Bluevert encapsula el mar en sus cremas

La marca de cosmética española empieza a vender sus productos tras siete años de investigación

Las microalgas proceden del fondo marino de la isla de Madeira

bluevert
Laboratorio de Bluevert.

Nos obsesiona el fondo marino porque es donde se encuentra el origen de la vida”, explica la directora ejecutiva de Bluevert, Ángeles Sánchez-Cueca. La marca cosmética española acaba de lanzarse al mercado, bajo el seno de una planta de producción de microalgas ubicada en Madeira (Portugal), y con el respaldo de siete años de investigación científica detrás.

Aunque no son su único principio activo, las microalgas marinas son su componente estrella, ya que a diferencia de las macroalgas, son unicelulares y disponen de todos los elementos necesarios para vivir. Además, cuentan con muchos más nutrientes que estas últimas, apunta Sánchez-Cueca. “Estos organismos no han evolucionado desde que aparecieron hace 3.000 millones de años porque no les ha hecho falta para sobrevivir”, comenta el químico y director general de la marca, Arturo Álvarez-Bautista. El científico explica que las propiedades más destacadas de estas materias primas son su poder cicatrizante, antiedad, blanqueante, que previenen la aparición de la dermatitis y ayudan a sintetizar el colágeno de manera natural. El empeño de la marca en aprovechar todo el potencial del mar les ha llevado a ser la primera empresa capaz de encapsular el absoluto del mar, una composición de dos microalgas que han denominado Plasmarine. “El absoluto es la máxima concentración de algo que existe y las microalgas lo representan porque cuentan con todas las propiedades que se pueden encontrar en el océano de forma natural, desde las vitaminas a los aminoácidos”, alega el director general de Bluevert.

También han conseguido desarrollar la crema que mayor cantidad de principios activos contiene, tal y como asegura Sánchez-Cueca. Mientras que, en la gran mayoría de cosméticos, la concentración de activos no suele superar el 16% del producto, su Crème Parfait Globale de la colección La Sagesse (260 euros) cuenta con 17 principios activos muy concentrados entre los que, además del Plasmarine que tienen patentado, se encuentran el hematite, la rosa mosqueta y el colágeno marino. “Juntos suponen el 47% de la composición de la crema”, completa Álvarez-Bautista. El químico es el creador de una fórmula que le ha llevado dos años y medio desarrollar. “Para mí, la cosmetología es la ciencia que da vida a los años”, reivindica mientras hace hincapié en que debería tomarse más en serio la investigación cosmética.

En España, sus productos se pueden adquirir en perfumerías Nadia, en los centros de belleza Carmen Navarro y Diana Montoya, y a través de su página web.

Normas