FINANZAS PERSONALES

¿Por qué contar con un asesor financiero es importante?

El asesoramiento financiero es clave para alcanzar tus objetivos

¿Por qué contar con un asesor financiero es importante?

Cada vez son más los españoles que acuden a los mercados financieros para hacer crecer su dinero. Aunque la crisis financiera sembró un panorama de cierta desconfianza en torno a los productos financieros, lo cierto es que el ahorro privado está ganando adeptos. Y no solo eso, sino que cada vez se quiere asumir más riesgo, aunque, aquí nos encontramos con las dos caras de la moneda.

El actual entorno en el que nos encontramos, con el incremento de la esperanza de vida y las dudas en torno a la sostenibilidad del sistema público de pensiones, está llevando a muchos ahorradores a invertir su dinero a largo plazo -principalmente en planes de pensiones y fondos de inversión- para asegurarse una jubilación tranquila.

La otra variante la encontramos en aquellos que invierten por su cuenta, fundamentalmente en acciones o en otros productos derivados, con el objetivo de asegurarse una ganancia en un breve periodo de tiempo. Historias como la de “El lobo de Wall Street” hacen que muchos inversores quieran invertir por su cuenta, o dejándose guiar por aquello que les ha dicho un familiar o un amigo que va a subir, algo que raramente se cumple todas las veces, puesto que, como recuerda Santiago Satrústegui, presidente de Abante, nadie tiene la bola de cristal.

Profesionalizar nuestras inversiones

Si recurrimos al médico cuando nos encontramos mal, a un abogado cuando tenemos un problema legal o a un informático para que nos arregle el ordenador; ¿por qué no recurrimos a un asesor financiero para que nos ayude a gestionar nuestro dinero?

Las cifras demuestran que cada vez hay más inversores que apuestan por el asesoramiento financiero para gestionar su patrimonio. De la encuesta sobre jubilación y longevidad que hemos elaborado en Abante, se desprende que entre los españoles que están ahorrando, la mitad dispone de asesoramiento personalizado para sus inversiones, especialmente los mayores de 55 años, en los que el porcentaje se eleva hasta casi el 70%.

¿Tenemos conocimientos financieros? Una de las cuestiones por las que resulta fundamental contar con un servicio de asesoramiento financiero es la falta de cultura financiera que hay en España. En este sentido, el Banco de España y la CNMV elaboraron una encuesta de competencias financiera en la que se ponía de manifiesto que la gran mayoría de los españoles desconocen ciertos conceptos financieros: solo el 46% declaró que sabía qué es el interés compuesto y el 49% la diversificación del riesgo.

Conocer a la persona

“Nosotros creemos que asesorar es gestionar las emociones de las personas porque pensamos que el ser humano está muy mal equipado para enfrentarse al mundo en el que vivimos y, sobre todo, al mundo de la inversión”, destaca Santiago Satrústegui.

En un entorno cambiante, con un futuro incierto, ¿cómo nos preparamos para lo que puede venir? Y si surge una nueva crisis financiera, ¿cómo gestionamos nuestras finanzas y, en consecuencia, nuestras emociones?

Cuando llegan momentos complicados para los mercados financieros, es muy importante contar con un asesor financiero que nos acompañe y que nos ayude a comprender lo que está sucediendo y el impacto que esto puede tener en nuestras inversiones, porque, además de nuestro dinero, hay que gestionar nuestras emociones, algo que, las nuevas tecnologías como los robo advisors no pueden hacer.

La experiencia nos dice que las decisiones de inversión que tomamos no están exentas de emociones. Muchas veces solemos dejarnos llevar por nuestra parte emocional, pensamos en el corto plazo y solemos actuar de forma irracional: “Cuando los mercados bajan y los precios se ponen más baratos la gente vende más. Cuando suben es cuando más se compra, esto se debe al componente emocional del inversor. Por eso, es necesario entender que el dinero es una parte importante de cualquier proyecto vital” recuerda Satrústegui.

En este sentido, también hay que tener en cuenta que cada inversor es diferente, con distintas inquietudes y objetivos y que no todos los productos le van a ayudar a cumplir sus metas ni se van a adaptar a su perfil de riesgo. Y es precisamente por eso, por lo que antes de acudir a los mercados financieros, hay que realizar un ejercicio de planificación financiera y contar con un asesor que entienda nuestro proyecto vital, cuáles son nuestras circunstancias personales y financieras y qué queremos lograr con el dinero que vamos a invertir.

Normas