Socimis y sicavs al alcance del pequeño inversor

Son fórmulas a largo plazo y para diferentes perfiles de riesgo

Socimis y sicavs al alcance del pequeño inversor

Las sicavs (sociedades de inversión de capital variable) y las socimis (sociedades anónimas cotizadas de inversión en el mercado inmobiliario) tienen gran presencia en la Bolsa española.

Las primeras han estado asociadas tradicionalmente a las grandes fortunas –puesto que es la vía que más utilizan para invertir–y las segundas han sido las encargadas de reac­tivar uno de los sectores más dañados por la crisis. “Invertir es tan fácil como hacerlo a través de tu cuenta de valores y con el bróker que ofrezca este tipo de opciones”, explica Luis Benguerel, analista de Anattea Gestión.

Las sicavs cotizan en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) y la mayoría de las socimis también. Para las empresas, acceder a la Bolsa a través de este segmento es más fácil porque la normativa es algo más laxa. Para el inversor, sin embargo, puede suponer algún problema porque son valores poco líquidos, lo que puede dificultar la operativa.

En el caso concreto de las sicavs, existen dos formas de contratación: fixing, donde se cruzan dos veces al día las órdenes, y a valor liquidativo.Las socimis que pertenecen al MAB se rigen por la modalidad de fixing. En las que cotizan en el mercado continuo, como es el caso de Merlin Properties, Lar, Axiare, Colonial o Arima, la contratación se realiza en el horario habitual de la Bolsa.

Tienen gran presencia en la Bolsa española

Uno de los aspectos que diferencia a sicavs y socimis es el ámbito de inversión. En el primer caso, los activos responden a distintos perfiles de riesgo: buscan opciones en renta variable y fija, a nivel nacional e internacional, siguiendo una política de inversión amplia y flexible. Las socimis, por su parte, están centradas en los activos inmobiliarios, concretamente, en el ámbito del alquiler. En los dos casos, son opciones a largo plazo.

Rendimientos volátiles

En cuanto a la rentabilidad que pueden proporcionar, depende, como en el resto de los activos. Este año, hay socimis como Merlin Properties y Lar que acumulan pérdidas y otras del MAB como Meridia Real Estate y Optimum, que están en positivo.

Las sicavs tuvieron una primera parte de 2018 mejor, pero en los últimos meses se han visto afectadas por el incremento de la volatilidad. Por ejemplo, una de las más populares, Reboledo Inversiones, de BBVA AM, sumó una ganancia del 17,25% en el primer trimestre y del 9,70% en el segundo, para caer casi el 4% de julio a septiembre. Acates Sisapon, de UBS Gestión, ha tenido en el mismo periodo subidas del 2,6%, 11,2% y 3,2%, respectivamente.

La mayoría de las compañías cotizan en el MAB y el principal problema que presentan es su estrecha liquidez

En cualquier caso, siempre hay que respetar la regla de oro de la inversión: rentabilidades pasadas no garantizan rentabilidades futuras.

Atractivas como un fondo

“Invertir en una sicav es igual de atractivo que hacerlo en un fondo de inversión, no hay diferencias. Por tanto, si lo ves ­interesante... adelante”, comenta Luis Benguerel, gestor de Anattea Gestión. El principal consejo que da el experto a la hora de invertir en una sicav es fijarse en el tipo de gestión que se hace y quién está detrás de la misma. Las sicavs son también una institución de inversión colectiva y, al igual que los fondos, se permite el traspaso sin tener que tributar por las plusvalías generadas hasta el momento que se venda la participación, siempre y cuando tenga más de 500 accionistas.
Para Sergio Puente, las sicavs son mejor opción que las socimis de cara a 2019 por la nueva regulación que pueden sufrir estas últimas en cuanto al mercado de alquiler. El experto resalta un aspecto clave en las sicavs: “El inversor tiene la consideración de accionista, a diferencia de un fondo, y puedes participar en la decisión de gestión acudiendo a las juntas”, dice.

"En una sicav puedes acudir a la junta y votar", según Sergio Puente (XTB)

Buscando valor inmobiliario

Sergio Puente, de XTB, destaca la posibilidad que las socimis dan al pequeño inversor en cuanto a depositar sus ahorros en opciones diferentes en la actividad inmobiliaria: “Puedes acceder al mercado del alquiler sin necesidad de invertir cientos de miles de euros [para adquirir una vivienda, por ejemplo]. Su principal recomendación para 2019 es Merlin Properties.
Para elegir bien dentro del abanico que ofrece este sector en la Bolsa española, Luis Benguerel, de Anattea Gestión, explica que hay que filtrar por el tipo de negocio. “Buscaría sobre todo parkings y geriátricos que ofrecieran rentabilidades anuales de entre el 5% y 8% por su actividad, no por el precio del terreno. Si no llega ahí, no será una buena inversión”, afirma.
Las socimis están obligadas a repartir al menos el 80% de los beneficios generados en dividendos, además del 50% de las ganancias derivadas de la transmisión de inmuebles, lo cual es un atractivo añadido para el inversor.

"Buscaría socimis con rentabilidad en el negocio
de al menos el 5%", recomienda Luis Benguerel (Anattea)

Normas