Medios

Berlusconi refuerza su control en Mediaset con acciones de lealtad de hasta 10 votos

Crean un sistema de acciones de lealtad que puede permitir que la familia italiana supere el 50% de los derechos de voto

Berlusconi refuerza su control en Mediaset con acciones de lealtad de hasta 10 votos

La propuesta de fusión entre Mediaset Italia y Mediaset España en la sociedad holandesa MFE permitirá que los actuales accionistas de ambas sociedades ejerzan un poder reforzado en el grupo resultante mediante acciones de lealtad que permitirán inicialmente 3 votos, pero que con el tiempo pueden alcanzar hasta 10 votos. Ese blindaje de los accionistas estables beneficiará sobre todo a la familia Berlusconi, primer accionista con el 35% del capital, que ha tenido varios desencuestros con el segundo, Vivendi, con el que no han mantenido conversaciones para realizar esta operación. De hecho, el jefe de Mediaset, Pier Silvio Berlusconi, señaló el viernes en una presentación cerca de Milán que la sociedad de su familia, Fininvest, podría superar el 50% de los derechos políticos en MFE, según recoge Bloomberg.

MFE introducirá en su capital las llamadas acciones de lealtad, que premian con derechos de voto extra a los accionistas con vocación de permanecer a largo plazo en una empresa. Es una figura que ya existe en muchos países de Europa (como Francia, Italia, Países Bajos o Dinamarca) y que el Ministerio de Economía pretende introducir en el mercado español en la próxima reforma de la ley de sociedades de capital, según publicó CincoDías.

En MFE, la compañía creará de forma paralela a la fusión un nuevo tipo de acciones especiales. Una especie de títulos B (como los que tienen Abengoa y Grifols) con más derechos de voto, pero que no cotizarán, no tienen apenas derechos económicos (tan solo un valor nominal de hasta 0,09 euros cada una) y no pueden ser transferidas. De hecho, si su titular quiere abandonar el capital, se autodestruyen.

Los actuales accionistas de ambas compañías podrán solicitar la primera modalidad de estas acciones de lealtal en pleno verano, entre el 15 de julio y el 26 de agosto. Una vez se complete la fusión, recibirán esta primera modalidad, que les otorgará tres derechos de voto. Los inversores que compren acciones de Mediaset tras la fusión deberán esperar tres años en el capital para tener esos tres derechos de voto.

Cuando un accionista conserve durante dos años este primer tipo de acciones de lealtad, volverá a ver premiada su fidelidad. Canjeará cada una de ellas por una del segundo tipo, que le permitirá disponer de cinco derechos de voto. Y una vez que transcurran tres años más dispondrán de 10 derechos de voto por cada acción ordinaria.

Este sistema permitirá que los Berlusconi, con el expresidente italiano Silvio Berlusconi a la cabeza, blinden su poder en el accionariado desde el minuto cero. De acuerdo a la ecuación de canje establecida, pasarán a controlar un 35% del grupo resultante, pero con el doble de derechos de voto desde el minuto cero. Cinco años después, podrá multiplicar estos derechos de voto por 10. Un caso similar al de Vivendi, que previsiblemente será el segundo accionista del grupo con alrededor del 20% del capital. 23%.

Normas