Cómo trabajar en Reino Unido tras un Brexit duro

Los trabajadores poco cualificados solo podrán permanecer en el país un máximo de 12 meses

Brexit inmigración

Camareros, dependientes, enfermeras o niñeras. De producirse un Brexit sin acuerdo entre Londres y Bruselas, los europeos que viajen a Reino Unido en busca de un trabajo, lo tendrán más difícil y tendrán que adaptarse a las normas que hasta ahora afectaban al resto de ciudadanos. El Gobierno de Theresa May publicó ayer el Libro Blanco que contempla sus planes para limitar la inmigración, uno de los principales objetivos de su salida de la Unión Europea.

Trabajadores cualificados

Los europeos tendrán que seguir el mismo itinerario que el resto de ciudadanos. Para poder solicitar un visado Tier 2 (el visado de trabajo general) que les permita fijar su residencia en Reino Unido, durante un máximo de cinco años, necesitarán tener un contrato antes de entrar en el país. Además, de forma temporal, el Gobierno fijará un sueldo mínimo de 30.000 libras anuales para poder acceder a dicho visado. Estos inmigrantes podrán traer consigo a familiares. 

Trabajadores sin cualificación 

Es aquí donde se produce el gran cambio que afectará a un gran número de europeos. Los trabajadores no cualificados o con poca formación no tendrán libre acceso para trabajar y residir en Reino Unido, pero el Gobierno es consciente de que no puede cortar esta vía de forma inmediata por las necesidades de ciertas empresas, por lo que establecerá un "itinerario" temporal, hasta 2025. Estos ciudadanos sólo podrán permanecer en Reino Unido un máximo de 12 meses. Terminado este periodo, tendrán que regresar a su país y no podrán aplicar para nuevos empleos en territorio británico durante un año.

Además, estos empleados no podrán traer a familiares consigo, carecerán de acceso a fondos públicos y no podrán cambiar el tipo de estatus que ostentan. Solo podrán acceder a esta modalidad los cuidadnos de países considerados por Reino Unido "de bajo riesgo" y con los que haya firmado un acuerdo para el suministro de mano de obra y su posterior retorno. Para solicitar la visa, tendrán que pagar un impuesto, que irá elevándose cada año con el objetivo de que las empresas reduzcan su dependencia de la mano de obra inmigrante. 

Jóvenes

El Gobierno plantea que los inmigrantes de entre 18 y 30 años se acojan a un sistema de acceso diferente. En la actualidad, Reino Unido cuenta con programas de movilidad juvenil firmados con Australia, Canadá, Hong Kong, Japón, Mónaco, Nueva Zelanda, Corea del Sur y Taiwan. Estos acuerdos permiten a los jóvenes de estos países fijar su residencia en el país durante un máximo de dos años, durante los cuales pueden trabajar o estudiar. El objetivo del Ejecutivo de May es crear un programa similar con los países miembros de la Unión Europea y que dé los mismos derechos a los ciudadanos británicos en el espacio comunitario.  

Normas