Los propietarios de licencias VTC podrán perderlas si suman cinco infracciones muy graves en un año

Así lo recoge el borrador de anteproyecto de modificación de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres

El texto recalifica infracciones de "graves" a "muy graves" y eleva las multas hasta 2.000 euros

Una persona utiliza la aplicación de Uber.
Una persona utiliza la aplicación de Uber.

Los propietarios de VTC (vehículos de alquiler con conductor) podrán perder sus licencias si cometen cinco infracciones tipificadas como "muy graves" en un año, contando desde la imposición de la primera. Así lo recoge el borrador de anteproyecto de modificación de la Ley 16/1987, de 30 de julio, de Ordenación de los Transportes Terrestres en materia de infracciones relativas a este tipo de vehículos que prepara el Gobierno. Dicha ley tiene por objeto adecuar el régimen sancionador aplicable a las VTC a las nuevas condiciones de prestación de ese servicio establecidas en el real decreto ley aprobado por el Ejecutivo el pasado 28 de septiembre.

La ley también recalifica algunas infracciones, que pasan de ser consideradas graves a muy graves y elevan la cuantía de la multa asociada de 600 a 800 euros a 1.000-2.000 euros. Según el borrador, al que ha tenido acceso CincoDías, las tres infracciones que pasan a muy graves son: cuando los VTC inicien un servicio fuera de su comunidad o incumplan las limitaciones que definen la prestación habitual del servicio en el territorio en que se encuentre domiciliada la autorización en que se amparan; cuando el vehículo inicie un servicio sin que el titular de la autorización haya comunicado, por vía electrónica, los datos relativos a dicho servicio exigidos por la legislación, y por último, cuando los VTC recojan clientes que no hayan contratado antes el servicio.

La nueva ley también modifica el apartado 143.4 de la LOTT para permitir inmovilizar los VTC si se les pilla superando el tiempo que pueden dar servicio fuera de su comunidad hasta que paguen la sanción. Algo que ya permiten tres comunidades Madrid, Andalucía y Cataluña, tras incluirlo en su normativas.

Fedetaxi, que lleva reivindicando este proyecto de ley desde 2016, califica de “adecuados” los nuevos tipos de infracción fijados y las nuevas cuantías de las multas, de entre 1.000 y 2.000 euros, “más disuasorias que las que hay”. En cambio, dicen, “pelearán” por reducir de cinco a tres el número de infracciones en un año que conlleven a la revocación, y es que desde esta asociación aseguran que “el número de cinco infracciones hace la retirada de licencias ineficaz en la práctica, pues menos del 1% de VTC ha tenido 5 denuncias en menos de 12 meses”.

Que el ejecutivo tiene intención de endurecer el régimen de sanciones a los VTC se conoce pocos días antes de que el Congreso tenga que votar a favor o en contra del decreto de los VTC. Será el próximo jueves. Desde Fedetaxi aseguran, no obstante, que aunque no se convalidara este, ello no impediría la tramitación del proyecto de ley. "En ese supuesto, el Gobierno no tendría la obligación legal, pero sí moral", dice.

Lo que dan por hecho todas las partes afectadas por el conflicto taxis-VTC es que, se convalide o no el real decreto el próximo día 25, los litigios judiciales se dispararán. "Si no sale adelante, los taxistas volverán a la guerra. Y si sale adelante, las empresas VTC lo llevarán a los tribunales por inconstitucional, entre otras cosas. También, en este escenario, la moratoria de cuatro años (con ampliación a seis) podría ser denunciada en Bruselas por los taxistas, que tildan la medida de ayuda de Estado encubierta", dicen algunas fuentes consultadas. Estas mismas fuentes aseguran que la decisiva votación del jueves está en manos de los partidos nacionalistas (PNV y PDeCAT), "pues se da por hecho que Ciudadanos y PP votarán en contra, mientras PSOE y Podemos lo harán a favor".

Normas