Louis Camilleri acierta al conducir Ferrari con prudencia

Los inversores volvieron a sufrir una decepción el lunes, ya que el CEO mantuvo estables los objetivos para 2018 a pesar del crecimiento de la rentabilidad

Ferrari en bolsa
Volante de un Ferrari.

La cuidadosa conducción de Louis Camilleri está de nuevo bajo los focos. Los inversores castigaron al nuevo CEO de Ferrari tan pronto como asumió su cargo en verano por calificar de “ambiciosas” las metas empresariales de su predecesor, Sergio Marchionne. El lunes volvieron a sufrir una decepción, ya que Camilleri mantuvo estables los objetivos para 2018 a pesar del crecimiento de la rentabilidad. Pero puede que esté en el camino correcto.

Ferrari registró un ebitda ajustado de 278 millones de euros en el tercer trimestre, un 5% más que hace un año, pero por debajo de los 290 millones alcanzados entre abril y junio.

Más notable fue la capacidad del grupo italiano para elevar su margen de ebitda ajustado al 33,2%, mejor que el 31,8% del año anterior y por encima del del trimestre previo, incluso con ingresos planos.

Las fuertes ventas del nuevo Portofino y los caros modelos 812 Superfast ayudaron. Pero incluso si el ebitda se mantiene estable a nivel trimestral, Ferrari habrá alcanzado su objetivo de final de año de 1.100 millones de euros.

La falta de una mejora en el objetivo de ebitda ajustado hizo que las acciones bajaran casi un 2% en Milán, peor que el índice local de blue chips. Pero mantener un enfoque conservador en el escenario global actual es lógico. La industria automovilística parece ser la principal víctima de una guerra comercial cada vez más intensa entre Estados Unidos y China. Y si el presidente estadounidense, Donald Trump, rompiera la tregua arancelaria respecto a los coches fabricados en Europa, podría perjudicar a Ferrari, que tiene su base de fabricación en Italia.

Mientras tanto, la desa­celeración económica y las restricciones crediticias en China amenazan las ventas en el mayor mercado automovilístico del mundo.

La valoración de Ferrari de 17 veces el ebitda de 2019 significa que Camilleri tiene poco margen de maniobra para las malas noticias. Pero con el tiempo los inversores de Ferrari podrían empezar a darle más crédito por una conducción prudente.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas