Miguel Macho: “España crece más que Europa, la política no será clave para los inversores”

Inicia el año con más liquidez en cartera de lo habitual en espera de luz sobre la economía de EE UU y la tensión comercial

MIguel Macho, director de inversiones de Indosuez Banca Privada
MIguel Macho, director de inversiones de Indosuez Banca Privada

Tras el varapalo sufrido en 2018 con una apuesta fallida en emergentes y bancos, Miguel Macho, director de inversiones de Indosuez Banca Privada confía en un 2019 que vaya de menos a más, en el que, superadas las actuales incertidumbres, el balance sea positivo. Para ello será necesario que se confirmen las dos premisas básicas que maneja la firma: que EE UU no caerá en la recesión y que Trump firmará con China un acuerdo comercial claro y estable.

¿Cómo afrontan el inicio del año a la vista de la volatilidad de los primeros días?

Aunque esperamos que sea un año bueno, quizá en el corto plazo el mercado se vea afectado por la volatilidad. Lo más prudente es empezar con un pequeño colchón de liquidez, de activos conservadores que nos permitan capear esa volatilidad. En una cartera equilibrada con un 50% de renta variable, estaríamos invertidos entre el 40-45% y otro 5% lo dejamos para tomar posiciones en momentos más interesantes.
La posición de liquidez de entrada es más alta de lo habitual. También hemos ido sustituyendo renta fija por liquidez, porque en deuda hay que ser muy selectivo y no queremos sufrir como en 2018. Y eso aporta entre otro 5% o 10% de liquidez, a la espera de oportunidades en renta fija.

Neutralizar el riesgo de recesión y guerra comercial sigue siendo clave en 2019. ¿Cuál es su pronóstico?

Nuestra opinión es que no va a haber una recesión en EE UU, esperamos una desa­celeración de décimas en todas las economías mundiales pero no una recesión. Y un acuerdo comercial entre EE UU y China sería estupendo, sobre todo para los más afectados, los emergentes y Europa. Esas son las dos claves ahora mismo; en la medida en que se vayan despejando, el comportamiento de la renta variable debería ser bueno.

¿En qué momento del año podrían despejarse tales incertidumbres?

El principio de año puede ser complicado porque va a ser difícil que haya un acuerdo rápido en materia comercial. Los dos Gobiernos se están dando cuenta de que les está haciendo daño a su crecimiento económico, pero es verdad que se tienen que sentar a definir un acuerdo claro y estable. Que a los 15 días no salga Trump diciendo otra cosa. Y en el caso del crecimiento económico de EE UU, es algo que no cambia de un día para otro. Tiene que haber una serie de datos que confirmen que se ralentiza pero no entra en recesión, y eso es poco a poco.

"En EE UU hay mucho ahorro en Bolsa y una caída podría empujar a la recesión, pero es un riesgo extremo que no vemos”

Los analistas insisten en que no habrá recesión, pero los inversores son más pesimistas. Alguien está equivocado...

El mercado cotiza expectativas y sentimientos y los inversores tienen memoria, se acuerdan de 2008, de 2000. Y deciden protegerse por si acaso no se da el escenario que están contemplando. Hay que mantener las convicciones pero limitar el riesgo en cartera. Hay una máxima en este negocio que dice que no tienes que darle la espalda al mercado.

¿Y no hay riesgo de que el pesimismo del mercado termine por detonar la recesión?

Nos preocupa que los inversores estadounidenses tienen gran parte de su ahorro en Bolsa, entonces una caída relevante de Wall Street podría provocar una caída del ahorro y dar un paso hacia esa recesión. Pero es un escenario extremo que no contemplamos.

¿Han incluido el factor Trump en sus previsiones? En 2018 se vio que la política termina por influir en la economía.

Trump tiene impacto y genera volatilidad, pero al final lo que hay que ver es cómo va la economía de EE UU. Además, la Fed tiene ya la agilidad suficiente para, en el caso de desaceleración severa, anticiparse a la recesión. Y como tiene margen con los tipos de interés, ajustarlos incluso a la baja. Aunque no es nuestro escenario.

¿Dónde están las oportunidades en Bolsa?

Si hay acuerdo comercial, las Bolsas emergentes deberían comportarse mejor. También las europeas deberían reflejarlo. En Wall Street, saldríamos de la dinámica geográfica para irnos a la sectorial, hacia compañías que están provocando cambios en el modelo económico y tendrán crecimientos superiores a la media en las próximas décadas. Es todo lo relacionado con internet, la robótica y la automatización de procesos, la salud o la tercera edad.

¿Y la Bolsa española? ¿Habrá subidas pese a la debilidad de los bancos y las incertidumbres políticas?

Por mejoría económica y de resultados, no vemos nada que nos obligue a infraponderar España. Pero el gran peso de los bancos sí influye negativamente. Hicimos una apuesta por bancos europeos en 2018 que nos ha salido mal y hay que esperar a que el BCE dé su primer paso real en alza de tipos para que los bancos generen beneficios. Respecto a la política, puede generar volatilidad, pero no debería condicionar la evolución de los activos. Hasta el momento no ha tenido influencia, no esperamos que sea clave mientras la economía siga creciendo por encima de la media europea. Lo hará este año y en 2020 y los inversores están mirando eso.

Normas