Entrevista

Joaquín Sastre: “Es imposible pensar en una vacuna global para la alergia”

El presidente de la Sociedad Española de Alergología advierte del déficit de especialistas en el sistema sanitario para tratar la fiebre de heno, pese al aumento de los enfermos en España

alergia
Joaquín Sastre, presidente de la Seaic.

Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad Autónoma de Madrid, Joaquín Sastre ocupa la presidencia de la Sociedad Española de Alergología desde 2014. Doctor y profesor de Medicina, Sastre lleva más de 30 años dedicado a la investigación y el conocimiento de esta especialidad médica. Actualmente es jefe del Servicio de Alergia de la Fundación Jiménez Díaz en Madrid, donde cursó la especialidad, que completó en la norteamericana Universidad de Tulane, en Nueva Orleans.

Pregunta. ¿Existe un gen distintivo para las personas alérgicas?

La inmunoterapia puede curar o bajar la alergia, pero no todos los pacientes responden igual”

Respuesta. No existe un gen, son enfermedades poligénicas. Son muchos los genes implicados, algunos de ellos comunes, y a su vez cada tipo de alergia tiene los suyos. Pero, además, la exposición al medioambiente modifica la expresión de los genes. Es lo que se llama la epigenética. Por eso, muchas veces la alergia a determinados alimentos vegetales va asociada a alergias a los pólenes.

P. ¿Son las vacunas la única solución para frenar el aumento de esta enfermedad?
R. Cuando el paciente tiene una buena respuesta a la vacuna, se cura o también puede bajar el dintel de la alergia. Otros dejan de tener síntomas. De momento, es el único tratamiento que puede modificar el sistema inmunológico. Pero desgraciadamente no todos los pacientes responden igual.

P. ¿Es posible pensar en algún momento en una vacuna global que cubra la mayoría de los alergénicos (platanero, arizónica, olivo, etc.)?
R. Modificar el sistema inmunológico de una persona no es tan fácil. De momento, no existe un tratamiento que cubra todos los elementos que generan alergias. A lo mejor bloquea los síntomas hacia el platanero, pero no a otros muchos pólenes del medioambiente, aunque es cierto que los laboratorios están intentando que las vacunas sean más eficaces, introduciendo proteínas de ellos. Para los casos más graves, existen tratamientos biológicos, pero cuando se retiran, vuelven a aparecer. Por eso, en la Seaic somos más proclives a las vacunas.

P. La mayoría de los servicios de alergias de los hospitales españoles están colapsados, ¿cómo se podría solucionar esta situación?
R. El sistema de salud público, tarde o temprano, tendrá que abordar el déficit de estos facultativos. Actualmente existen en España unos 1.000 especialistas y harían falta otros 400 para poder hacer frente a las necesidades actuales. Por poner un ejemplo, en Baleares no existe ni un solo especialista en esta materia, a pesar de que tiene una población de alérgicos cercana a las 300.000 enfermos.

Normas