Transporte

Ábalos culpa al Gobierno del PP de que los VTC estén "inundando el mercado"

El ministro de Fomento dice que no le extraña lo que está pasando en Madrid porque el Gobierno regional ya le avisó de que no asumiría regular este sector. Avisa que donde no se regule Uber y Cabify dejarán de operar.

El ministro de Fomento, José Luis Ábalos, ha vuelto a defender hoy en el Congreso que son las comunidades autónomas y los ayuntamientos los que deben regular el servicio de los VTC porque  "han mutado" en un servicio similar al del taxi, y porque estas instituciones son las que conocen bien las necesidades concretas de sus territorios "en movilidad, gestión del tráfico, el medio ambiente y la contaminación".

Con sorna, Ábalos ha reconocido que no le extraña lo que está pasando estos días en Madrid, donde los taxistas llevan 11 días en huelga y no hay ningún acercamiento entre el gobierno regional y el sector del taxi. "No me extraña lo que está ocurriendo, porque el Gobierno de Madrid ya me avisó de que no iba a asumir regular el servicio de los VTC cuando en septiembre pasado aprobamos el decreto que habilita a las comunidades para ello". 

El  ministro apuntó que el Real Decreto Ley que aprobó el Gobierno Central ya lleva unos meses en vigor, y recordó que fue convalidado en el Congreso, donde se decidió que se tramitara como ley. "Aún está abierto el plazo para presentar enmiendas. Y esta debe ser la vía para plantear cualquier cambio", y no "la propaganda", dijo, haciendo alusión a las críticas que le llueven al Ejecutivo de Pedro Sánchez desde partidos como PP y Ciudadanos, que exigen una ley nacional para regular los servicios VTC.

Ábalos, que ha subrayado que la norma "es vinculante para todos, guste o no", ha culpado al PP de que las VTC estén "inundando el mercado". El Gobierno del PP retrasó por dos años el restablecer la proporción legal de un VTC por cada 30 taxis, dado que anunciaron la ley que lo planteaba en julio de 2013 y no acabó aprobándose en noviembre de 2015. Así, el ministro de Fomento quita tal responsabilidad a la Ley Omnibus aprobada en la etapa de Zapatero, cuando se liberalizó el sector de las licencias VTC. "Cuando esa ley liberalizó la concesión de estas licencias, el sector no tenía nada que ver con lo que es hoy en día. El concepto app apenas existía. Fue a partir de 2014 cuando Uber y Cabify entraron con licencias de este tipo", recordó. 

El ministro insistió en que su Gobierno no se ha "quitado" ninguna responsabilidad y que simplemente están intentando "no reproducir los errores del pasado". "Tenemos las competencias a nivel nacional, para los trayectos de VTC entre comunidades autónomas", aseguró. Pero insistió en que "no somos una rara avis, pues en otros países también son las ciudades las que tienen las competencias para regular las VTC". 

El titular de Fomento señaló que la nueva norma sobre VTC "da libertad pero no obliga" a las comunidades a regular esta actividad. También ha recordado que estas disponen de un plazo de cuatro años para hacerlo. Pero donde no lo hagan, subrayó, las empresas como Uber y Cabify dejarán de operar.

Ábalos también apuntó que siguen trabajando en la materia. En este sentido, avanzó que su ministerio ultima la puesta en marcha del registro telemático en los que los VTC tendrán que registrar todos sus servicios y en la reforma de las sanciones a este tipo de vehículos. Ábalos precisó que dicho registro "está en sus últimas fases de pruebas". Además, recordó el grupo de trabajo que el Ministerio tiene con comunidades autónomas para compartir y coordinar experiencias en cuanto a regulación de este servicio. 

Sobre la posible petición de indemnizaciones millonarias por parte de las empresas VTC, el ministro aseguró que con el Real Decreto aprobado "no hay ninguna expropiación de nada. Las licencias VTC son autorizaciones de la Administración y no constituyen derecho de propiedad", subrayó.

Normas