Garamendi exige al Gobierno que deje de "orillar" a los empresarios y cese las medidas unilaterales

El nuevo lider de CEOE dará más peso a las mujeres en la cúpula de la patronal

Arremete contra la subida del SMI y ensalza a la Corona

Garamendi CEOE
Pablo Casado, presidente del Partido Popular, juan Rosell, expresidente de CEOE, Carmen Calvo, vicepresidenta y ministra de la Presidencia, Antonio Garamendi, nuevo presidente de CEOE, Unai Sordo, Secretario general de CCOO y Pepe Álvarez, secretario general de la UGT.

Antonio Garamendi será el presidente de la Confederación Española de Organziaciones Empresariales (CEOE) durante los próximos cuatro años. En su primer discurso tras ser elegido por aclamación por los representantes empresariales, Garamendi ha lanzado claros mensajes para que la patronal recupere un mayor peso en el panorama económico, político y social. El más nítido de estos mensajes ha estado dirigido al Gobierno, al que ha reprochado que no haya contado los empresarios en la toma de algunas medidas "unilaterales", como la subida del salario mínimo interprofesional o el anuncio de retirada de los coches contaminantes en 2040.

En concreto, ha defendido encendidamente el diálogo social tripartito entre empresarios, sindicatos y Gobierno. "Negociamos con el Gobierno legítimo de España, no con el partido del Gobierno de España (...) y hay decisiones que no compartimos, y son aquellas que se toman de forma unilateral como la subida del salario mínimo, que no nos ha gustado; no por lo cuantitativo sino por lo cualitativo porque se nos ha orillado de participar en el diálogo, cuando habíamos firmado un acuerdo con el anterior Gobierno y otro con los sindicatos, con una subida incluso superior", se ha quejado el nuevo lider patronal.

Garamendi, que ha dicho tener a la empresa y al espíritu empresarial en su ADN, ha hecho algunos anuncios de cambio en la gran patronal. El que más atención ha despertado ha sido su intención de ampliar las actuales cinco vicepresidencias de CEOE a seis para lograr un "equilibrio" entre mujeres y hombres en la cúpula empresarial.

De momento, han trascendido oficiosamente cuatro nombres para ocupar dichas vicepresidencias: el próximo presidente de Cepyme, que según fuentes consultadas podría ser Gerardo Cuerva; el nuevo presidente de la patronal catalana, Fomento del Trabajo, Josep Sánchez Llibre; el líder de la patronal madrileña, Juan Pablo Lázaro; y la presidenta de la patronal de los seguros, Unespa, Pilar González de Frutos, que ya fue la primera mujer vicepresidenta de CEOE en el mandato de Gerardo Díaz Ferrán. Faltaría conocer, por tanto, el nombre de otras dos mujeres para completar esta cúpula directiva. Además, Garmendi ha avanzado también que incluirá a cinco empresarias en el Comité Ejecutivo de la organización.

 Cinco principios serán también los que rijan el mandato de Garamendi al frente de CEOE y todos ellos empiezan con la letra 'e': "España, empresas, evolución, encuentro y espíritu". Así, ha hecho una defensa cerrada de una España "moderna, plural y Constitucional", ensalzando reiteradamente a la Corona y al Rey Felipe VI. "Por primera vez en CEOE he pedido que junto a la bandera española y europea estén las de todas las comunidades autónomas", ha enfatizado Garamendi. Si bien ha hecho especial hincapié en resaltar el papel del empresariado en el País Vasco, de donde es originario y donde empezó como joven líder empresarial.

Despedida de Rosell

"El balance de estos años es razonablemente correcto, más internamente que externo". Con estas palabras ha evaluado hoy el presidente saliente de CEOE, Juan Rosell, su gestión de los últimos ocho años al frente de la gran patronal española. Así, más satisfecho de la reestructuración de esta organización que de su actividad institucional, Rosell, deseó "muchos éxitos" a su sustituto, Antonio Garamendi, que ha sido elegido esta mañana presidente de la CEOE por aclamación, sin ningún tipo de votación, ya que era el único candidato.

Rosell, en su último discurso ante la Asamblea Electoral de CEOE que se celebra hoy en Madrid, ha explicado que sus ocho años de mandato "no han sido fáciles porque la organización venía de un grave deterioro reputacional", en referencia a la presidencia de su predecesor, Gonzalo Díaz Ferrán y su vicepredente, Arturo Fernández, ambos condenados por delitos económicos. Pero, en su opinión, el trabajo de reorganización interna --en el que, según ha dicho se han invertido 12 millones de euros para, entre otras cosas reducir su estructura de personal a la mitad-- ha logrado mejorar el funcionamiento y la imagen de la patronal. Junto a esto, se mostró satisfecho de dejar una CEOE con una "cómoda" situación financiera con un remanente de 21 millones de euros y unos ingresos y gastos equilibrados.

Asimismo, ha ensalzado el trabajo de los técnicos de esta organización "que han hecho numerosos informes muy rigurosos y prácticos, frente a la improvisación y ocurrencias que tan de moda están ahora", en una aparente referencia al actual Gobierno. En este sentido, dijo que durante su mandato no le ha gustado improvisar: "no he querido ser víctima de mis palabras, pero incluso cuando no las he dicho han comenzado los ataques", indicó en una velada alusión a sus manifestaciones en torno al conflicto catalán.

El ya ex presidente patronal no hizo, sin embargo, ninguna referencia a los acuerdos sociales adoptados durante su mandato. Pero sí apuntó la que, en su opinión, es la "gran reforma pentidente", que es la de las Administraciones públicas. "No es un mal español, sino europeo, pero en España es más grave", ha dicho. Según Rosell este exceso de burocracia está impidiendo la necesaria adaptación de las empresas a un mundo digitalizado. Y ha apuntado a un claro culpable de que no se haga esta reforma: la falta de voluntad política.

"Nos van a oír"

Garamendi ha respondido también a quienes se preguntan en los últimos tiempos "¿dónde está la CEOE? Según ha dicho está en los 3.000 empresarios que han participado con sus aportaciones en las comisiones de esta organización y en los 700 informes realizados por la organización en los últimos cuatro años. Y, sobre todo está "donde haya un tractor o un bar" o en la decena de asociaciones empresariales relacionadas con el mundo del motor que ha enumerado y que ahora afectadas por el anuncio del Gobierno de acabar con los coches que emiten emisiones.

En este sentido ha respondido de forma tácita a los ataques lanzados desde el Instituto de la Empresa Familiar, que reprochó a los lideres de CEOE no ser empresarios y haber perdido peso institucional. "En CEOE cabemos todos los empresarios", ha dicho Garamendi. "Juntos, los empresarios somos más; y se nos va a oír", ha concluido.

Normas