Economía

La rendición de los bancos centrales

"Esperamos una desaceleración económica en los próximos trimestres, no una recesión"

La rendición de los bancos centrales

La semana pasada hemos tenido novedades por parte de los bancos centrales, que han dado un paso más en la política implementada en los últimos años y cuyas consecuencias es complicado de predecir. La efectividad de dichas medidas forma parte del debate actual.

En lugar de tener unos bancos centrales independientes, que actúen como garantes del sistema financiero y tengan como objetivo la estabilidad de precios y el crecimiento económico, nos encontramos hoy con unos bancos centrales data dependientes, que parecen mirar las oscilaciones diarias de los mercados.

Solo así se puede entender el último movimiento de la Reserva Federal de anunciar para este año bajadas en los tipos de interés. Hoy el mercado, guiado por las palabras de Powell, descuenta tres bajadas en los próximos meses. Hay que recordar que la economía americana goza en estos momentos de buena salud económica, con una tasa de desempleo del 3,6%, lo que se convierte en mínimos de las últimas décadas.

Esperamos una desaceleración económica en los próximos trimestres, no una recesión.

 

La justificación se fundamenta en ponderar los riesgos que puedan venir (guerra comercial) en la economía. Mejor aplicar medidas antes que después, que puede llegar a ser demasiado tarde…aunque con unos tipos al 2,35% no parece que haya una política muy restrictiva. También hay que mencionar que hoy no hay presiones inflacionistas en la economía.

Dos días antes de la comparecencia de Powell, era Mario Draghi el que, dando una vuelta de tuerca más, volvía a dar indicios de más medidas expansivas que esperamos conocer en próximas reuniones del Banco Central Europeo. Parte del mercado especula con una tasa de depósito más negativa todavía a la actual (-0,4%). ¡Prestar dinero no solo no tiene rendimiento, sino que cuesta … el mundo al revés!

En el fondo de esta política está el “whatever it takes” de Mario Draghi de 2012, es decir, vamos a hacer todo lo posible para que la economía no se debilite. El problema de todo ello es que los ciclos económicos siempre han existido y existirán, por lo que intentar que siempre la economía esté en crecimiento es inútil.

Muy al contrario, estas medidas lo que están provocando es una mayor fragilidad financiera que, eventualmente, podría tener un mayor coste económico.

La disciplina del mercado ha funcionado relativamente bien en las últimas décadas en Occidente y los bancos centrales están debilitando este principio. Sin ir más lejos, hoy tenemos a España financiándose a 10 años al 0,39% (mínimo histórico). ¿Qué incentivo tenemos para cuadrar las cuentas públicas después de 10 años de déficit público? ¿Quizás Salvini esté en lo cierto al propugnar un mayor gasto público a pesar del endeudamiento italiano? Total, si el BCE nos va a financiar…

El debate está abierto y solo después de unos años veremos lo adecuado o no de las políticas monetarias actuales.

Normas