosto encabeza la lista por ser uno de los meses en los que menos suscripciones se hacen.

Después de vivir un mes de mayo en el que el sell in may and go away se ha cumplido y un 2018 en el que prácticamente todos los mercados han terminado en negativo, parece que el nerviosismo se ha instalado entre los inversores. En diciembre del año pasado, los fondos de inversión acumularon más de 2.300 millones de euros en reembolsos netos, una tendencia que se inició en septiembre y que, de momento, está continuando en 2019, con salidas netas acumuladas a cierre de mayo de 375 millones de euros, si bien solo en mayo se han producido suscripciones netas por 414 millones de euros.

¿Qué podemos hacer este verano? Cuando la volatilidad sube, los mercados caen. Por ello, en lugar de dejarnos llevar por nuestras emociones y salirnos del mercado, podemos aprovechar la volatilidad veraniega para entrar en el mercado y comprar más barato. O, por otro lado, si no queremos hacer ningún movimiento en vacaciones, podemos mantener nuestra inversión recordando cuál es nuestro horizonte temporal, porque el tiempo siempre nos va a ayudar a apaciguar las jornadas de volatilidad: cuanto más tiempo estemos invertidos más probabilidades tendremos de lograr nuestra rentabilidad objetivo y de que nuestro capital no pierda valor.

Redefinir objetivos y perfil de riesgo

Llegar al ecuador del año puede ser una oportunidad para hacer balance de nuestra situación financiera para ver si tenemos la cartera de inversión que mejor se adapta a nuestras circunstancias personales y objetivos.

Una de las cosas que nos debemos plantear es si desde que comenzamos a invertir nuestro dinero ha cambiado algo de nuestra situación, tanto personal como financiera, que pueda afectar a nuestros objetivos a largo plazo. Puede que nos vaya a surgir una situación que nos exija liquidez, o que nuestras metas hayan cambiado. En ese caso es fundamental analizar cuál es nuestro perfil de riesgo y ajustarlo a nuestras nuevas circunstancias, para ver si podemos asumir más o menos riesgo.

Si nuestras circunstancias no han cambiado, la llegada del verano es una buena ocasión para hacer balance de la rentabilidad que nos está dando nuestra cartera y ver si estamos invirtiendo en los activos que necesitamos para cumplir nuestros objetivos.

Con todo, en un año en el que todos los activos han subido mucho, la mejor forma de protegernos frente a posibles caídas es contar con carteras diversificadas que sean capaces de capturar oportunidades en todo el mundo y que nos protejan cuando lleguen los números rojos. Tener inversiones globales, que combinen distintos sectores, activos y estilos de gestión es la mejor opción para protegernos cuando llega la incertidumbre.

Normas