Nestlé podrá vender su negocio dermatológico

Hasta ahora no ha ido muy bien, pero está creciendo y puede encontrar pretendientes en el capital riesgo, como Apax o KKR

nestle
Sede de Nestlé en Vevey (Suiza).

Las cremas para la piel tienen un historial irregular en Nestlé, pero un comprador podría hacerlo mejor. La unidad de salud de la piel del grupo, que produce Dysport, rival de Botox, puede alcanzar los 5.000 millones de euros. A los rivales pueden desanimarles los productos y los bajos márgenes, pero sí podría atraer a un capital riesgo.

Ante la presión del activista Dan Loeb, el CEO de Nestlé, Mark Schneider, anunció que se replantearía la división, que su predecesor compró hace solo cuatro años. Ha sido un período difícil: Nestlé subestimó los vencimientos de patentes y se vio obligada a aceptar pérdidas por 2.400 millones el año pasado. El margen de ebitda de la unidad ha caído al 13%, según Bernstein.

Venderla a otro grupo de consumo parece difícil. Incluye tanto productos de venta libre como otros recetados más complejos. Encajaría más fácilmente en una farmacéutica convencional. Las cuestiones antimonopolio probablemente descartan a Allergan. El comprador estratégico más probable es Johnson & Johnson, pero probablemente preferiría adquirir medicamentos innovadores que cremas para la piel.

Firmas de capital riesgo como Apax y KKR están planteándose la compra, según Bloomberg. La demanda de tratamientos de belleza ha hecho que el capital riesgo chapotee en la dermatología –Bain Capital, por ejemplo, compró una participación en el fabricante de Botox, Hugel, el año pasado–. La unidad de Nestlé podría ofrecer una rentabilidad del estilo del capital riesgo.

No les saldría barato. Incluso el precio más bajo propuesto equivaldría a unas 17 veces el ebitda de este año, 316 millones, según Bernstein. Está en línea con el múltiplo promedio del sector desde 2005. Incluso utilizando una deuda de, digamos, seis veces el ebitda, un capital privado tendría que pagar 3.300 millones.

Afortunadamente, el negocio crece, y puede ponerse guapo. Si el comprador elevara las ventas en un 5% anual y el margen al 20%, el ebitda podría alcanzar los 624 millones en cinco años. Salir en un múltiplo similar daría un valor empresarial de 10.000 millones y un valor neto de 8.500 millones, lo que supondría un retorno del 20%. Con esa expectativa, Nestlé puede esperar muchos pretendientes.

Los autores son columnistas de Reuters Breakingviews. Las opiniones son suyas. La traducción, de Carlos Gómez Abajo, es responsabilidad de CincoDías

Normas