Jacques Cavallier: "El lujo atrae hoy en día porque no es algo virtual"

Defiende que las generaciones más jóvenes saben apreciar el trabajo que llevan detrás los productos de las marcas y huyen de los estandarizados

Jacques Cavallier: "El lujo atrae hoy en día porque no es algo virtual"

Las flores que se utilizan para elaborar las fragancias de Louis Vuitton se recogen cuidadosamente de una en una en los campos de Grasse (Francia). El responsable de los perfumes de la maison desde 2012, Jacques Cavallier (Grasse, Francia, 1962), defiende el amor y la belleza como sus dos principales motores de inspiración para crear lo que él considera como sus hijos. Perfumista por tradición familiar, representa a la cuarta generación dedicada a esta profesión, aunque recalca que nunca tuvo ningún tipo de presión para ello. Visitó brevemente España para participar en el European Excellence Summit II, donde reivindicó que hallar el perfume correcto es como encontrar el amor definitivo: “Antes hay que experimentar un poco”.

¿Qué le atrae de este mundo?

Que es trabajar para la belleza, es crear. Además, desde un punto de vista técnico, también tiene la motivación de que es algo complicado. Cuando era un niño, veía a mi padre viajar, descubrir el mundo a través de sus materias primas... Me encantaba que me explicara lo que estaba haciendo en Asia o América. Es un trabajo muy atractivo por eso, porque creas, viajas y conoces a gente muy diferente.

¿Le ha determinado haber nacido en ­Grasse?

Sí, por supuesto, es la capital natural de las materias primas para perfume. De hecho, hemos desarrollado un lenguaje especial; cuando hablo con un operario en la fábrica de Grasse, sabe perfectamente a lo que me refiero solo con intercambiar unas pocas palabras porque llevamos 300 años hablando este idioma. Así que por supuesto que esto ha tenido una gran influencia en mí para ser perfumista.

¿Cuál es su definición de lujo?

El lujo es algo que todo el mundo desea, pero que muy poca gente puede comprar. Es ver la belleza en todas partes. Para mí el lujo son los sueños haciéndose realidad y la calidad de los productos que usamos, de las pieles y de los aceites.

¿Se sigue usando perfume en la misma medida que antes?

La verdad es que no se usa ni más ni menos que hace unos años, sino que el consumo es estable, pero los asiáticos sí que están utilizando cada vez más y más perfume. En general, los mercados son maduros en Europa Occidental y en América, está creciendo en Asia y sigue muy grande en Oriente Medio.

¿Cómo se adapta a las demandas de los nuevos consumidores?

Los clientes son lo más importante para mí, pero no se trata de darles lo que les gusta, sino de proporcionarles lo que les gustaría, el factor sorpresa es muy importante. La gente joven es más exigente hoy en día que antes, quieren vivir una experiencia en perfumes. Quieren experimentar una fragancia, no comprar algo que han visto en un anuncio de la televisión. Eso es especialmente agradable para el sector del lujo, lo hace más interesante porque se atreven a llevar cosas diferentes, no solo lo mainstream. Creo que ese es el movimiento principal de la última década, y solo estamos ante el comienzo.

¿No sigue las tendencias?

Son algo que no puedo ignorar, pero las tendencias quieren decir que eso ya está en el mercado, que ya se ha hecho. Buscar el efecto sorpresa en la tendencia es muy difícil, así que prefiero expresarme solo por emociones, es la mejor manera de representar cosas interesantes.

¿Cómo se innova en el sector de la perfumería?

Lo que es importante para mí en el mundo de los perfumes es desarrollar cosas nuevas en términos de practicidad. Un bote de 200 mililitros no se puede llevar en el bolso, es demasiado pesado. La cosa es buscar minipulverizadores que se puedan recargar y llevar en el bolso para perfumarte donde quieras.

¿Cuánto cuesta un perfume de Louis Vuitton?

Alrededor de los 220 euros por un bote de 100 mililitros, pero es que tiene ingredientes de mucha calidad. Si se compara con otras marcas de lujo, no son tan caros. Las botellas se pueden personalizar con las iniciales y recargar. Un cliente puede volver a la tienda y rellenarla por unos 125 euros. Además, es algo bueno para el planeta, porque no usamos tanta arena y energía para producir las botellas. Tienen la calidad de Louis Vuitton y las limpiamos y cuidamos como si fueran un bolso de la marca.

¿Qué lugar ocupa la artesanía hoy en día?

Creo que la gente joven se siente muy atraída por el lujo porque no es virtual, es humano, está lleno de emociones... Luego puede gustar o no gustar, pero esa no es la cuestión. Las nuevas generaciones saben que producir un bolso o un perfume de Louis Vuitton lleva tiempo, desde elegir las materias primas a crearlo y producirlo, no es una lata de Coca-Cola. Todas estas marcas tienen éxito con los mileniales porque tienen una historia detrás de cada producto, es algo que puedes tocar y sentir. El mundo se está convirtiendo en virtual muy rápidamente, por eso necesitamos emociones reales y placeres más duraderos.

¿Qué será lo próximo que veamos de sus perfumes?

Estoy trabajando en muchos perfumes y proyectos diferentes. Siempre estoy trabajando y creando cosas nuevas, no sé si estarán en una botella de Louis Vuitton, pero estoy creando prácticamente todos los días. Me interesan muchos conceptos diferentes, puede ser la alegría, la tristeza, la seducción, el amor siempre está presente...

 

 

Normas