Divisas

El euro y la libra desconfían de los rumores de un acuerdo para el Brexit y recuperan las caídas

El 'Financial Times' ha filtrado que el texto estaría prácticamente completo, según Barnier

La libra cede un 0,8% y se sitúa en mínimos de 10 días

Imagen de un panel de cotizaciones.
Imagen de un panel de cotizaciones. AP

La crisis del Brexit se ha agudizado en las últimas sesiones a medida que se acercan las fechas fijadas para llegar a un acuerdo con la Unión Europea y las posiciones parecen más difíciles de encajar. Este mes de noviembre debería servir para que Londres presentara, y negociara en una cumbre europea, su plan sobre el Brexit, pero de momento no hay acuerdo ni siquiera en el gabinete de May. En esta situación, cualquier rumor pone en alerta a los inversores.

Aunque las declaraciones oficiales del negociador jefe de la Unión Europea (UE) para el Brexit, Michel Barnier, indican que aún no hay acuerdo entre las dos partes, el Financial Times ha filtrado que, según Barnier, el texto podría estar ya terminado. 

"Michel Barnier explicó que esfuerzos intensos de negociación continúan, pero un acuerdo no se ha alcanzado aún", indicó en un comunicado el Consejo de la UE, institución que reúne a los países miembros. Sin embargo, horas después, el diario británico difundió que el negociador de la UE habría dicho a los ministros de los Veintisiete que "los parámetros de un posible acuerdo están ampliamente definido" pero aún requieren la aprobación política.

Los rumores se impusieron inicialmente a las declaraciones oficiales de Barnier y tanto la libra como el euro moderaron ligeramente sus caídas respecto al dólar. Sin embargo, poco después la premier británica, Theresa May, desmintió las palabras del Financial Times y las divisas recuperaron las pérdidas de primera hora de la mañana. 

La libra se sitúa en mínimos de 10 días respecto al dólar y baja más de un 2% en tres sesiones. En la jornada de este lunes, pierde un 0,8% y se sitúa en los 1,2857 billetes verdes. El viernes dimitió Jo Johnson, veterano ministro de transportes y miembro del ala más europeísta de los toriess, y The Sunday Times publicó ayer que otros cuatro ministros presentarían su dimisión. Para hoy se preveía un consejo de ministros extraordinario, pero no hay señales de su convocatoria; según The Independent, la reunión ha sido cancelada.

El euro, mientras tanto, ha marcado hoy su nivel más bajo desde junio de 2017, en 1,125 dólares, y pierde un 1,5% en las últimas tres sesiones. No obstante, la divisa europea también está castigada por Italia. Queda un día para que venza el plazo otorgado por Bruselas para que se corrija el presupuesto, algo que Roma descarta. Ayer, de hecho, el primer ministro Mateo Salvini amenazó con bloquear presupuestos y votaciones en la UE en caso de que la Comisión decida imponer sanciones. La prima de riesgo italiana, con todo se mantiene estable en 302 puntos, solo dos más que el viernes.

La situación de Theresa May siempre ha sido precaria, pero la premura generada por las fechas límite solo aumenta esta precariedad, atrapada entre las exigencias de Bruselas (entre otras cosas, la ausencia de frontera en Irlanda), y las del ala euroescéptica de su partido, aliada con los socios de gobierno unionistas norirlandeses (DUP), que el viernes amenazaron con votar en contra de un acuerdo que no sea de su gusto, soliviantando al ala europeísta y commplicando la posición de May. 

Los expertos consideran que esta semana es la última oportunidad para poder llegar a un acuerdo cada vez más complicado. Además de a sus ministros, a los socios europeos y a los unionistas, May deberá pasar por el Parlamento. Su ex ministra de educación May, Justine Greening, ha afirmado hoy que los comunes tumbarán los planes de la premier.

Los analistas tampoco son muy optimistas respecto a la situación en Italia, pues no ven capacidad en el Gobierno populista de Roma para llegar a un compromiso con Bruselas, dados sus propios problemas internos.

Normas