Comprometidos con una protesta justa y pacífica

Los taxistas estamos dispuestos a defender nuestros derechos con firmeza y permaneciendo unidos ante las adversidades

Taxistas de Barcelona bloquean la Gran Vía en la jornada del viernes.
Taxistas de Barcelona bloquean la Gran Vía en la jornada del viernes. REUTERS

Los taxistas madrileños hemos dado un paso histórico esta semana, acordamos acudir a las urnas como método más efectivo para consensuar y legitimar una decisión de gran calado, como la de parar de forma indefinida hasta que las administraciones públicas cumplan con su deber de escucharnos y aportar soluciones verdaderas a los problemas que aquejan a un colectivo de 100.000 familias españolas, cuya porción más grande está en nuestra comunidad.

La concurrencia masiva a las urnas, más de 8.000 votos, nos demostró que teníamos el respaldo decidido del sector y envió un mensaje muy fuerte a la clase política. Los taxistas estamos muy disconformes con la situación actual y, sobre todo, estamos dispuestos a defender nuestros derechos con firmeza y permaneciendo unidos ante las adversidades.

Sabemos que el gobierno de la Comunidad de Madrid tomó nota de lo ocurrido en la votación y ha sido el primero en reaccionar, convocándonos a una reunión para que este lunes 21 nos sentemos a negociar; esperamos que el Ayuntamiento de la capital haga lo propio en los próximos días. Pero no podemos dejar de mostrar preocupación por la actitud de la Generalitat de Cataluña, cuyo gobierno prometió unas cosas en privado a nuestros compañeros para luego anunciar otras bien distintas en público.

Es entendible que los compañeros catalanes, al sentirse engañados, decidieran también ir a un paro indefinido, causado, sobre todo, por la torpeza y la falta de transparencia de los negociadores del gobierno de la Generalitat.

Deseo también hacer un llamamiento a que por muy alto y potente que exijamos nuestras reivindicaciones, lo hagamos también de forma pacífica continuando el ejemplo que el sector ha dado esta semana en las urnas.

La violencia nunca es el camino, vivimos en una sociedad abierta y plenamente democrática por lo que los ciudadanos, quienes deben ser nuestros principales aliados en esta lucha, no sabrían entender que en el año 2019 todavía haya quienes quieran imponer sus reivindicaciones mediante la agresión. Yo no lo entiendo y la organización que yo presido tampoco, como estoy seguro que no lo comprende la inmensa mayoría de este sector. La principal víctima de la violencia sería nuestra causa, que perdería toda legitimidad si los actos violentos marcan el tono de este paro y manchan para siempre nuestra lucha a ojos de nuestros usuarios.

A los ciudadanos, especialmente a quienes se vean afectados por el paro, les pido comprensión, los taxistas defendemos lo que creemos que es justo para nuestro sector pero también para el conjunto de la sociedad, creemos en un servicio público seguro y de calidad, competitivo y capaz de adaptarse al futuro. Reconozco que es una tarea difícil, nuestra sociedad se transforma a una velocidad de vértigo y adaptarse en un entorno en permanente cambio es complejo, pero les puedo asegurar que estamos haciendo nuestro mejor esfuerzo y que lo lograremos, porque nuestra ética de trabajo nos impide dejar de intentarlo todos los días.

Tomar esta decisión no ha sido fácil, nosotros asumimos un coste muy alto, no solo en ingresos sino también en confianza de nuestros clientes y usuarios, pero entendemos que la inacción de las administraciones públicas ante un problema que no para de crecer no nos deja otra opción. Les pido que nos sepan comprender y disculpar y les aseguro que pronto volveremos y pondremos todo nuestro empeño por prestarles el mejor servicio posible.

Miguel Ángel Leal Casado es presidente de la Federación Española del Taxi (FEDETAXI) y de la Asociación Gremial del Auto Taxi de Madrid (AGATM)

Normas