La subida de precio de las casas llega a los barrios

Las casas se encarecen un 4,9% en un año, según Tinsa

Las subidas en el extrarradio superan a las de los núcleos urbanos

Precio vivienda pulsa en la foto

El precio de la vivienda sigue al alza y de las subidas no se libran ni los habitantes que huyen del centro de las grandes ciudades. Según un informe publicado ayer por la tasadora inmobiliaria Tinsa, la vivienda en España se encareció en el tercer trimestre un 4,9% respecto al mismo periodo del año anterior pero, en las principales urbes del país, los incrementos más importantes se han dado en los distritos de la periferia.

“La presión sobre los precios se está trasladando desde los centros de las grandes ciudades a los barrios periféricos y de menor poder adquisitivo”, señala el informe de Tinsa. En Madrid, los distritos de Villaverde, Ciudad Lineal y Vicálvaro, situados fuera de la almendra central, han visto cómo el coste de la vivienda se ha incrementado desde el año pasado en un 21,6%, 22,1% y 24,2% respectivamente. Superan la subida media de la capital, del 15,6% (la más alta del país), pero no así el precio por metro cuadrado, que alcanza ya los 2.876 euros. Tras las alzas madrileñas, las siguientes más pronunciadas afectan a los barrios valencianos de Rascanya, Camins del Grau, Poblados del Norte y Beniclamet, que registran subidas de entre el 18% y el 20%, mientras que el distrito de Cuitat Vella, el núcleo de la urbe, cae un 1,8%. 

En la capital catalana, el barrio de la periferia norte de Sant Andreu se ha encarecido un 15%, y los colindantes de Horta Guinardó y Nou Barris, un 11%, por encima de otros mucho más consolidados como L’Eixample (4,5%) o Gràcia (9,8%). Con todo, la diferencia del precio del metro cuadrado entre unos y otros supera los 1.000 euros (de los 2.700 euros de los primeros a los cerca de 4.000 de los segundos). Barcelona es, de lejos, la ciudad más cara para vivir: el metro cuadrado está en los 3.383 euros, un 6,2% más que hace un año. Le siguen San Sebastián (3.151 euros), Madrid (2.876 euros), Bilbao (2.143 euros) y Palma de Mallorca (1.995 euros).

En Sevilla también se han dado importantes subidas interanuales en el distrito periférico Este-Alcosa-Torreblanca (9,6%), así como en el de Nervión (11,7%) y Triana (11,5%). Estos dos últimos, pese a no situarse en las afueras, sí superan a otros más céntricos como el de Macarena (-1,1%) o Casco Antiguo (4,6%). Por último en Zaragoza, el mayor aumento se ha producido en el distrito sur de Torrero-La Paz (13,8%), seguido por el de Margen Izquierda (9,8%), situado en el norte de la ciudad.

El hecho de que la vivienda esté cada vez más cara redunda de manera directa en el esfuerzo económico que tienen que afrontar los hogares. Según Tinsa, las familias destinan de media el 17,2% de sus ingresos brutos (sin descontar impuestos) al pago de la hipoteca el primer año, aunque existen grandes diferencias en función del lugar de residencia.

En las Islas Baleares, los inquilinos destinan en promedio un 23,2% de su sueldo para una hipoteca media de 167.000 euros y en Málaga un 21,6%. Donde sale más a cuenta hipotecarse es en las provincias de Soria, Teruel y Palencia, ya que allí la cuota ronda el 12% y el 13% de los ingresos brutos. Un dato preocupante que resalta el estudio es que en Madrid y Barcelona, el esfuerzo de los hogares supera ya el nivel (25%) tras el cual se considera problemático acceder a la vivienda, con desembolsos del 26,1% y 26,4% de sus ingresos, respectivamente.

La construcción de obra nueva, que puede paliar en parte las subidas del precio de la vivienda, también se da de forma dispar por la geografía española. Madrid y Guipúzcoa son las provincias que lideran la actividad promotora, con 7,3 y 6,5 visados de obra aprobados por cada 1.000 viviendas, mientras que en Barcelona, apenas llega a las 3,5 licencias, por detrás de Valladolid (3,7), Guadalajara (3,9) o Alicante (5,4).

Normas