Carmena desiste de aprobar la Operación Chamartín por el rechazo del PSOE

Los socialistas rehúsan dar luz verde al macroproyecto en un pleno extraordinario antes de las elecciones del 26M. Van ya 26 años desde que se ideó este plan urbanístico de Madrid

Carmena desiste de aprobar la Operación Chamartín por el rechazo del PSOE

Otra legislatura que concluye sin Operación Chamartín, así desde 1993 que se ideó el macroproyecto. El ahora denominado Madrid Nuevo Norte no se aprobará finalmente en este mandato después de que el PSOE se haya opuesto a convocar un pleno extraordinario que debería celebrarse el próximo viernes, un día antes de la jornada de reflexión para las elecciones municipales.

Tras la reunión mantenida este martes en el Palacio de Cibeles entre el Gobierno de Manuela Carmena y la oposición, a la que no ha acudido el PP, la edil del PSOE Mercedes González ha sostenido que si aprobase en este momento se pondría en juego la seguridad jurídica y el plan acabaría en los tribunales, informa Efe. La responsable socialista en urbanismo ha señalado que tras 25 años de bloqueo se pueden esperar cuatro meses más para mejorar un plan que prevé construir 10.500 viviendas y un gran centro de negocio al norte de la capital.

El lunes, la Comunidad de Madrid (PP) envió el último documento, el informe ambiental, que estaba pendiente para aprobar la operación. El Ayuntamiento llevaba desde marzo esperando ese estudio para el que el Ejecutivo regional tenía cuatro meses de plazo para entregarlo. Ante la convocatoria electoral del 26-M, surgieron las suspicacias sobre un posible intento de bloqueo de la Comunidad.

De hecho, el envío del informe ambiental este lunes era un regalo envenedado para Carmena. Si convocaba un pleno urgente antes del 26-M se encontraría con el voto negativo de parte de su grupo municipal, Ahora Madrid, concretamente de los concejales de IU y Anticapitalistas, que en esta convocatoria electoral se presentan en Madrid en Pie y con el rechazo de la Operación Chamartín como su gran caballo de batalla.

Por su parte, el PP no ha acudido a la reunión convocada a las 12 horas por la alcaldesa, al considerar que no tenía validez alguna y que lo único aceptable hubiera sido una junta de portavoces --recuerdan que es Carmena la que tiene potestad para convocar plenos extraordinarios--. Ciudadanos sí ha acudido y ha defendido que se debía convocar el pleno, aunque fuera "sin dormir", informa Europa Press.

Carmena ha explicado a la prensa que, tras consultar la jurisprudencia, se ha encontrado con que podían dar "con algún tipo de riesgo", por lo que opta por no convocar ni comisión ni pleno de carácter extraordinario y urgente. La alcaldesa ha declarado que para ella hubiera sido importante "que se hubiera podido aprobar" pero se han encontrado con varias "sorpresas", como que el informe remitido in extremis por la Comunidad "exige cuatro nuevas condiciones que es necesario analizar", todas ellas aceptables y a las que darán cumplimiento "pero no en 24 horas".

"A la vista de esto, lo lamento mucho pero para gobernar hay que ser audaz y prudente. Es importante para mí que se aprobara en un pleno pero reconozco que no lo puedo poner en peligro", ha declarado la alcaldesa, que se ha comprometido a elevar Madrid Nuevo Norte en el primer pleno ordinario que se convoque pasadas las elecciones, ya en julio, si repite como regidora.

10.500 viviendas y negocio de 13.000 millones

En este plan urbanístico —renegociado en esta legislatura entre Fomento, Distrito Castellana Norte (DCN) y Ayuntamiento— está previsto la construcción de 10.500 viviendas y un centro de negocios, que conllevará una actividad de más de 13.000 millones. Los derechos de gran parte del suelo corresponden a DCN (BBVA y Grupo San José) por un acuerdo con el administrador ferroviario Adif. Por ese pacto, la empresa deberá pagar más de 1.200 millones de euros en 20 años por esos terrenos.

La empresa promotora también lamentó que no se haya aprobado el plan pero espera con esperanza a la siguiente legislatura: “En DCN reiteramos nuestro compromiso con Madrid y los madrileños para llevar a cabo Madrid Nuevo Norte, un proyecto que beneficia a la ciudad y que ha conseguido aglutinar un enorme consenso político y social. Lamentamos el retraso que se ha producido en el procedimiento administrativo y confiamos que los próximos equipos de Gobierno del Ayuntamiento y la Comunidad hagan de la aprobación del proyecto su prioridad, tal y como piden los ciudadanos”.

Es la segunda vez que la operación se queda a las puertas de ser aprobada antes de unas elecciones. En concreto, en la anterior legislatura también Ana Botella (PP) estuvo a punto de dar vía libre en 2015, pero tampoco convocó un pleno en mayo. Vuelve a quedar ahora en el aire qué sucederá en la siguiente legislatura. Incialmente, tanto el candidato socialista Pepu Hernández como la de Ciudadanos Begoña Villacís se han mostrado partidarios de retocar el plan de Carmena.

Con la llegada de Carmena a la alcaldía en 2015 se empezó de cero. Durante meses, Ahora Madrid rehusó aprobar el plan de Botella y, al final, lo derogó y aprobó un documento con las líneas generales de lo que debía ser ese plan, entre otras cosas rebajando el número de viviendas y pasando a la iniciativa pública la obligación de diseñar el nuevo ámbito, en vez de a la empresa DCN.

Tras largas negociaciones de Carmena con Fomento y Adif (dueño de gran parte de los terrenos junto a la Estación de Chamartín) y la empresa DCN, las partes llegaron a un acuerdo el pasado verano para un proyecto definitivo. Pero los trámites municipales se han dilatado en exceso y hasta finales de marzo el consistorio no envió el dossier definitivo al Gobierno regional para recibir el visto bueno. A su vez, la Comunidad demoró la respuesta y la consecuencia final ha sido que en esta legislatura finalmente, de nuevo, no habrá Operación Chamartín.

 
 
Normas