Banca

Torres confirma que Villarejo trabajó para BBVA, pero no encuentra pruebas de espionaje

"De ser ciertas, se trataría de conductas indudablemente muy graves, deplorables", afirma en una carta a empleados

Villarejo BBVA
Carlos Torres, junto con Francisco González. EL PAÍS

Carlos Torres, recién nombrado presidente de BBVA, ha enviado una carta a todos los empleados del banco dando explicaciones sobre la implicación del banco en el supuesto espionaje masivo a empresarios, políticos y periodistas encargado por el banco al comisario José Villarejo. En dicha carta Torres ha admitido que el banco contrató a Villarejo, ahora encarcelado, y ha calificado el supuesto espionaje de "deplorable", en caso de ser cierto. De hecho, según el escrito la investigación interna del banco no ha detectado evidencias de que dicho espionaje fuese encargado por el banco.

El banco encargó las pesquisas en el mes de junio, cuando se publicaron las primeras informaciones sobre la contratación de Grupo Cenyt, una de las empresas de Villarejo, por parte del banco. "La investigación ha verificado hasta ahora que Cenyt proporcionó distintos servicios al banco, pero no se han encontrado documentos relacionados con el control e intervención de comunicaciones privadas publicados por los medios desde el día 9 de enero", asegura la misiva, recibida por los trabajadores del banco hacia las siete de esta madrugada.

La informaciones publicada por los digitales El Confidencial y Moncloa.com, el actual presidente de honor del BBVA, Francisco González, contrató a través de su jefe de seguridad los servicios de Villarejo para defenderse del intento de Sacyr por entrar en el capital y en el consejo del banco. Villarejo controló teléfonos de empresarios relevantes en la operación, como el del presidente de Sacyr, Luis del Rivero o el de Juan Abelló, además de políticos como Miguel Sebastián (entonces director de la oficina económica del Gobierno) la vicepresidente María Teresa Fernández de la Vega o periodistas.

"Todos en BBVA están impresionados por las informaciones", escribe Torres, "de ser cierto, este comportamiento sería extremadamente preocupante y deplorable, además de radicalmente opuesto a lo que somos y lo que defendemos". La existencia de la carta ha sido confirmada por el banco.

Villarejo habría sido contratado para adelantarse a los movimientos de Sacyr, que a finales de 2004 comunicó a la CNMV a finales de noviembre de 2004 su intención de tomar un 5% en el capital del banco, y posteriormente informó la compra del 3,1% vía derivados. La operación fue considerada hostil por el BBVA, ya férreamente controlado por González tras haber descabalgado al llamado "clan de Neguri" en 2002 gracias al descubrimiento de cuentas secretas en Jersey de algunos directivos.

En enero la CNMV inició una investigación sobre presuntas irregularidades en la venta de la sociedad de valores de González, FG Valores, a Merrill Lynch en 1996, investigación que fue abandonada poco después. Manuel Conthe era presidente de la CNMV en aquella época y Carlos Arenillas, vicepresidente.

La operación se desarrolló bajo acusaciones de politización. Miguel Sebastián, que había trabajado bajo el mando del gallego en calidad de responsable del servicio de estudios, fue citado como cerebro de la operación contra González, junto a Luis del Rivero, presidente de Sacyr, y Juan Abelló, que se ofreció en diciembre a comprar un 0,5% del banco. En febrero Sacyr renunció a la operación.

Villarejo se encuentra en prisión desde 2017 por la Operación Tándem, una red a gran escala de espionaje y tráfico de información confidencial que se mantuvo operativa durante dos décadas. El policía está acusado de pertenencia a organización criminal, cohecho y blanqueo de capitales, y ha amenazado reiteradamente con hacer pública información confidencial muy sensible sobre las instituciones del Estado.

Texto íntegro de la carta de Torres

Querido equipo:

Os escribo en relación con las noticias de los últimos días que tanto nos afectan.

Todos en BBVA estamos escandalizados por las informaciones aparecidas en medios a partir del 9 de enero, y que nos relacionan con el seguimiento o intervención de comunicaciones privadas. De ser ciertas, se trataría de conductas indudablemente muy graves, deplorables, diametralmente opuestas a lo que somos y a lo que todos nosotros representamos. y, en definitiva. a los valores de BBVA que nos mueven día a día.

A finales de mayo de 2018 habían aparecido noticias sobre pagos de BBVA al Grupo Cenyt al que vinculaban con el excomisario José Manuel Villarejo, entonces en prisión. Por ese motivo, en junio de 2018 iniciamos una investigación sobre la contratación y los servicios prestados por el Grupo Cenyt a BBVA, que está en curso.

En dicha investigación se ha comprobado que efectivamente dicho grupo prestó servicios diversos al banco, pero no se ha encontrado ninguna documentación que refleje el seguimiento e intervención de comunicaciones privadas a la que se refieren las noticias publicadas en los medios de comunicación desde el 9 de enero.

A la luz de lo ahora publicado hemos ampliado el alcance de la investigación, tanto en lo que respecta a su ámbito como en cuanto a los recursos internos y externos dedicados.

Sabéis bien que este banco lleva arraigado en sus valores el máximo respeto por las personas y el firme cumplimiento de la ley. Somos un banco honesto. que cree profundamente en los principios y en la ética. Vuestro trabajo y esfuerzo diario así lo demuestran. Podéis estar Seguros de que mi prioridad es esclarecer los hechos y actuar con la contundencia necesaria para resolver esta situación.

Un fuerte abrazo a todos,

Carlos Torres Vila, presidente

Normas