BBVA reconoce por primera vez la posibilidad de un “impacto económico” por el caso Villarejo

El informe de gobierno corporativo recoge que la entidad no puede predecir "el ámbito o duración" de la investigación interna

BBVA investigacion interna
Sede de BBVA en Madrid

BBVA recoge en sus cuentas anuales una valoración de las implicaciones para la entidad del escándalo de las escuchas ilegales que el ex presidente del banco, Francisco González, habría encargado hace una década al excomisario Villarejo.  Y cita por primera vez la posibilidad de que el caso pudiera tener implicaciones económicas para la entidad. Según recoge el informe de gestión de 2018, "la contratación de actividades presuntamente irregulares" podrían tener un "impacto negativo reputacional o económico para el banco".

Hasta este momento, el banco había recogido la posibilidad de consecuencias en la reputación. Según recoge el informe de gobierno corporativo, de confirmarse los hechos que se investigan, "podrían tener un impacto reputacional negativo para el banco".

El grupo reconoce que el caso, que está bajo investigación, "podría estar inmerso en investigaciones por las autoridades judiciales", si bien hasta el momento, no se ha recibido "ninguna notificación formal al efecto, en relación con la contratación de actividades presuntamente irregulares". 

Además, asegura que el banco está llevando a cabo una investigación interna. La investigación forensic la ha "encargado a PwC, a través de sus abogados externos Garrigues, junto con Uría". Aunque por el momento no puede predecir el "ámbito o duración" ni de la investigación interna ni de "cualquiera realizada por las autoridades judiciales" ni tampoco "su posible resultado o implicaciones para el grupo"

El vicepresidente del Banco Central Europeo (BCE), Luis de Guindos, insistió hace unos días en el valor de la reputación para un banco y dijo que es "sin duda el principal activo de una entidad de crédito", en  referencia al caso de las supuestas escuchas encargadas por BBVA. Guindo añadió que "sin reputación es muy difícil que funcione el resto”.

El posible impacto reputacional del caso también lo apuntó el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, quien a finales de enero reconoció que hay un "elemento reputacional importante para la institución" en la continuidad de Francisco González como presidente de honor de la entidad.

Normas