El 15% del asma en adultos se adquiere en el trabajo

Peluqueros y panaderos, entre los más afectados

El 15% del asma en adultos se adquiere en el trabajo

Sufre con frecuencia en el trabajo episodios de tos seca, alergias; tiene dificultad para respirar, escucha pitos en el pecho (ataques de sibilancias por el estrechamiento de los bronquios) y siente opresión? Cuidado, porque si ha presentado alguno de estos síntomas, quizá padezca asma ocupacional y no lo sabe.

Entre el 10% y el 15% de los casos de asma diagnosticados en adultos está relacionado con el ambiente laboral, revela la alergóloga Mar Fernández Nieto, de la Unidad Multidisciplinar de Asma (UMA) del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, en una jornada sobre esta patología celebrada a finales de enero con el apoyo de la multinacional británica AstraZeneca.

Si tiene alergia, tos u opresión de pecho, acuda a la mutua laboral

Un porcentaje que puede ir a más porque es una enfermedad, a su juicio, escondida e infradiagnosticada. “Lo que se ve es un iceberg, pero hay más detrás, en lo que no se ve. Tenemos pacientes que cuando van [al médico] llevan cuatro o cinco años con los síntomas”, señala.

Las causas son varias y depende del sector y la profesión del individuo. Pero, en general, se debe a la exposición o manipulación de productos químicos en la industria, más que a incumplimientos de las normas de higiene, explica Fernández Nieto. La estadounidense Clínica Mayo incluye la inhalación de humos químicos, gases, polvo, hongos u otras sustancias animales o vegetales que superan en total las 250. Aunque también pueden manifestarse en situaciones puntuales, por ejemplo, una obra donde hay materiales de construcción (cemento, pintura, aislantes).

Es una enfermedad infradiagnosticada, según los especialistas

Una vez identificadas dichas dolencias, es importante notificarlo a la mutua laboral, la autoridad que atiende los daños a la salud de los trabajadores en las empresas, para hacerse las pruebas correspondientes en una unidad especializada porque es muy difícil de determinar, advierte la doctora Fernández Nieto.

Los más perjudicados

Peluqueros, esteticistas (centros de manicura y pedicura) y panaderos –la vuelta al pan manual en lugares poco ventilados– son los más afectados en España en los últimos años, ante la eclosión de este tipo de establecimientos. En estos entornos, los empleados suelen manejar colorantes, sulfatos, acrilatos, metales y enzimas, entre otros, que perjudican su aparato respiratorio, precisa la alergó­loga. El riesgo aumenta si fuma, sufre de alergias, asma o tiene antecedentes familiares, alertan los facultativos.

La lista, sin embargo, es larga. Veterinarios, madereros, manipuladores de adhesivos, carpinteros, pintores, soldadores; fabricantes de alfombras, muebles, plásticos, de detergentes; los propios trabajadores del servicio de salud o farmacéuticos y los de la industria alimentaria están entre los más vulnerables.

Solo hay nueve unidades multidisciplinar de asma en España, tres en Madrid

La UMA de la Fundación Jiménez Díaz recibe unos 4.000-5.000 pacientes con asma potencial, según Nicolás González Mangado, jefe del servicio de neumología y coordinador de esta área. En este hospital, una referencia nacional para el estudio de esta patología respiratoria tanto de asma como de neumonitis –solo hay nueve unidades de este tipo en España, tres en Madrid–, los pacientes son sometidos a diferentes pruebas –una de ellas consiste en reproducir en una cámara hermética su entorno laboral lo más fiel posible para detectar a qué sustancia es alérgico–. Y en estas participan especialistas en alergología, inmunología y neumología.

Una dolencia muy común y en alza

El 15% del asma en adultos se adquiere en el trabajo


Datos globales. El asma es una de las enfermedades más frecuentes en el mundo, con 339 millones de personas afectadas. Y se espera que en 2020 suba a 400 millones, según informes facilitados por la Fundación Jiménez Díaz y AstraZeneca. Es tratable (vacunas o inmunoterapia) si se detecta precozmente.

España. Tiene 3,5 millones de asmáticos, de los que 140.000 padecen asma grave (crisis constantes e incontrolables, pese a la alta medicación). En 2017 se registraron 1.118 muertes por esta causa y el coste para el sistema sanitario supera los 1.500 millones al año, recoge el estudio AsmaCost.
Causas. Además de la predisposición genética, influyen la exposición al humo del tabaco, la contaminación, los alérgenos (animales, ácaros, pólenes), las infecciones, la obesidad y la atopia.

Retos. María Jesús Rodríguez, neumóloga de la Jiménez Díaz, cree que especialistas y atención primaria deben trabajar juntos. Y que en esta última área se incluyan pruebas de espirometría (un examen no invasivo que consiste en respirar por la boca a través de un pequeño tubo y forzar la respiración para medir el flujo aéreo) para evitar diagnósticos inadecuados.

Normas