Apple paraliza la venta del iPhone 7 y 8 en sus tiendas de Alemania tras otra victoria de Qualcomm

Un juzgado de Múnich dictamina que la compañía de la manzana ha infringido una patente de hardware del fabricante de chips y prohíbe las ventas de dos modelos de su teléfono

Una persona en una tienda de Apple.
Una persona en una tienda de Apple.

Apple va a paralizar las ventas de los iPhone 7 y 8 en sus tiendas de Alemania después de que Qualcomm se haya adjudicado otra victoria en su guerra de patentes contra la compañía de la manzana. Tras la prohibición de comercializar varios modelos de su icónico móvil en China por orden de un juez, un juzgado de Múnich ha ordenado la paralización de las ventas de iPhone por incumplir con unas licencias del fabricante de chips. 

Según informa la CNBC, el juez alemán ha dictaminado que algunos teléfonos de Apple llevan chips de Intel y Qorvo que violan una de las patentes de Qualcomm. Dicha patente permite ahorrar energía en la batería del dispositivo durante el envío y recepción de señales inalámbricas. El citado medio advierte que, a diferencia del caso en China, la orden de parar las ventas no tiene efecto inmediato si Apple apela, algo que la compañía de Tim Cook ya ha confirmado que hará.

"Por supuesto, estamos decepcionados por este veredicto y planeamos apelar", ha asegurado Apple a través de un comunicado. "Todos los modelos de iPhone siguen estando disponibles para los clientes a través de operadores y revendedores en 4.300 ubicaciones en toda Alemania. Durante el proceso de apelación, los modelos iPhone 7 y iPhone 8 no estarán disponibles en las 15 tiendas de Apple. Los iPhone XS, XS Max y XR permanecerán disponibles en todas nuestras tiendas", detalló la compañía.

Apple insiste, como ya hiciera la semana pasada cuando la prohibición en China, que "la campaña de Qualcomm es un intento desesperado de distraer la atención de los problemas reales entre las dos compañías. Sus tácticas, en los tribunales y en sus negocios cotidianos, dañan la innovación y perjudican a los consumidores". "Qualcomm insiste en cobrar tarifas desorbitadas basadas en un trabajo que no hicieron y están siendo investigados por su comportamiento por gobiernos de todo el mundo", resaltó.

Stacy Rasgon, analista de la firma de investigación Bernstein, afirma en una nota recogida por Reuters que Alemania es un pequeño mercado para los iPhone de Apple, que vende unos 10 millones de unidades al año y, posiblemente, apunta, solo la mitad de ellos fueran los modelos más antiguos afectados por la orden judicial.

La citada agencia explica que Qualcomm necesita depositar 668,4 millones de euros como garantía ante un posible futuro revés judicial en caso de que la estadounidense apelase a una instancia superior, una medida que podría llevar varios días debido a los cierres de la corte por las fiestas de la próxima semana. Si el fabricante de chips ejecuta esa garantía, podría intentar extender la prohibición a los revendedores de Apple y los modelos de iPhone más nuevos no incluidos hasta el momento, añade Reuters.

La solución para Apple no parece que vaya a ser tan sencilla como en China, donde la compañía actualizó rápidamente su sistema operativo para desactivar el bloqueo en el país asiático, pues allí la demanda tenía que ver con patentes de software. Pese a ello, y según informa el Financial Times, los usuarios de Apple en Alemania habrían recibido una actualización para evitar esta disputa. 

Tras conocerse la orden del juez, Intel y Qorvo también han hecho declaraciones contra Qualcomm. En una nota en su web, la primera asegura que "el objetivo de Qualcomm no es el de defender sus derechos sobre la propiedad intelectual, sino echar a la competencia fuera del mercado de los chips módem premium, y defender un modelo de negocio que en última instancia perjudica a los consumidores". Steven Rodgers, abogado general de Intel, fue tajante y afirmó que "las autoridades de competencia en todo el mundo han encontrado en repetidas ocasiones que las prácticas de licenciamiento de Qualcomm son ilegales (...) Si sus demandas tienen éxito se reducirá la innovación y subirán los precios".

Qorv, por su parte, ha defendido que su chips no infringe la patente de Qualcomm y que la corte "habría llegado a una conclusión distinta si hubiera considerado todas las evidencias. Estamos decepcionados de que el inventor y diseñador de este chip, que fue a la vista, no tuvo la oportunidad de testificar o proporcionar pruebas que desmientan las alegaciones de infringimiento de patentes de Qualcomm". La compañía también añade que la Comisión de Comercio Internacional ya ha determinado que su chip no infringe la citada patente.

La demanda de Qualcomm en Alemania tuvo lugar en julio del año pasado. Desde 2017, Apple utiliza los chips módems de Intel. El caso alemán es el tercer gran caso que Qualcomm ha abierto contra la compañía de Cupertino por supuesta vulneración de sus patentes. El primero tuvo lugar en EE UU, donde el fabricante de chips fracasó; el segundo, en China, donde sí le dieron la razón, y este en Alemania, donde de momento un juez ha dictaminado que ha infringido una patente de hardware y ha prohibido las ventas de algunos modelos.

Normas